El aperitivo del lunes: “Kramer contra Kramer”

El aperitivo del lunes: “Kramer contra Kramer”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

En un cierto momento se decía en algunos despachos de Hollywood que si había un papel complicado, Hoffman los resolvía. En 1967, Dustin Hoffman sorprendió con su primer trabajo como protagonista en “El Graduado”, que le valió una nominación al Oscar y el Globo de Oro al Mejor Actor Revelación. Dos años después, repetiría nominación con “Cowboy de Medianoche”.
Pero no lo consiguió hasta “Kramer contra Kramer”. Le cayó lo que merecía cuando había menos razones. Esto le pasa mucho a los Oscar.
Pero yendo más allá, Dustin no tenía que haber estado en esta peli porque el auténtico Kramer era Al Pacino. Primero porque le ofrecieron el papel antes que a Dustin y dijo que no. Pero es que además Pacino tuvo que pasar por los tribunales en 2003 para reclamar más derechos de visita y tiempo con sus hijos. La situación no era muy corriente porque su mujer tenía 54 años cuando los concibió gracias a la probeta. Pacino tenía sesenta y el juicio fue masacrante. El abogado del actor acusó a la madre de usar a los niños de una manera propia del trato con rehenes. “A veces bromeamos y decimos que estamos tratando con una compañía de alquiler de bebés. Por cada hora extra que Al pasa con sus hijos, ella quiere que le pague más dinero”.
Pacino, según la sentencia dictada a su favor en 2003 pudo ya pasar una noche a la semana con sus hijos, pero la esposa pidió a la corte que la dejara marcharse a Los Angeles, lo que era un alejamiento del padre de las criaturas, establecido en Nueva York. Llegaron a un acuerdo en 2004. Según los rumores, el actor aceptó pagar a la ex mujer 35.000 dólares mensuales en concepto de mantenimiento de las criaturas, más otros 18.000 dólares para pagar el apartamento alquilado por la madre en Nueva York. Cuando recordé el asunto, supe lo fácil que le había resultado a Pacino encontrar la inspiración para hacer el judío de “El mercader de Venecia”. Jua, jua, jua. Despues de esta maldad me doy un electro y me veo el aperitivo de LQYTDiga para la peli TCM de esta noche.

¿Cómo? ¿Que esto iba de Hoffman y no de Pacino? Es que a veces yo también los confundo, je, je, je.

Vídeo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario