50 películas que hay que ver antes de morir: “La gata sobre el tejado de zinc” (1958), insinuaciones y miradas

50 películas que hay que ver antes de morir: “La gata sobre el tejado de zinc” (1958), insinuaciones y miradas

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (15 votos, media: 4,73 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Burl Ives- “Si tanto desprecias tu vida ¿por qué no te matas?.”

Paul Newman- “Porque ya no podría seguir bebiendo”.

(La gata sobre el tejado de zinc)

Pedro Almodóvar en su primer film, “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón”, filmó una escena en que una Cecilia Roth barbuda le reprocha a su esposo que no se acueste con ella y le dice que se siente como una gata sobre un tejado de zinc caliente; muchos años después Edward Norton llamaría Maggie a su gata, porque el tiempo ha respetado la pieza teatral de Tenesse Williams, que sigue subiendo a los escenarios más de medio siglo después de su estreno, en tanto que el video y la televisión sostienen la memoria de la película. Sentada en la cama, ante la expresión indiferente de Newman, quitándose lentamente unas medias sucias y sudadas, Elizabeth Taylor se unía a toda recopilación posible de los momentos más tórridos del cine. El director Richard Brooks confirmó al montar la secuencia que las candidatas previas, Lana Turner, Vivien Leigh, Susan Hayward y Grace Kelly no la hubieran superado.

Tenesse Williams nunca estuvo de acuerdo totalmente con el resultado final del film, siempre quiso a Vivien Leigh, y él terminaba su obra con Maggie aprovechando la indefensión de Brick a causa de la cojera para violarlo y quedarse embarazada en contra de su voluntad. En la película se optó por otro final, no se mencionaba que los fundadores de la plantación fueran dos gays, ni tampoco las indirectas que el omnisexual Big Daddy lanza sobre que mantuvo relaciones sexuales con sus jefes para heredarla, pero lo que más lamentó fue que Paul Newman no expresara la inclinación homosexual de Brick. Según sus memorias: “Oculta el verdadero origen de la autodestrucción del personaje.” La crítica, por ejemplo de LIFE, resumía la opinión de la mayoría liberal : “Este es un caso palpable, no ya de traición, sino de simple eyaculación precoz, ante el orgasmo imaginario, y de como debe castrarse una magnifica obra teatral para poder ser llevada al cine”. Era cierto aunque no nuevo ni exclusivo del cine. “La gata…” se había estrenado en Broadway tres años antes y conseguido los premios más importantes, pero ya entonces la censura había obligado a Williams a suavizar la homosexualidad implícita, y el propio Williams lo matizaba mucho: “No es homosexual. Su autocompasión y el recurso al alcohol no son el resultado de una conciencia culpable. (.) Siente que el colapso y la muerte prematura de su gran amigo Skipper, que nunca aparece en la obra, fueron provocados por los injustos ataques a su carácter y su moral, incluidos los de Maggie. La sugerencia se limitaba a que, al menos en algún momento hubo una atracción anormal no concretada.”

50pelisantesdemorirLagatasobreltejadodezinc01La versión en cine tan sólo evidenciaba una vez más la diferente tolerancia entre el cine y el teatro. En España, además de retirar la palabra “caliente” del título original por identificación entre Maggie y una gata en estado de celo, se sumó la censura del doblaje y cuando Newman le dice secamente a Taylor, para quitársela de encima, “take a lover” (échate un amante), se traduce por el ambiguo “diviértete”, dificultando todavía más la comprensión del personaje. George Cukor se negó a dirigir la película que para él, homosexual como Tenesse Williams, era más que una ofensa al texto original. Pero Brooks, aceptando que no era exactamente el filme que le hubiera gustado hacer, presentó al personaje como un inmaduro que no puede superar la pérdida del amigo íntimo con el que compartía un mundo de admiración mutua, y logró darle un ritmo de cine a una acción que se mueve entre un salón y un dormitorio.

Cuando la MGM se decidió por Elizabeth Taylor, aceptaron pagarle medio millón de dólares y el diez por ciento de la taquilla, condiciones extraordinarias pero convenientes tratándose de la actriz más popular del momento. La muerte de su marido y productor Mike Todd, el escándalo que se desencadenó al arrebatarle el marido a su mejor amiga, Debbie Reynolds, y el proyecto monumental de “Cleopatra”, mantenían el interés del país por todo lo que hiciera. El cartel promocional explotaba su sensualidad como nunca, vestida con una combinación de seda inmaculada, esperando eróticamente a su esposo sobre una cama intacta. Desde el momento en que se pensó en posibles repartos nadie dudó de que Burl Ives era insustituible como patriarca, repitiendo el papel que ya había hecho en los escenarios de Broadway, y de hecho roba todas las escenas en que aparece, pero Elizabeth Taylor tuvo que imponerse para que el protagonista masculino lo interpretara Paul Newman, en contra del criterio de los productores que desconfiaban por no ser todavía muy conocido y porque los resultados de sus tres últimos largometrajes les parecían flojos.

50pelisantesdemorirLagatasobreeltejadodezinc02El paso del tiempo ha dejado la impresión de que a pesar de las limitaciones, el guión, del propio Richard Brooks y James Poe, consiguió expresar bien la esencia de la obra original y logra que el espectador perciba la verdad sobre el personaje de Newman. El público, que en su inmensa mayoría desconocía la obra teatral, la convirtió en una de las diez más taquilleras del año, recaudando más de cinco veces su coste, y resultó candidata a seis Oscar principales, si bien no ganó ninguno. El mismo Tenesse 25 años después mantenía sus reservas hacia los cambios al gusto de Hollywood pero ya no repudiaba el film. Además de mencionar en sus memorias lo mucho que le gustó la interpretación de Newman, en una entrevista de 1983 con la revista Modern Screen iba más allá de reconocer a Brando y Newman como sus dos principales inspiradores cuando inventaba personajes masculinos y decía … “Nunca tendré el orgasmo perfecto sin sentir el olor a sudor de Brando en El tranvía llamado deseo, o la penetración de los ojos de Newman cuando mira fijamente a Maggie al final de La gata….Es como si los tres nos meciéramos, al compás de una melodía sureña, bajo los ojos inocentes de Baby Doll”.

Esta noche puedes verla a las 22:00 antes de morir por la excitación de la belleza de sus protagonistas en TCM (dial 46 de Digital +).

Vídeo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Messabina - 20.10.2009 a las 17:59

Canciones para un programa de radio que ya no está 🙁

Primera Hora
101 – Peter, Paul & Mary – Leaving on a Jet Plane.
102 – The Rolling Stones – Dead Flowers.
103 – The Kingston Trio – Tom Dooley.
104 – Joan Baez – Blowin’ in the Wind.
105 – Judy Collins – Amazing Grace.
106 – Gordon Lightfoot – If You Could Read My Mind.
107 – Arlo Guthrie – East Texas Red.
108 – Pete Seeger – Little boxes.
109 – The Brothers Four – Greenfields.
110 – Peter, Paul And Mary – Where Have All The Flowers Gone.

Segunda Hora
201 – Gordon Jenkins & The Weavers – Goodnight Irene.
202 – The Seekers – Georgy Girl.
203 – Peter & Gordon – A World Without Love.
204 – Billy J. Kramer & The Dakotas – Bad to Me.
205 – Freddie & The Dreamers – I’m Telling You Now.
206 – Gerry & The Pacemakers – You’ll Never Walk Alone.
207 – The Merseybeats – Wishin’ and Hopin’.
208 – Joni Mitchell – A Case of You.
209 – Carole King – It’s Too Late.
210 – Peter, Paul & Mary – 500 Miles.
[Bonus Track 01] Peter, Paul and Mary – Puff, the Magic Dragon.
[Bonus Track 02] Sandi Thom – I Wish I Was A Punk Rocker (With Flowers In My Hair).

Ramón - 27.02.2010 a las 20:00

Personalmente creo que de hacerse la película tal y como quería Tennessee Williams no habría obtenido un mejor resultado. El hecho de que no sea tan explícita es incluso, en mi opinión, uno de los grandes valores de la película, al dar la posibilidad al espectador de hacer su propia interpretación. De lo que sí estoy seguro es que de haberse hecho tal y como quería el dramaturgo, el éxito de la película hubiese sido mucho menor.

Alguienquepasabaporaquí - 14.06.2012 a las 03:45

Me encanta este “reportaje” y para nada estoy de acuerdo con Messabina. Por supuesto que no habría tenido un mayor éxito con la de homofobia que había suelta entonces, y aunque considero que todas las adaptaciones a cine que se han hecho de Tenesse Williams son buenas películas, no acaban de ser buenas adaptaciones, si eliminan una parte crucial de la personalidad de sus protagonistas. Como bien se decía arriba, es parte del desarrollo y del constructo del protagonista, y de los motivos por los que suceden muchas cosas en la historia. Si cambias eso, pues claro que puede quedarte bien, pero estás cambiando conceptos verdaderamente importantes. Porque no estamos hablando de que se le cambiara un hobby o el color de ojos o la marca de cigarrillos que le gusta fumar: es algo anclado a su interior, a su evolución o devolución. En otras palabras, es crucial. Y por ello, es también perfectamente entendible que como autor, te indigne. A mí lo haría, y mucho.

Pero como decía, esta película como película en sí me parece muy buena y Paul Newman y Burl Ives: maravillosos actores. Siempre recordados por el arte.

Alguienquepasabaporaquí - 14.06.2012 a las 03:46

Perdón, me refería al comentario de RAMÓN.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario