Cannes 2015: Entorno violento marca Audiard, sopor oriental y francés y soledad en forma de sexualidad animal

Cannes 2015: Entorno violento marca Audiard, sopor oriental y francés y soledad en forma de sexualidad animal

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Jacques Audiard se ha subido al carro de los favoritos con “Dheepan”, siendo su cuarta participación en la sección oficial del Festival de Cannes tras “Un héroe muy discreto” en 1996 (mejor guión), “Un profeta” en 2009 (Gran Premio del Jurado) y “De óxido y hueso”. En esta ocasión se adentra en el tema de la emigración de una manera sórdida pero con un puntito esperanzador con un final que no acaba de ser muy apropiado para la sordidez que desprende la historia. Estamos en esta atmósfera muy real y sin oportunidades en la que una un refugiado de Sri Lanka acaba recalando en una Francia (con una mujer y una hija que no son suyos con el fin de poder conseguir asilo) en la que es muy complicado abrirse un hueco, más cuando estamos en barrios dominados por mafias, corruptelas, bandas y violencia. El protagonista trabajará como conserje en un edificio mientras intenta salir adelante entroncando con los demás personajes del cine de Audiard que intentan escapar a duras penas de un entorno en el que tienen que asalvajarse para poder salir vivos.

Sin llegar a la grandeza de algunos de los trabajos de Audiard, la cinta ha dejado buen sabor de boca teniendo en cuenta las muy frías críticas que está recibiendo el cine francés en general. Se alaba la presencia de unos actores no profesionales que aportan verdad a sus roles y sólo se le puede achacar un final demasiado “happy end” y quizás construir una historia que no llega a atrapar tanto como sus otros trabajos, salpicado por una tensión sexual no resuelta entre “la esposa ficticia” y la persona para la que trabaja que acaba siendo lo más interesante y menos explotado de la cinta. En todo caso, podría tener alguna presencia en el palmarés demostrando que Audiard es uno de los valores más en forma del cine europeo.

Cannes2015Dia8Dheepan

La que no entendemos como todo el mundo encumbra para Palma de Oro es la insoportable película de Hou Hsiao-hsien “The assassin”, un pastiche del cine de samuráis, de códigos de honor y de venganzas con un ritmo angustiosamente tedioso sobre (en teoría, porque no nos hemos enterado de nada) la hija de un general que es secuestrada cuando es una niña por una monja y entrenada para convertirse en una máquina de matar que se vengue de los políticos y gobernantes, lo que tendrá su miga cuando tenga que dar pasaporte al hombre que ama. Hay gente que incluso ha alabado su fotografía y vestuario aunque, para quien esto escribe, le ha parecido de una cutrez nivel “Humor amarillo” y muy lejos del lujo y despliegue de Zhang Yimou, por ejemplo. Una película vieja, aburrida y espantosamente narrada en el que vemos a una mujer más de un cuarto de hora acicalándose y sin cambiar de expresión y que, a pesar de su título, tiene menos acción que el cine de Manoel de Oliveira. Debemos ser los únicos discordantes ya que la prensa más sesuda y elevada la pone a nivel de la gran experiencia de esta edición y merecedora de la Palma de Oro. No lo entiendo.

Cannes2015Dia8Theassassin

Lo mismo se puede decir de “Valley of love” de Guillaume Nicloux que sigue dejando por los suelos el nivel del cine francés de esta edición. Nos encontramos ante una película con ecos al “Te querré siempre” de Rossellini en el que una ex pareja de actores (Gérard Depardieu e Isabelle Huppert) emprenden una road movie elegiaca mientras recuerdan el pasado e intentan encontrarse con su hijo que, fallecido seis meses antes, les escribió en una carta de suicidio que acudieran a ese misterioso valle, no se sabe si para intentar que se reconciliaran o para que cogieran una insolación. Un Depardieu barrigudo y una Huppert que tampoco ofrece nada especialmente llamativo no pueden hacer nada en una película que se hace pesada y que no funciona ni en desarrollo ni en la pretendida master class actoral en que podría haberse convertido. Y es que los dos están muy a medio gas. El anterior trabajo conjunto de la pareja, “Loulou” (1980), también compitió por la Palma de Oro.

Cannes2015Dia8Valleyoflove

Y fuera de concurso se ha visto la esperada “Love” del siempre polémico Gaspar Noé. El irreverente realizador de “Irreversible” y “Enter the void” vuelve con una cinta en un innecesario 3D (al no ser que quieras que te salte una eyaculación en plena cara) sobre un tipo que protagoniza una especie de “Antes del amanecer” promiscuo y en versión X que, más allá de la polémica de ver tetas y penes por doquier y una explicitud propia del cine porno, también es la desorientación enfermiza de un tipo incapaz de amar, con grandes carencias emocionales y que se relaciona con el sexo opuesto a golpe de impulso y bragueta. Todo envuelto con una estética de garito nocturno entre pajas, polvazos, coqueteos con las drogas y excesos con una música que va desde el intimismo de la sonata de Satie hasta el género grunge. Y es que este personaje es todavía la versión más descarnada, brutal y desbocada del Michael Fassbender que vimos en “Shame”. Más allá de la polémica, de la reiteración y del regodeo en la anatomía del protagonista y de todas aquellas con las que se encama, una relación fallida con la que sigue siendo “la mujer de su vida” y un hijo en común con la que pasó a ser su esposa (tras formar con estas dos chicas un ardiente trío) marca el recuerdo por los excesos y el devenir deambulante de un personaje que confirma su gran soledad e insatisfacción. El director, de momento, parece haber conseguido lo que quería (llenar los titulares por la polémica) y, como no, se permite tener un guiño con los espectadores jugando con su nombre y apellido en algún momento (el hijo del protagonista se llama como él y el ex novio de ella como su apellido). Más que nada se queda en la anécdota estética y explícita llevando a cabo una especie de versión sexual de esas historias de pareja del siglo XXI como la citada trilogía de Richard Linklater, “Blue Valentine”, “Buscando un beso a medianoche” o “La desaparición de Eleanor Rigby”. Eso sí, hay que reconocer que el actor protagonista (Karl Glusman) lleva a cabo un trabajo impecable y lleno de matices aunque en el fondo la cinta lo que sea es una provocación malsana.

Cannes2015Dia8Love

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario