Centenario Wilder: “Con faldas y a lo loco”, la escena

Centenario Wilder: “Con faldas y a lo loco”, la escena

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (11 votos, media: 3,18 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Con “Ariane” en 1957, Billy Wilder inició una relación profesional con el guionista I.A.L Diamond que se alargaría a lo largo de doce películas. Después de romper con Brackett, el director cambió de guionista como de calcetines, ya que no había dado con ninguno con el que llegara a esa complicidad profesional que logró con Brackett. Con Diamond encontró a su hombre, y para muchos esta relación supuso la mejor época de Wilder en lo que a su cine se refiere, dotándole de más comicidad, y de diálogos aún más ingeniosos.

100añosWilder_FaldasyalocoLemmonCurtis.jpgEn su segunda colaboración, Wilder y Diamond escribieron una historia que se aventuraba polémica desde el principio. Desarrollada en el Chicago de 1929, trata sobre unos músicos en paro que por casualidad presencian la matanza del día de San Valentín. Para que no sean descubiertos, se visten de mujer y pasan a formar parte de una orquesta femenina que se va de gira. Pero no será nada fácil, ya que mientras uno de ellos se enamora de una de las componentes de la orquesta, el otro conoce a un millonario que se enamora de él…o mejor dicho de ella…

Hombres travestidos a finales de los 50, sonaba rompedor y así fue, más todavía con la homosexualidad implícita de la última frase de la película, el desenfreno, las bebidas alcohólicas…, pero Wilder dejó a un lado los prejuicios que la película podía ocasionar y nos regaló una de las mejores historias en clave de comedia de todos los tiempos con unas escenas memorables gracias a sus tres protagonistas: Jack Lemmon, Tony Curtis y Marilyn Monroe. Inolvidable la escena final de Lemmon con el millonario Osgood, Curtis intentando seducir al personaje de Marilyn imitando a Cary Grant y esta última tocando el ukelele.

La auténtica revelación del reparto para Wilder fue Jack Lemmon, prometiéndole cuando acabó el rodaje que escribiría muy pronto una película en la que él fuera el protagonista, cosa que ocurrió con “El apartamento”. En este rodaje comenzó una relación profesional que se extendería a lo largo de siete películas.
Wilder quería a Jack Lemmon para el papel de Jerry, pero el actor tenía contrato en exclusiva con la Columbia y la United Artists (productora de la película) quería a alguien más conocido para la taquilla. Se pensó en Frank Sinatra pero después de concertar una cita con él para que hablara con Wilder se lo debió de pensar mejor y no fue.

La primera estrella que contrataron fue Tony Curtis al que Wilder le veía capaz de hacer cualquiera de los dos personajes. Para hacer el papel femenino se pensó en una actriz llamada Mitzi Gaynor que acababa de tener un gran éxito, hasta que Wilder recibió una carta de Marilyn en la que le decía que quería trabajar con él otra vez. Wilder y Diamond enviaron a la actriz un borrador de dos páginas de su nuevo proyecto en el que habían convertido al personaje de Sugar Kane en una mujer más sensual. Una semana después, Marilyn firmó un contrato de 300 mil dólares y una participación de un 10% de los beneficios brutos. Con Marilyn en el proyecto, Wilder pudo contratar a Lemmon sin ningún impedimento. Por la película, Lemmon y Curtis recibieron cada uno cien mil dólares.

100añosWilder_faldasyalocoMarilyn.jpgWilder se reencontraba con uno de sus amores “odiados” más particulares como fue Marilyn Monroe. Ya sufrió el rodar con ella en “La tentación vive arriba” , pero en “Con faldas y a lo loco” los problemas se multiplicaron. Las impuntualidades y errores de la Monroe pusieron de los nervios a todo el reparto, como demuestra lo que se dijo que dijo Tony Curtis cuando rodó la escena veintiesete en la que Marilyn le seducía con sus besos apasionados: “Jamás me había aburrido tanto. Me ha hecho el mismo efecto que si hubiera besado a Hitler. Una anécdota falsa que Curtis ha desmentido posteriormente en varias ocasiones.“.
Wilder cuenta además la entrada en la película de Marilyn: Estábamos rodando la escena en la que ella aparece por primera vez en el andén de la estación: Lemmon y Curtis vestidos de mujer y Marilyn con su ukelele. Ella se me acercó y me dijo rapidamente: “Billy, se te tiene que ocurrir algo. La escena no funciona. Si yo me limito a andar
por ahí eso no es ninguna entrada”. Tenía toda la razón, y esa noche no pude dormir, pero a la mañana siguiente di con la solución. Ella camina al lado del tren, y entonces dejo escapar el vapor en el momento exacto -piffft- directo hacia su trasero. A ella le encantó, y a mí también, porque era la introducción apropiada para la estrella de la película.

De todas formas, lo que ha pasado a la historia del cine como una de las escenas que más ha costado de rodar es una en apariencia muy sencilla y en la que Marilyn sólo tenía que abrir un cajón y decir la frase: “¿Dónde está el Bourbon?”. Tuvieron que hacerse sesenta y nueve tomas, por lo que Wilder harto de la rubia la definió como: “Es una mujer con los senos de piedra y el cerebro de queso de gruyere”.

100añosWilder_Faldasyalocoorquesta.jpgA pesar de que la película sea de 1959, Wilder la rodó en blanco y negro. Algunas de las explicaciones que daba Wilder eran que los disfraces de Lemmon y Curtis serían más creíbles y porque en la matanza de los gangsters no quería que se viera la sangre.
La teoría del aspecto de los actores cobra fuerza cuando se sabe que el contrato de Marilyn decía que todas sus películas debían ser rodadas en tecnicolor; pero después de ver unas pruebas en color de sus compañeros accedió a que se rodara en blanco y negro. Ella también destaca sobre las demás actrices al ir vestida de negro mientras las demás van de blanco en las secuencias del tren. La verdad es que Marilyn destaca siempre que aparece en pantalla.

A pesar de todo el resultado final es espléndido y, para muchos, si no estamos ante la mejor película de Wilder, sin duda, si que se sitúa en su podium de honor, siendo además una de esas joyas que ha legado el cine para toda la posteridad, con escenas como estas:



Incluido uno de los finales más conocidos de la historia del cine…¿Te apetece recordarlo?…

lafraseconhistoria.htm

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario