Centenario Wilder: “Testigo de cargo”, la escena

Centenario Wilder: “Testigo de cargo”, la escena

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (11 votos, media: 3,18 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Wilder rodó en 1958 una de las mejores películas de Hitchcock, sólo que claro, era de Wilder. La crítica volvió a definirle como un digno seguidor del maestro del suspense, como ya hicieron en “Perdición” catorce años antes.

En “Testigo de cargo” se adapta la obra de teatro de Ágatha Christie que tiene como protagonista a un abogado criminalista enfermo del corazón que se enfrenta al que posiblemente sea su último caso: defender a un hombre que está acusado de haber asesinado a una mujer adinerada. El tercer vértice del juicio lo forma la mujer fría y calculadora del acusado que hará todo lo posible para defenderle.

Marlene Dietrich volvío a colaborar por segunda vez con Wilder después de “Berlín occidente” y la propia actriz declaró que ella amaba a Wilder, lo único que se había dado cuenta de ello demasiado tarde. Además, cuando un 100añosWilder_TestigodeCargo_Dietrich.jpg periodista le preguntó si estaba satisfecha de haber trabajado con grandes directores, ella respondió que sólo había rodado con dos grandes: Von Sternberg y Billy Wilder.

Pero sin duda el alma de la película es Charles Laughton, intérprete que Wilder veneraba por su capacidad de improvisación y de superarse continuamente. Años más tarde intentaría volver a rodar con él en “Irma la dulce”, pero los problemas de salud de Laughton provocaron que sólo en esta película apreciemos el arte conjunto de actor y director.
A continuación, Wilder habla sobre el que él mismo define como el mejor actor del mundo.

Cuando se estrenó, muchos medios de comunicación hablaron de que Wilder había incluso mejorado la obra original con un gran estilo a la hora de dirigir y con una portentosa interpretación de Laughton, sostenida en estupendos detalles como el uso del monóculo, su necesidad de fumar puros, la silla mecánica con la que sube por las escaleras de su casa o los chispeantes diálogos con su enfermera personal.
Todo ello lo podemos contemplar en una de las escenas cumbre de la película en la que el abogado interroga y descubre algunas mentiras de la declaración del personaje de Marlene Dietrich.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario