Cannes 2016: La solidez rumana de Cristian Mungiu y el fiasco de Nicolas Winding Refn en la pasarela de moda

Cannes 2016: La solidez rumana de Cristian Mungiu y el fiasco de Nicolas Winding Refn en la pasarela de moda

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Dos nuevas películas a competición se ha sumado a una sección oficial que ya encara su recta final, así como un certamen tan largo como intenso y que está dejando un nivel medio bastante aceptable. Los fiascos son los menos (aunque hoy ha habido el segundo patinazo en oficial) aunque parece que este Cannes se resiste a ofrecer un gran título que eclipse a todos los demás. Ha sido el día de “Bacalaureat (Graduation)” de Cristian Mungiu y “The neon demon” de Nicolas Winding Refn en sección oficial, “The happiest day in the life of Olli Mäki” de Juho Kuosmanen en Una cierta mirada y el documental “Risk” de Laura Poitras en Quincena de Realizadores.

La segunda película rumana de este año a competición (“Sieranevada” se proyectó en la primera jornada y sigue como una de las opciones más firmes para estar en el palmarés) ha sido “Bacalaureat (Graduation)” de Cristian Mungiu, director que sigue teniendo asiento fijo en Cannes ganado con su triunfo con “4 meses, 3 semanas y 2 días” en 2007 y el premio al mejor guión por “Más allá de las colinas” en 2012. La cinta es una película áspera, sobria y nada complaciente sobre un médico autoritario y adúltero obsesionado con el futuro profesional de su hija que quiere que estudie en Cambridge; siendo para él la prioridad incluso cuando su hija es abusada. La cinta encierra dolor tanto de un país que vive en la desesperanza ante el futuro poco halagüeño que ofrece a los suyos, provocando en mucho de ellos el exilio, y también la forma de actuar de la condición humana haciendo prevalecer nuestros intereses y deseos a los de los demás; teniendo esa habilidad para no ponerse en la piel del otro. La cinta ha gustado y podría tener presencia en el palmarés aunque, indudablemente, no esté a la altura de los otros trabajos del director.

Cannes2016Bacalaureat

A competición ha vuelto Nicolas Winding Refn tras elevarse a los altares con “Drive” y caer en los abismos con “Sólo Dios perdona”. Una vez más el término medio no ha estado presente y el director danés presenta el que posiblemente sea el mayor fiasco de esta edición, “The neon demon”. Una película sobre el mundo de la ambición, la fama, la rivalidad, el exceso y la apariencia en las pasarelas de moda. Todo en una joven (Jessie) de 16 años a la que pronto se le abre un camino prometedor en este mundo aunque sea a base de perder su inocencia y tener que ir pisando cabezas mientras sus compañeras/rivales buscan su tropiezo desesperadamente. Un personaje el de Elle Fanning que va perdiendo la dignidad en favor del ego y de los estímulos recibidos por parte del vampírico sector de la moda que le hace creer (teniendo en cuenta la fascinación que provoca en fotógrafos, diseñadores, empresarios y publicistas) de que son todas las que quieren parecerse a ella más que el hecho de ser modelo en sí siendo una voz y presencia única. Comparada con “Showgirls” y “Cisne negro” estamos ante todo un circo desagradable en el que el director queda supeditado a la imagen, como siempre, pero cada vez más sin sentido quedando un ejercicio de zorrerío esteta y de psicodelia banal digno de un Ryan Murphy empastillado y buscando forzar todos los límites que le permita el público o el Festival de Cannes hasta que le siga dejando venir. La impresión que da es que NWR (su ego ya se demuestra en los títulos de crédito) es que ha querido burlarse de todos nosotros, especialmente de sus detractores forzando la máquina y llegando a momentos realmente aborrecibles de ver con puntos necrofílicos, sangre, vísceras, babas y escasa definición de personajes, especialmente la protagonista y el papel secundario y ridículo de Keanu Reeves (¿y esa pantera en la habitación?). Las que salen mejor paradas Jena Malone (un personaje que por su turbiedad enfermiza podría tener un spin-off y es lo que acaba sosteniendo la cinta) y Christina Hendricks en su única escena. Un daño colateral para la credibilidad de una sección oficial este año cuestionada por el descaro de haber querido contar con los nombres ya habituales aunque sus trabajos (el caso de Winding Refn se lleva esa particular Palma pero en el mismo saco estarían los Dardenne y Assayas) no se merezcan pasar el corte. El director se ha justificado con que es una cinta de terror adolescente para adolescentes pero el rédito de Winding Refn queda agotado con esta cinta y aunque no vamos a debatir sobre si la película es “machista” u “onanista” (eso se ha gritado en el primer pase) desde luego la broma ya se ha terminado y habrá que ver por donde avanza en el futuro.

Cannes2016Theneondemon

Cannes2016Theneondemon

“The happiest day in the life of Olli Mäki” de Juho Kuosmanen ha sido una de las sorpresas de la jornada y de Una cierta mirada. Una cinta ambientada en la Finlandia de los primeros años 50 que quiere basar su aperturismo y progreso frente al mundo construyendo a un improvisado héroe local que se haga campeón internacional de boxeo y lleve el nombre del país allá donde vaya. Una película elegante, tierna, con sentido del humor y con un pulcro blanco y negro que la hace muy digerible y atractiva sobre todo a la hora de definir a un personaje más preocupado por su mujer y el día a día del hombre corriente que por esa estela de fama en la que le quieren introducir.

Cannes2016ThehappiesdayOlliMaki

En Quincena de Realizadores se ha visto “Risk” de Laura Poitras, documentalista que tras ganar el Oscar con “Citizenfour”, centrado en la figura de Edward Snowden, cierra su particular díptico sobre los paladines tecnológicos de la libertad de información con Julian Assange. Un documental nuevamente medido y muy ilustrativo que lo deja todo en la figura del propio Assange, desde la condena moral y política que cae sobre él, su asilo en la embajada o la planificada sucesión de WikiLeaks. El compromiso y denuncia que presenta la película (pero en un tono nada maniqueo ni denso gracias a la personalidad de un Assange que cae simpático a la cámara con un momento delirante con Lady Gaga) se ha extendido a la sala ya que con la asistencia de la directora y de Sarah Harrison y Jacob Appelbaum, colaboradores directos de Assange, se ha reclamado su liberación. Eso sí, aunque se acerca más a la persona que al personaje queda por debajo del más interesante “We steal secrets: The story of WikiLeaks” de Alex Gibney.

Cannes2016Risk

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario