Centenario de Garbo, el sexo

Centenario de Garbo, el sexo

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido sobrino:

Me preguntas por lo que hay de cierto y falso en la colección de comentarios y leyendas sobre Greta Garbo y sus tendencias sexuales. Si la crees a ella, dijo en su biografía autorizada, que obtuvo el mayor placer sexual de su relación con Max Stiller y no hay motivos para no creerla. El hecho que también ella misma señala sin reservas es que era bisexual y que mantuvo relaciones en ambas direcciones. Para los más conservadores esto quedaba reducido a lesbianismo.
Lo cierto es que hasta los años 70 la Asociación Americana de Psiquiatría no eliminó la homosexualidad de su lista de desórdenes psiquiátricos y Greta vio extenderse el movimiento de liberación homosexual desde el apartamento de Nueva York que era su refugio. Pero ya era tarde para evitar la negación culpable que le habían hecho sentir durante muchos años…

Cuando Louis B. Mayer emprendió una gira por las capitales europeas a finales de 1924. Descubrió que Berlín era la ciudad más “liberal” del viejo continente. Por primera vez vio el rostro de Greta Garbo en la pantalla, y a finales de enero de 1925, Greta había firmado una carta prometiendo que iría a Hollywood después del 15 de abril de aquel año para trabajar en la MGM.
Antes firmó el rodaje de “Bajo la máscara del placer”, una historia de pobreza y decadencia tras la I Guerra Mundial, que transcurría en una sola calle, y donde se mostraba la corrupción de los ricos y la degradación de una clase media vienesa que ahora tenía que pedir para cubrir sus necesidades vitales.
Greta y Stiller se trasladaron al lujoso hotel berlinés Explanade. La joven sueca no sólo descubrió la comodidad, la montaña rusa del cercano Luna Park y las obras de Chejov en el teatro de Berlín. Descubrió también la extraordinaria cultura sexual de posguerra berlinesa. El escritor austriaco Stephan Zweig escribió de aquel Berlín de los años 20: “Los alemanes llevaron a la perversión toda su vehemencia y amor al sistema. Chicos maquillados con cinturas artificiales se paseaban a lo largo de la Kurfurstendamm […]. Ni la Roma de Suetonio había conocido orgías como los bailes travestidos de Berlín […]. Entre el colapso general de valores, enraizó una especie de locura precisamente entre los círculos de clase media que habían sido hasta entonces inconmovibles en su orden. Jóvenes damas presumían de que estaban pervertidas; ser sospechoso de virginidad a los dieciséis habría sido considerado una desgracia en todas las escuelas de Berlín.”

Pero Greta ya había sentido el atractivo de ambos sexos como comentaría años después: “Esa actitud confusa por mi parte constituyó quizá la piedra angular de mi leyenda. Desde la primera infancia me sentí igualmente fascinada por los cuerpos y sus funciones sexuales, tanto femeninos como masculinos. La primera vez que fui consciente de esas cosas fue cuando observé a mis padres desde debajo de las sábanas, y llegué a la conclusión de que su forma de hacer el amor nunca fue armoniosa. Había una violencia excesiva que yo no comprendía, y llegué a aborrecer esa violencia entre cuerpos desnudos masculino y femenino…
En diversos momentos de mi vida, lo he probado todo, pero mi cuerpo y mis pensamientos nunca llegaron a sentirse completamente satisfechos… recordando el pasado, debo concluir que las mujeres me persiguieron con mayor frecuencia y más persistencia que los hombres”. Greta mantuvo relaciones con hombres y mujeres indistintamente hasta la madurez, y abundaron los momentos incómodos que la confirmaban en su decisión de mantenerse apartada de la fama que la precedía.

¡Vayacon Churchill!.htm

De tu tío que te quiere…. Anibal L.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario