Centenario Greta Garbo: La adolescente

Centenario Greta Garbo: La adolescente

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

En el “gourmet Gota Greats”, los dos cadáveres más exquisitos de los comienzos del cine son Valentino y la Garbo. Greta cumple un siglo y le he pedido a mi tío Anibal que me cuente algunas cosas de la chica. Te lo iré poniendo según me vayan llegando sus cartas… la primera es esta….

Greta fue la tercera hermana de una familia sueca de clase muy baja, campesinos emigrados a la ciudad. El padre no tenía educación y la madre era una chica voluntariosa que se casó por no quedarse soltera y que sufrió mucho por la sensación permanente de haber caído en una trampa de tres niños, un marido alcohólico y un futuro de limpiadora.
El 18 de septiembre de 1905 nació su última hija, a la que llamaron Greta Lovisa, aunque empezaron a llamarle Keta, sin ninguna razón.
Mientras sus hermanos se entendían mejor con su madre, Greta “eligió” a su padre al que veía la parte más débil de la familia. No fue buena estudiante y siempre hablaría de si misma como de una campesina sueca, además de contar una anécdota de sus trece años cuando un día, llegó tarde a clase. El maestro había preguntado cuáles eran los cuatro elementos. Nadie levantó la mano para contestar, así que al verla sentarse, le pidió que le diera una respuesta. Ella contestó espontáneamente: “Agua, fuego, aire y brünnvín,” el alcohol barato sueco. El maestro no pudo evitar el echarse a reír con el resto de la clase.
-Dime, ¿por qué el brünnvín?
-Porque cuando mi padre regresa borracho a casa, mi madre le grita: ” ¡Estás en tu elemento!”
A cambio de su poco interés por los libros, le gustaba mucho leer historias y representar a los personajes.
Llenó la pared junto a su cama con fotos encoladas de actores y fue creando una vida de fantasía.
A los catorce años, Greta ya tenía un metro sesenta y ocho centímetros de altura. Estaba muy desarrollada, a excepción de los pechos pequeños. Venciendo la oposición de su madre, cada noche, después del trabajo lavando cabezas en una peluquería y de la cena escasa, salía y se apostaba delante de los dos teatros del barrio, mirando el despliegue de fotografías y, si tenía suerte, colándose entre bastidores.
La relación con su madre fue empeorando tras la muerte del padre y con el descubrimiento del sexo. Un día en que Greta se dirigió al lavabo comunitario, su madre esperó a ver cuánto tiempo permanecía allí. Al cabo de diez minutos, recorrió el pasillo y abrió de golpe la puerta. Greta estaba sosteniendo una fotografía con una mano, y metiéndose la otra entre las piernas. Su madre la agarró por el pelo y la arrastró por el pasillo, gritándole:-¡Tienes que ir a la iglesia! ¡Tienes que ir a la iglesia! Dentro de la casa, su madre la golpeó hasta agotarse sin que Greta hiciera nada por defenderse. Dejó la peluquería para buscar otro trabajo y no pudo superar la mala relación con su madre, del odio a la indiferencia, durante el resto de su vida. Sin embargo el pastor de la iglesia donde no deseaba ir, le proporcionaría indirectamente su primera oportunidad ante una cámara:
Un anuncio publicitario que le ofreció un director al conocerla como dependienta de los grandes almacenes donde le encontraría trabajo aquel pastor.
Era el primer paso, y el siguiente sería encontrar al hombre que la “inventó”.

De tu tío Anibal L.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario