In Memoriam: Natasha Richardson, gran estirpe, fatal destino

In Memoriam: Natasha Richardson, gran estirpe, fatal destino

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (35 votos, media: 3,77 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:
 

Natasha Richardson ha fallecido esta madrugada a los 45 años tras golpearse el lunes la cabeza en un accidente de esquí en la estación de Mont Tremblant, cerca de Québec. Un accidente que en principio se iba a saldar sin consecuencias más allá del susto y que finalmente le ha reportado la muerte. Una fatalidad que nos recuerda que en realidad no somos nada.

Trasladada primero a una clínica cercana, Richardson acudió tras sentir un fuerte dolor de cabeza una hora después del accidente. Después del impacto pudo incorporarse sin problemas e incluso bromeó con su instructora. Al ver como en su habitación su estado empeoraba, fue atendida en el hospital de Sacré-Coeur, en Montreal, donde Richardson entró en coma por culpa de un traumatismo craneal. Allí estuvo acompañada de su marido, el actor Liam Neeson con el que contrajo matrimonio en 1994, que viajó desde Toronto donde rodaba el filme “Chloe” con Julianne Moore. Al comprobar la gravedad de la situación, Neeson viajó en un jet privado a Nueva York para que su familia pudiera despedirse de la actriz. Un portavoz del complejo de Mont Tremblant relata los hechos: "La actriz se resbaló en una pista para principiantes, mientras recibía una lección de esquí. Iba acompañada de un instructor, que llamó a una patrulla, y, a pesar de que al principio no mostraba ninguna herida, fue inmovilizada por su seguridad. Sólo una hora después empezó a sentirse mal". En el hospital Lennox Hill, su grave situación pasó a estado de muerte cerebral. Allí, sus amigos y su familia pudieron despedirse de ella. Por los alrededores del hospital se pudo ver a un desencajado Neeson, a una preocupada Vanessa Redgrave, o a la veterana Lauren Bacall que quiso pasar este mal trance junto a la familia. Esta noche fue desconectada por expreso deseo de la familia ante la imposibilidad de recuperación.

Richardson triunfó en el teatro (algo propio de la estirpe familiar) debutando en el cine con “La carga de la brigada ligera”, con cuatro años, película de su padre Tony Richardson. Estudió en la Central School of Speech and Drama de Londres, su ciudad natal, y volvió ya como profesional detrás de las cámaras en “Every pictures tells a store”, en 1984, a sus 21 años. A partir de ese momento compaginó el cine con el teatro, tanto en Londres como en Broadway. En la capital británica debutó en el West End con un montaje de “La gaviota”, de Chejov, con el que ganó el galardón al mejor debutante en los premios de la crítica teatral de Londres. En 1986 actuó en “Gothic”, de Ken Russell, y su interpretación de la escritora Mary Shelley llamó la atención de Pat O’Connor, que le llamó para “Un mes en el campo”, con Colin Firth y Kenneth Branagh, y de Paul Schrader, que la contrató para protagonizar “Patty Hearst”, cineasta que quedó fascinado por su aura y que volvería a trabajar con ella años después. En esa película interpretaba a una famosa secuestrada que sufría síndrome de Estocolmo. Entre los premios teatrales que ha cosechado a lo largo de su carrera destaca un Tony en 1998 por su participación en la versión de “Cabaret” que dirigió Sam Mendes en Broadway, y todo tipo de galardones, tanto en Londres como en Nueva York, por su trabajo en "Anna Christie". Su colaboración con Sam Mendes y la compañía Roundabout se repitió con éxito parecido en 2005, cuando encarnó a Blanche DuBois en “Un tranvía llamado deseo”, con John C. Reilly como Stanley Kowalski.

Natasha Richardson en el musical "Cabaret" por el cual ganó un premio TonyEn cine vivió una carrera más irregular. Tras “Patty Hearst”, enlazó “Creadores de sombras”, con Paul Newman; “El cuento de la doncella”, de Volker Schlöndorff y con Robert Duvall y Faye Dunaway; “El placer de los extraños”, de nuevo con Schrader en un oscuro trabajo con guión de Harold Pinter en el que se cuenta la ruptura pasional de una pareja en Venecia, o “El pico de las viudas”, de John Irvin. Divorciada del cineasta Robert Fox, en 1994 conoció en el rodaje de “Nell” a su actual marido, Liam Neeson. Los dos interpretaban a los educadores que intentaban encauzar a la salvaje Jodie Foster. El flechazo fue instantaneo y poco después de casaron.

Con el cambio de siglo y tras el éxito de “Cabaret”, Richardson volvió a la gran pantalla con “Chelsea walls”, “Waking up in Reno”, “Sucedió en Manhattan”, “Asylum” o “La condesa blanca”, seguramente uno de sus mejores y escasos papeles como protagonista encarnando a una aristócrata exhiliada que se enamora de un diplomático ciego en el revuelto Shangai de los años 30. Ese mismo año rodó "Obsesión" en la que era una mujer que no podía escapar del amor pasional que vivía con un pintor acusado de asesinar a su mujer. 

El año pasado, en “El atardecer”, de Lajos Koltai, participaba junto a su madre en un drama sentimental con secreto familiar en su interior. Más emotivo para ella fue el rodaje de "La condesa rusa" donde además de con su madre rodó con su tía, Lynn Redgrave. En España, aún está pendiente de estreno “Wild child”, su último papel en el cine.

Afamada cocinera, su casa era lugar de encuentro en Nueva York de la numerosa colonia actoral británica como heredera de la gran estirpe de los Richardson-Redgrave.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Scordtse-tse - 19.03.2009 a las 11:49

Desde luego, este tipo de incidente nos recuerda que no somos nada. Una lástima!!

Minkoff - 19.03.2009 a las 15:28

Lynn Redgrave no era su tía, era su hermana.

Sunsunatti - 22.03.2009 a las 18:25

Lynn Redgrave es hermana de su madre, Vanessa, y por tanto tia de Natasha. Y de acuerdo con Scordtse-tse, una verdadera lástima 🙁

kalimero - 29.03.2009 a las 23:09

Maravillosa, te recordaremos siempre

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario