Demi Moore, fruta madura… Mmmmm…

Demi Moore, fruta madura… Mmmmm…

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Me voy a tener que hacer con el libro “Ageless Body, Timeless Mind (Mente eterna, cuerpo sin edad),, de Deepak Chopra, un hindú, hijo de un cardiólogo, que estudió Medicina y emigró a Estados Unidos, donde ejerció la profesión hasta que empezó a predicar que la mente puede controlar el envejecimiento. Es el gurú de Demi desde los finales de los años noventa.

A Demi le está funcionando de maravilla…. con casi 45 tacos, poco ha perdido Demi de esa chica reina del striptease en los 90…

Vídeo

Lo mejor de las filosofías abiertas es que puedes ayudar a la mente con el bisturí, sin complejos. Demi se sintió menospreciada desde que rodó “Lío en Río” (Blame It On Rió) dirigida en 1984 por Stanley Donen, puedes comprobar la diferencia de “pegada tetil”, entre Demi y la protagonista Michelle Johnson, que muestra unos senos naturales opulentos, intimidando a Demi en el top less playero. Al final, Demi pudo comprarse unos pechos tan grandes como aquellos, y ha entrado en la madurez con una seguridad interesante.
Demi ya no es apodada “Gimme Moore”, o sea, “Dame más”, de los tiempos en que llegó al Festival de Deauville, para promocionar “Ghost” con masajista, guardaespaldas, peluquero, maquillador, modista y secretaria, un equipo por valor de 10.000 dólares semanales, más hotel.
Tampoco sufre con sustituciones como las que tuvo que hacer Amy Rochelle Weiss, una actriz desconocida que está orgullosa de su cintura y su pecho, y que prestó su cuerpo a la estrella -ella lo niega- en Ghost (1990) y en Proposición indecente (1993).

Desde su retorno hace poco, sigue siendo simpática y ha aumentado su atractivo.

Aquí tienes un mp3 de madurez….
Demimooremadura.mp3

 

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario