Comer de cine: Fabada asturiana para Woody Allen

Comer de cine: Fabada asturiana para Woody Allen

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido sobrino:

Ya me he enterado que Woody Allen ha llegado a Asturias. Después de su experiencia catalana seguro que ha quedado satisfecho, pero harto de tanto calor. En el norte seguro que la brisa es más suave y no sufren tantos rigores.
¿Sabes donde van a filmar? Si yo fuera Woody no dejaría de rodar en los lagos de Covadonga, que preciosos paisajes. Aunque supongo que se centrarán más en las ciudades. Oviedo nada tiene que envidiar a Manhattan, incluso tienen su propio Allen de metal! y en cuanto a la gastronomía espero que la refleje en su película. Estaría muy bien ver a Scarlett comiendo un buen entrecot al cabrales o brindando con sidra.

Aunque si algo deben probar es, sin duda, la fabada asturiana. Yo te mando este paquete para que invites a Penélope para que la pruebe, pero ojo que ya sabes que ella enseguida nota el olor a pedo!

Ingredientes:

1 Kg. de fabes (judías blancas)
3 morcillas
3 chorizos
1/2 Kg. de lacón
100 grs. de tocino
1 Ajo
1 Cebolla
Perejil
Azafrán
Sal
1 cucharada de mantequilla

ComerdeCine_FabadaWoody.jpg

Elaboración:

La noche anterior a preparar la fabada debemos dejar en remojo por un lado el lacón y por otro las fabes.
En una cazuela ponemos el lacón, las morcillas y los chorizos. Lo cubrimos todo con las fabes, el ajo picado, un poco de perejil y la cebolla cortada en varios trozos. Cubrimos bien la cazuela con agua fría y la ponemos al fuego hasta que empiece a hervir.
Bajamos el fuego y dejamos cocer lentamente las fabes procurando que estén siempre cubiertas de agua (así evitamos que suelten la piel).
De vez en cuando añadimos medio vaso de agua fría y removemos un poco la cazuela par que las fabes no se peguen al fondo. Cuando lleven un rato a fuego lento, añadimos el azafrán muy deshecho y la sal.
Antes de retirar las fabes del fuego, se agrega una cucharada de mantequilla fresca, dándole un hervor para que se deshaga. De esta manera la fabada queda más suave.
Retiramos del fuego para dejar la fabada reposar y le retiramos el perejil y la cebolla.

Un besiño.
Tu tía Aga

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario