Kate Winslet, 5 secuencias

Kate Winslet, 5 secuencias

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (37 votos, media: 3,38 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Todo parece conducir a que este sea el año de la Winslet. Debería sujetar por fin al tío Oscar en sus manos, casi quince años después de dejar de cortar jamón de York en la charcutería donde trabajaba. Sus dos niños podrán jugar entonces a enfrentar los dos Óscar, el de mamá Kate y papá Sam. Como sostiene Woody Allen en "Match Point", la suerte es un factor esencial en el cine. Precisamente cuando Kate le dijo que no a Woody para "Match Point", le abrió una puerta importante a Scarlett Johansson; puerta que ella había aprovechado cuando Christina Ricci no cogió el papel que ella ocupó en "Titanic".

Por lo que he podido enterarme, Kate no está nerviosa ni ansiosa, no sufre el síndrome Intermittent Variable Reinforcement o Refuerzo Variable Intermitente porque de las cinco veces que ha estado nominada no le ha salido ni una.

En el refugio de mi tío Aníbal conocí a B.F Skinner, el psicólogo de la escuela del conductismo, el más conocido investigador sobre como los refuerzos influyen en nuestro comportamiento.
Uno de los hallazgos en sus investigaciones con ratones es que, cuando los ratones aprietan una palanca para encontrar comida, el comportamiento se vuelve más compulsivo cuando la recompensa es variable. Si un ratón obtiene comida cada vez que pulsa una palanca, entonces acude a la palanca cada vez que tiene hambre. Pero si la comida sale al pulsar la palanca de manera variable, entonces el ratón se queda ahí enganchado constantemente apretando la palanca una y otra vez, una y otra vez.

Ese mismo comportamiento es el que entra en funcionamiento en nuestro cerebro cuando nos quedamos enganchados a una máquina tragaperras esperando a que salgan dinero apretando la palanca una y otra vez.
Curiosamente, ese efecto de "recompensa variable -> enganche constante", es el mismo efecto que nos hace refrescar la página de Twitter o Facebook constantemente o que nos hace mirar el email docenas de veces al día.

Un email tiene el potencial de ser una pequeña recompensa emocional creando en nuestro cerebro una reacción química de satisfacción. Algo bueno y divertido puede salir del inbox, lo malo es que funciona de manera variable. Ese funcionamiento de muchos procesos en internet puede llegar a mantenernos enganchados a la bandeja de entrada igual que si fuésemos ratones esperando comida. Kate no va de ratón a la noche de los Oscar. Con sólo 33 años su carrera es impresionante y se puede resumir auditivamente en este "5 secuencias" de los psicos de LQYTDiga..

KateWinslet.mp3

Pinchando en la estrella irás al observatorio y tendrás las noticias más recientes de Kate de la mano de un observador de los foros….


¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario