Cannes 2015: “The sea of trees”, dolor humano y fases del duelo en el bosque de Gus Van Sant

Cannes 2015: “The sea of trees”, dolor humano y fases del duelo en el bosque de Gus Van Sant

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 4,83 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

“The sea of tres” de Gus Van Sant ha llegado a Cannes dispuesta a ser la película que más divida en esta edición, o al menos la que va a generar más abucheos. Ya se sabe que el cine americano siempre lo tiene difícil en festivales europeos de este calado y hay algunos realizadores a los que parece que se les busca para bajarlos del pedestal tras elevarlos a los altares. Y es que desde que arrasó con “Elephant” en 2003 en Cannes (tanto película como director) no ha vuelto a alcanzar el estatus popular alcanzado por “El indomable Will Hunting” o el crítico de la citada Palma de Oro.

Con una década de títulos menores (sólo avivado por su regreso a los Oscar con “Milk”) se ha movido entre cine experimental, de autor, comprometido e incluso en radiografías no autorizadas de figuras musicales caídas como la de Kurt Cobain. Aun así, Cannes ha ido dejándole su hueco siendo esta su cuarta película a concurso, tras la citada “Elephant” vinieron “Last days” en 2005, “Paranoid park” en 2007 y la presencia en Una cierta mirada de “Restless” en 2011. Ahora con “The sea of trees” lleva a cabo uno de sus trabajos más emocionales, basado en un referente literario bañado de lirismo oriental pero que encierra también una gran carga humana con temas como la pérdida de la fe, la falta de seguridad en uno mismo y el dolor de la ausencia del otro. Todo representado en la figura de un hombre (Matthew McConaughey) que busca el lugar ideal para poner fin a sus días por un motivo que se conocerá a lo largo de la cinta y que ninguno hubiera imaginado si tenemos en cuenta la primera escena del flashback que nos muestra la relación mantenida con su mujer y que encarna una siempre destacada Naomi Watts. En el bosque se encontrará a un personaje en similares circunstancias, encarnado por Ken Watanabe (haciendo de él mismo como casi siempre) y que cobrará una especial dimensión como figura onírica durante la película, siendo el motor que impulsa al protagonista a abandonar (o no) su intención inicial. Y es que nos encontramos ante una historia introspectiva, drama humano de redención, en el que un personaje inicia su encuentro hacia la muerte pero también la huida de ella y de sus fantasmas.

THE SEA OF TREES

La cinta ha sido abucheada, especialmente por una crítica USA que siempre genera inercia para los demás asistentes, achacándole un toque de drama telefilmero a lo Nicholas Sparks y deudor del peor manual de autoayuda y filosofía oriental de baratillo. Y es que es muy fácil tirar a la yugular cuando hay terreno abonado para ello. Para el que esto escribe nada más lejos de la realidad, estamos ante una película lejos de ser perfecta, y que podemos cuestionar si llega al nivel o no de entrar en competición, pero que por sí misma funciona generando un retrato del duelo realmente ejemplar y místico que atrapa si nos dejamos aparcados cualquier tipo de prejuicio y que cuenta con un guión de Chris Sparling. Y es que esa homérica empresa queda representada en los avatares y en el peso de la culpa en el rostro y la expresión de McConaughey que, a estas alturas, puede con lo que lo echen, aquí mucho más cotidiano y menos efectista que en anteriores trabajos pero igual de eficaz.

Cannes2015Dia3Theseaoftrees02

En definitiva, aunque quede como la primera (o quizás única) abucheada de este certamen, “The sea of trees” es una película que desde aquí reivindicamos y que habrá que ver que recorrido tiene en USA con la distribución de Roadside Attraction. Van Sant se ha alejado de experimentos y, aunque la sombra de la línea sensiblera deambule sobre su película, e incluso se preste a algún momento sonrojante (el significado de un nombre oriental) o descolocante (el trayecto de la ambulancia) estamos ante una cinta reivindicable, de valores humanos, honestos y de reencuentro con nosotros mismos ante el desmoronamiento emocional de nuestra existencia, y que supone una proeza para un director que, con trabajos más acertados o no, había olvidado la emoción a favor del toque aséptico y demasiado vanguardista. Ahora lo ha recobrado y sólo queda juzgar este vía crucis por ese bosque de suicidas, pero también de personas perdidas que o no saben, no pueden, o no son guiados a encontrar el fino hilo que les agarre a la vida.

Cannes2015TheseaoftreesPhotocall

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Thiago - 17.05.2015 a las 10:57

The Sea of Trees era una de las películas que mas expectativa le tenia, su argumento me emocionaba, su caída de picada en CANNES me decepciona un poco, creo que podría pasarle lo mismo que Nebraska desinflada al principio pero inflada de helio al final. pero creo según lo que nos da Nacho es que por la parte actoral todavía hay salvación y Matthew McConaughey suena ya en una futura carrera de premios.

KR - 17.05.2015 a las 16:51

En que se parece la recepcion de esta pelicula a la de Nebraska? A la pelicula de Van Sant la han abucheado, a la de Payne la aplaudieron y desde el principio recibio grandes criticas. Que comparativa mas absurda y gratuita.

Thiago - 18.05.2015 a las 03:17

Yo no estoy diciendo que Nebraska se igual a The Sea of Trees solo estoy diciendo que puede haber la posibilidad de que The Sea of Trees salga mejor parada después de CANNES para una futura temporada de premio Y QUE la parte actoral todavía hay salvación y Matthew McConaugheY.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario