Cannes 2006: SI a “Babel” y NO a “María Antonieta”

Cannes 2006: SI a “Babel” y NO a “María Antonieta”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (12 votos, media: 2,83 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Esta mañana se me han pegado las sábanas. El motivo ha sido otra vez el asunto de la cabeza de caballo cortada . Ya le he dicho al Venas que no volveremos a ver juntos “El padrino” ni una vez más. ¿De donde narices sacará tanto caballo? Después de una ducha y de la medicación, me he sentado ante la pantalla y he visto que el chip de Mary War parpadeaba. Dos golpes al ratón, tirarlo por el retrete y volver al ordenador para formar las palabras en el programa de conversión cerebélico. Lo que ha salido ha sido esto….


¡Sorpresa! Sofía Coppola se ha llevado una pitada de las gordas, la única que ha habido hasta ahora. Todo porque “María Antonieta” ha sabido a muchos a una película con una visión de usamericana lectora del Vogue y el Cosmopolitan, fascinada por la cosa monárquica. Sofía se ha concentrado en la historia de la princesa austriaca cuando llega a la corte de Versalles con 14 años, y sobre cómo la casan, y cómo le gusta el lujo y las fiestas, y cómo no consigue que el rey la polinice para hacer un heredero. Dura dos horas y está rodada en Versalles con un lujo y una ambientación impresionante. No se menciona nada de la revolución, sino de una tonta malcriada, llena de zapatos, enaguas y todo en forma de videoclip precioso y superficial.

Sofía ha querido pasar de la Revolución y la gente ha entendido que Cannes no es el sitio para hacer este tipo de enfoques. A mí se me hizo larga, tomas larguííísimas, fiestas que van y vienen, preciosismo pesado, light, y de anuncio de Martini. Todo el mundo se ha quedado decepcionado, aunque ha gustado más a los tíos que a las tías, porque ella está muy buena. En el estrado de la rueda de prensa, con Sofía estaba su padre, el gran Francis Ford Coppola, con un traje beige, una megacamisa rosa fucsia por fuera para dejar respirar la barriga, y un calcetín rojo y otro amarillo. Los dos estaban con una cara de palo impresionante, ella embarazada sin que se le note y contestando a las preguntas en modo monosilábico. Todo lo contrario a la de ayer con Gonzalez Iñárritu, “Babel”

La ovación a “Babel” fue tan impresionante como la de “Volver” y hasta yo diría que un poquito más en mi aplausómetro. Tres historias, cuatro idiomas, y ambientada en cuatro continentes. Pitt y Blanchett son turistas estadounidenses en Marruecos que se ven envueltos en una tragedia cuando a Blanchett le disparan en un autobús que les lleva de visita por el desierto. En Estados Unidos, la niñera mexicana de la pareja cruza la frontera con los niños para asistir a una boda porque no encuentra a nadie que los pueda cuidar. En Tokio, una joven sordomuda lucha consigo misma para superar las consecuencias del suicidio de su madre.
Esta vez la historia está menos fragmentada que en “Amores perros” o “21 gramos”. Es muy sentimental, más positiva que las anteiores y en la rueda de prensa Iñárritu demostró que es listo además de estar muy bueno. Como en la película se habla en cuatro idiomas, se planteó el asunto de las barreras en el lenguaje, pero es más importante su análisis de las barreras de los estereotipos y los prejuicios que, en su película, provocan resultados trágicos. “Quería hacer una película sobre los prejuicios, pero sin ser prejuicioso”

Estuvieron todos los actores menos Brad, que envió un correo electrónico pidiendo disculpas por quedarse esperando a su bebé que puede nacer en cualquier momento.
Por la noche los cines atormentan a la prensa con películas francesas que este año dan vergüenza. Han metido cuatro pelis que podían habérselas ahorrado. Como son los amos del cotarro se meten las suyas aunque sean infumables, cosa que hace casi todo el mundo con sus “cositas” cuando los eventos- todo son eventos ahora- los pagan ellos. Y hablando de eventos, todavía me vibran las retinas con dos imágenes cruzadas porque ayer a las seis de la mañana había manifestación budista en la playa, y a las once presentación de las estrellas porno en la misma playa. Mezcla arenosa de oraciones, pollas y pezones. Así es Cannes de globalizador.

Comprato espacio ahora con una colega de la radio pública intoxicada con unos raviolis. Comparto con ella mi tremendo dolor de cabeza, provocado por un beaujolais de garrafón que me colaron ayer. Eso si, combina bien con la evolución de los picotazos de ácaros que recibí el primer día, y que, gracias a una pomada que me colaron en una farmacia, se han convertido en abones fucsia muy aparentes. ¿Será alergia al cine de autor?

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario