Centenario Greta Garbo: Hollywood

Centenario Greta Garbo: Hollywood

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido sobrino, la llegada a Hollywood de Greta no fue suave…

Garbo cumplió los veinte el 18 de septiembre de 1925, unos días después de instalarse en el hotel Miramar de Santa Mónica, mientras su creador Stiller ocupaba una casa cercana en la playa. Como era bastante habitual con muchos de los llegados de Europa, no les hicieron mucho caso ni les recibieron con cordialidad especial. No tenían el dinero necesario para responder a la imagen que Stiller quería para Greta. Según algunos ella estaba hecha una birria con una falda de percal, pelaba patatas y silbaba himnos del Ejército de Salvación en el porche de Stiller mientras él chupaba taciturno su pipa. Sus vecinos les llamaban “abuelo y abuela”. Greta caminaba horas por la playa cada día y se le estaban destiñendo las cejas y las pestañas, disfrutaba comiendo naranjas a todas horas. Posó para fotografías publicitarias de la MGM, con aspecto de estar en forma. Pero su salud no era la mejor porque sus períodos menstruales, normalmente con muy pocos días de separación, la obligaban a estar en cama durante días y días. Tenía un síndrome premenstrual perpetuo. El estudio le hizo seguir una dieta estricta, porque a Mayer le pareció, al conocerla en Berlín, que estaba demasiado gorda. Tampoco gustó su nombre que sonaba como Garbage (basura), se contrató a un profesor para que le diera clases de inglés, le corrigieron los dientes y le quitaron un poco de pelo de la línea de la frente.

El departamento de vestuario se rió entre dientes de su ropa interior de algodón y su compañero Ricardo Cortez la llamó “una especie de individuo desgarbado”. Pero eligieron para ella una historia con fuerza: “El torrente” del escritor valenciano Blasco Ibáñez que, con “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”, ya había servido para convertir en estrella a Rodolfo Valentino.

A la espera de que se estrenase “El torrente”, escribió a una amiga de Estocolmo que nunca podría importarle nadie en América. Nunca iba a fiestas, escribió: “Me gustaría decirles [a toda la gente sonriente de aquí] que se callaran”. Debajo dibujó una cara llorosa con el letrero “Nostálgica”.
Por fin vio el anuncio de su primera película en América y no la defraudó:

¡Torrente de Ibáñez! ¡Marea creciente de poderosa emoción!
¡Nos arrastra – sin cesar – hasta dejarnos sin aliento!
Greta Garbo – ¡Perfección!
¡Descubierta por la Metro Goldwyn Mayer en plena Suecia!

¡Está incendiando el corazón de América!

La película dio dinero a la Metro Goldwin Mayer y las críticas fueron buenas. Días después de haber empezado el rodaje de su siguiente película, “The Temptress” (La tierra de todos), su hermana Alva murió de cáncer en Suecia. Al mismo tiempo, Stiller -que la estaba dirigiendo en ese momento- se pasó del presupuesto de manera tan exagerada que Irving Thalberg le echó. Stiller se fue a casa dejando a Greta sola, compungida y buscando desesperadamente a un nuevo mentor.
Su única compensación era la estrella de su siguiente película, “Flesh and the Devil” (El demonio y la carne). Era su admirado John Gilbert, el actor mejor pagado del momento y el símbolo sexual de la MGM. Ambos conectaron. El director de la película contribuyó a la campaña del departamento de publicidad: “Después de terminar una escena con ellos me sentía como un intruso. Tenía que marcharme y dejarles acabar lo que estaban haciendo”. El público suspiró y se quedó sin aliento cuando, en un reclinatorio donde recibía la comunión, Greta hacía girar la copa para que sus labios tocaran el punto que Gilbert acababa de dejar. Durante sus escenas de amor ella se llevaba su mano al pecho y abría los labios para que la besara.

Greta Garbo estaba enamorada, al menos de momento. John se enamoró para siempre. Le rogó a su “svenska flicka” (“niñita sueca”) que se casase con él. Ella se sentía tan sola que llegó a aceptar. Pero siempre le entraba el pánico en el último minuto y huía. Le dijo que él no estaba enamorado de ella sino de “Garbo”. Las películas se sucedieron y la estrella de Greta fue aumentando de brillo por un rostro único y una expresividad corporal que hoy es dificil valorar y que tuvo que enfrentarse email

  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn
  • Comentarios

    Jessy - 12.06.2016 a las 10:29

    Una de las actrices mas hermosas y Enigmaticas del Cine de Oro de Hollywood , la Actriz Sueca Greta Garbo . les recomiendo “Love ” 1927 ” The single standard ” 1929 “Anna Christie ” 1930 y ” Ninotchka ” 1939 .

    • Nombre
    • Correo Electronico
    • Comentario