Atracadoras de cine

Atracadoras de cine

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (34 votos, media: 3,15 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Dices atracadora y surge Bonnie. En 1967, dos películas, “Bonnie and Clyde” y “El graduado”, hicieron temblar la industria. Antes de que nadie se diera cuenta, surgió un movimiento bautizado «Nuevo Hollywood» por la prensa– liderado por una nueva generación de directores.

Bonnie existió. Bonnie Parker y Clyde Barrow se hicieron célebres en los años 30 en Usamerica, por asaltar bancos en todo el Medio Oeste y el Sur. Benton y Newman eran en 1963, periodistas de la revista Esquire.  

No había escuelas de cine salvo los propios cines, donde los dos vieron muchas veces “Al final de la escapada” de Jean Luc Godard, y no se la podían quitar de la cabeza; sin embargo, era a Truffaut a quien amaban más que a nadie. Vi “Jules y Jim” doce veces en dos meses, recuerda Benton en el libro “Moteros tranquilos, toros salvajes”

Los verdaderos Bonnie y Clyde

Un día, Benton y Newman encontraron por casualidad un libro de John Toland llamado “Últimos cien días” , sobre las aventuras de la pareja. Benton, que había crecido en el este de Texas, conocía perfectamente la leyenda. Todo el mundo conocía a alguien que los había conocido o visto alguna vez, y muchas veces los críos se disfrazaban de Bonnie y Clyde en Halloween.

Escribieron el guión y se lo enviaron a Truffaut. No le interesó, pero cenando una noche con Warren le dijo que había un papel perfecto para él. Beatty eligió a Faye Dunaway, ganándose una bronca de Leslie Caron, que también quería el papel. Pero hoy parece que esa boina que se vendió por miles, estaba hecha para la cabeza de Faye.

Atracadoras no hay muchas, y de bancos menos, pero algunas han dejado huella y están en este mp3…

Atracadorasdecine.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario