El tecnosociópata: SMS, del servicio a la adicción

El tecnosociópata: SMS, del servicio a la adicción

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (17 votos, media: 3,47 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:
La ventaja de ser un sociópata es que cualquier progreso en tu condición merece el mayor de los elogios. Por eso, permíteme que dedique esta carta a felicitarme a mí mismo por haber logrado un objetivo personal con el que llevo años soñando. Hay gente que se complace con la superación en el trabajo, la vida sana o el bien común; hay incluso quienes, carentes de mejor opción para reparar su autoestima, compensan su vacío con la adopción de niños de origen dudoso y color indefinido. Mi terapeuta siempre me ha dicho que mi adicción a la tecnología ha de combatirse con la superación de metas concretas. Dime si no es concreta esta meta: he logrado enviar 471 mensajes SMS en un solo día.

No sé si eres consciente de lo que eso significa. Con los 471 mensajes en un día no sólo he pulverizado la media de 80 SMS diarios que, como te decía en mi carta anterior, envían rutinariamente los adolescentes de Estados Unidos. Mejor aún, y sé que te costará creerlo, pero… ¡He destrozado a Morgan Dynda!. ¡Ja!.

Morgan Dynda, la chica de 14 años con los dedos más rápidos a ese lado del Missisipi a la hora de enviar mensajes de móvilMorgan Dynda, ya lo habrás oído en el Telediario, es esa niña insolente que dice enviar 470 mensajes al día y que ha ganado no sé qué concurso para ver quien envía mensajes más deprisa. Como tú me conoces, sabes perfectamente que esta victoria tiene el valor añadido de la reivindicación. La tal Morgan dice tener 14 años. Yo digo tener bastantes más. Digamos, para resumir, que estamos en diferentes grupos estadísticos. Redondeando, ella está en "14 o menos" y yo en "40 o bastantes más". Te cuento esto porque en realidad de lo que quería hablar es de la relación entre la edad y la tecnología. Igual que mi abuela era reacia a la televisión en colores porque "la de verdad se ve mejor", decía ella, encuentro a diario estadísticas que pretenden certificar lo inadecuado que supone enviar SMS a mi edad. A veces tengo la impresión de que teclear un mensaje en el móvil por la calle, a mis años, es como llevar una camiseta sin mangas o ir a la piscina en un Speedo de tigre, es decir, cosas que sé que ya no debo hacer.

Según el Pew Reasearch Center todos los jóvenes con móvil envían mensajes de manera constante, pero a medida que avanza la edad de los encuestados esa cifra decrece de manera proporcional al incremento de la alopecia o la cercanía de la menopausia. Del informe me molesta particularmente la definición de "viejo". Para los encuestados entre 18 y 30 años, se es "viejo" a los 60, lo cual me hace pensar que, a los ojos de la tal Morgan, yo soy un carcamal.

Por eso quería hacerte varias preguntas: ¿Enviar SMS es una moda juvenil?. ¿Crees que los adolescentes que ahora envían 80 mensajes al día reducirán sensiblemente esa cifra cuando lleguen a la vejez, es decir, cuando cumplan 40 años?. Y, sobre todo, ¿cuál es la cifra diaria aceptable de SMS que marca la diferencia entre la utilidad del servicio y la pura adicción?.

Romualdo Washington

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario