Cannes 2016: El gigante de Spielberg, preciosismo de Park Chan-wook, la libertad juvenil de Andrea Arnold y coletazos vampíricos

Cannes 2016: El gigante de Spielberg, preciosismo de Park Chan-wook, la libertad juvenil de Andrea Arnold y coletazos vampíricos

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

En todos los festivales hay una película acontecimiento y en esta edición de Cannes, en pleno mediodía de la jornada sabatina, los programadores tenían el as en la manga de “Mi amigo el gigante”, nueva incursión cinematográfica en el mundo de Roald Dahl, en este caso a cargo de un Steven Spielberg que precisaba volver al mundo de la fantasía en el que tanto nos ha regalado. Aunque haya servido, también sin pretenderlo, a un homenaje a Melissa Mathison, la guionista de “E.T., el extraterrestre”, con la que volvía a colaborar y que desgraciadamente no ha podido ver la película terminada al fallecer ya hace unos meses. El Festival ha tenido también en competición la vistosa “Agassi (The handmaiden)” de Park Chan-wook y el culto a la juventud desinhibida que es “American honey” de Andrea Arnold. Además, en Una cierta mirada hemos podido ver “The transfiguration”, una más que intenta explotar el tirón vampírico que ya ha quedado algo desfasado.

“Mi amigo el gigante” de Steven Spielberg es la bonita fábula que se esperaba pero no ha sido una película de arrebatadora y transcendental acogida como fue “Del revés (Inside out)” hace sólo un año. Spielberg vuelve a introducirnos en el mundo de la magia y la fantasía en el que le echábamos de menos y lo hace de la manera tan pulcra, cuidada, tierna y divertida que se esperaba. La historia comienza en los alrededores de un orfanato en una presentación con claros ecos dickensianos, aunque después descubramos que la historia se desarrolla en la década de los 80 del siglo pasado, y la cinta no se pierde en excesivas presentaciones para que enseguida se entrecrucen las historias de una niña inquieta y curiosa apasionada de la lectura y un gigante de buen corazón con cierto aspecto de profesor chiflado. El viaje al País de los Gigantes es un prodigio técnico aunque la cinta termina teniendo un bache en interés cuando se reitera demasiado en la confianza que van ganando poco a poco ambos personajes y vemos a los gigantes “comeniños” que hay que decir que más que miedo lo que dan es pereza, siendo sólo un pegote para justificar la bondad del gigante que encarna en rostro y voz un Mark Rylance que imprime al personaje de toda la ternura e ingenuidad necesaria, algo que llega a su punto máximo en un tercer y divertido acto (tan bizarro como chispeante) en el que entra en juego la mismísima Reina de Inglaterra, que encarna una genial Penelope Wilton (“Downton Abbey”). Al margen de haber tenido que utilizar la técnica de “motion capture” (hecho que no impide la química del gigante con la cría), el director vuelve a contar con los habituales (entre ellos un John Williams con una música tan adecuada como parece que salida a borbotones de su vena creadora) y cuenta en el reparto con la niña Ruby Barnhill, Rebecca Hall y Rafe Spall en un conjunto que si bien ha gustado y era esperado está inundado de cierta sensación de rutina y de cumplir el expediente. Más dignidad y eficiencia propia del oficio que brillantez.

Cannes2016TheBFG01

Con “Agassi (The handmaiden)” Park Chan-wook vuelve a la sección competitiva tras “Old boy” (Gran Premio del Jurado en 2004) y “Thirst” (Premio del Jurado en 2009). No parece que este año vaya a correr la misma suerte ya que la sensación generalizada ha sido de cierta intrascendencia. Eso sí, hay que recalcar que como es habitual rueda como nadie. En la Corea de 1930 nos encontramos a una acaudalada japonesa que vive recluida en una mansión por un tirano contratando ésta a una mucama, aunque finalmente ella no cumplirá el guion previsto ya que tiene un plan con un estafador. Una cinta que caldea más por lo que muestra que por la fuerza de la historia. Y es que la cinta no escatima en belleza plástica y cuidada tirando de fondos, perspectivas y angulares así como escenas de alto voltaje erótico entre las dos mujeres. La pasión mueve los intereses de las personas y de los protagonistas de esta historia, dividida en tres actos, y en los que el fuego de cocción lenta inicial termina siendo una llamarada de desenfreno y violencia, pero no de una película que, a pesar de tener armas para ello, termina provocando que se pierda interés en ella. Eso sí, la turbiedad plástica y sexual (más allá de la violencia marca de la casa) continua los caminos explorados por la reivindicable “Stoker” en esta adaptación de la novela de Sarah Waters.

Cannes2016Agassi

También es la tercera vez que compite en Cannes Andrea Arnold, directora que tanto con “Red Road” en 2006 y “Fish tank” en 2009 se llevó sendos Premios del Jurado. Ahora podria también rascar algo por su oda a la juventud libre, hedonista y salvaje en “American honey”. Esa que ya han retratado Larry Clarke y Harmony Korine y que aquí convierte a esta cinta en una sugerente mezcla de “Bonnie & Clyde” con “Kids” y “Spring breakers”. Una apuesta de carretera, manta y hedonismo juvenil que se basa sobre todo en la brutal química sentimental y física de Sasha Lane (gran revelación en su primer trabajo en el cine añadiéndole toda la fragilidad y sensualidad necesaria al mismo que imprime realeza a su ralea de Barbie de extrarradio) y Shia LaBeouf en un papel que parece nacido para él, protagonizando ambos dos escenas de sexo animal de gran verismo y que caldea butacas. Una road trip muy actual, que arranca con un tema de Rihanna en el supermercado y tiene con la música a golpe de Spotify un personaje más y de espiral orgiástica por parte de una juventud que se siente auténtica y capaz de cambiar las cosas que se proponga sin ataduras ni sacrificios. Y es que la protagonista, una joven de 18 años perteneciente a la clásica familia desestructurada, acaba prendada del estilo de vida hippy y alternativo de este grupo cuando los conoce en un supermercado; formando parte de ellos, disfrutando y sintiéndose únicos en este ambiente de camaradería en el que afloran rencillas y sobre todo instintos pasionales, todos ellos estructurados en plan comuna en base al objetivo de “la abeja reina” (Riley Keough) que les organiza (y explota laboralmente) para que recorran el país vendiendo suscripciones a revistas de casa a casa; cueste lo que cueste y reclamando ese cometido (y un alto porcentaje del mismo) aunque al final el cómo para conseguirlo sea lo que menos importe. La América más libre pero también la más prostituida por la ambición y la codicia.

Cannes2016Americanhoney

Una película fresca, genuina y que nos sumerge de lleno en este universo oligofrénico de alcohol, sexo e ingenua y permanente huida hacia adelante. En definitiva, Andrea Arnold no sólo ha logrado crear un acertado retrato de la juventud sino también de una sociedad que transita sin red coqueteando con el límite pero orgullosa y revitalizada por ello. Sólo encierra un defecto que es la excesiva duración de casi tres horas, algo demasiado habitual en las películas de la sección oficial de este año.

Cannes2016Americanhoney01

En Una cierta mirada se ha proyectado “The transfiguration” de Michael O’Shea una cinta que llega tarde a la cola de películas que han introducido en una atmosfera suburbana y contemporánea el tema vampirico. Con “Dejame entrar” como piedra capital, y en cierta manera precursora de ésta, la cinta habla de la soledad marginada en un Nueva York racial a traves de un adolescente que utiliza como vía de escape su fascinación por el universo vampírico para llevar a cabo crimenes atacando con un punzón en el cuello bebiendo la sangre de sus victimas, al margen de su edad, sexo o condicion social. Una pelicula de música machacona y escenas gore (que haria las delicias de un Festival como Sitges) pero que aquí suena a ejercicio impostado y con ganas de polemizar. Una cinta poco destacable con un final sobrio e inevitable y un desarrollo poco justificado en las motivaciones y relaciones de los distintos personajes.

Cannes2016Thetransfiguration

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Mary Carmen Rodríguez - 16.05.2016 a las 16:27

Excelente lo que estás haciendo desde Cannes.

Exijo una etiqueta llamada “Bromuro para el señor Gonzalo”.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario