Cannes 2018: Spike Lee resurge de sus cenizas infiltrado en el Ku Kux Klan y la sensibilidad oriental de Hirokazu Kore-eda y Ryusuke Hamaguchi

Cannes 2018: Spike Lee resurge de sus cenizas infiltrado en el Ku Kux Klan y la sensibilidad oriental de Hirokazu Kore-eda y Ryusuke Hamaguchi

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Abrimos la crónica de la 7ª jornada del Festival de Cannes tal como la hemos acabado que no es de otra manera que con el gozoso divertimento en forma de pepinazo fílmico que ha rodado Spike Lee con “Blackkklansman” y que es su tercera participación en la sección oficial tras muchos años de ausencia ya que sus anteriores presencias fueron “Haz lo que debas” en 1989 y “Fiebre salvaje” en 1991. También ha habido hueco para otras dos películas a competición como han sido las apuestas orientales de Hirokazu Kore-eda y Ryusuke Hamaguchi y dos películas con las que remonta la sección Una cierta mirada como han sido “Die stropers (The harvesters)” y “Les chatouilles”.

“Blackkklansman” es el renacer de Spike Lee después de años de una carrera marcada por su ostracismo en la industria (donde otros directores negros le han ido tomando la delantera a nivel de notoriedad y premios) y por cruces de declaraciones con gente como Clint Eastwood y Quentin Tarantino. Con su nuevo trabajo, que cuenta además con la producción del hombre de moda Jordan Peele, puede conseguir uno de los mayores éxitos populares de su filmografía en la adaptación del libro escrito por Ron Stallworth contando su investigación como agente de policía negro de Colorado que desafió al Ku Klux Klan a lo “Cyrano de Bergerac” ya que mientras el que estaba infiltrado era un compañero blanco él dirigía la operación a través del teléfono (impagables escenas repitiendo con sorna la frase supremacista “Make America great again”) estando en contacto directo con miembros destacados de la organización, siempre presente en la sociedad USA de alguna u otra manera aunque pudiera parecer un movimiento del pasado oscuro y propio de finales del XIX y primeros del siglo XX. La cinta lo tiene todo. Policiaco, buddy movie, thriller y denuncia social con Spike Lee rodando vigorosamente y en su salsa funcionando todo a un ritmo trepidante y sin miramientos en la trama de un agente infiltrado en el Ku Kux Klan en lo que termina siendo un golpe desde dentro de una manera entretenidísima con aire “blaxpoitation” que se plasma en todas las escenas musicales (atención a ese club en el que se lleva a cabo la celebración racial como si fuera una misa de domingo en Harlem) y de acción (la secuencia final) que tiene la película. A ello contribuye un montaje frenético y vistoso con Lee en pleno estado de forma y un sorprendente John David Washington como protagonista de un reparto en el que encontramos también a Adam Driver, Topher Grace, Paul Walter Hauser (ya revelación en “Yo, Tonya”) y toda una leyenda de la cultura afroamericana del siglo XX como Harry Belafonte que, a sus 92 años y en una escena patriarcal y muy simbólica sobre lo que ha sido la lucha de la raza negra a lo largo de las décadas, vuelve al cine 12 años después de su última película, “Bobby”. También a destacar el monólogo inicial de un siempre divertido Alec Baldwin que nos mete en la harina de lo que es el espíritu de la película. A su favor también la mala leche de algunos de sus diálogos que funcionan muy bien impregnando a la cinta de un aire fresco y desenfadado siendo lo peor un epílogo demasiado subrayado sobre los hechos del pasado verano en Charlottesville buscando la analogía de una manera muy forzada y oportunista con las declaraciones de Trump y poniendo imágenes de Heather Heyer, la fallecida en esos hechos. Seguramente no se lleve la Palma de Oro pero no sería nada descabellado un premio a la mejor dirección.

En “Shoplifters” Hirokazu Kore-eda hace lo que mejor se le da y su fórmula, tan habitual como reconocible, nunca chirría ni parece innecesaria siendo posiblemente el director que mejor defiende los valores de nobleza, honestidad y solidaridad en el mundo contemporáneo (aunque algo idealizado) cogiendo el testigo de nombres como por ejemplo Frank Capra, volviendo a su senda tras la dividida recepción del thriller “El tercer asesinato”. En su quinta participación en la sección oficial de Cannes (también estuvo dos veces en Una cierta mirada) este hijo pródigo del certamen (algo compartido con el de San Sebastián) ofrece una tierna y muy bonita historia sentimental con un puntito de reverso dramático sobre una familia que comete pequeños delitos y que acoge a una niña. Una vez más el gran acierto de Kore-eda es como habla de lazos familiares, tanto de sangre como los que surgen por las circunstancias de la vida, así como su firme convicción en que un mundo con mayor bondad y solidaridad humana es posible. Y es que, a pesar de un tono algo lánguido y demasiado amable y cotidiano durante todo el metraje, el giro final da una vuelta de calcetín a la historia desmontando los esquemas del espectador en un desenlace impactante pero también demasiado telenovelero. Da lo que se espera del oriental cumpliendo pero sin ser top en su filmografía y quizás Kore-eda nunca termina de rematar en los grandes festivales por el hecho de que su cine es demasiado bonito para ser verdad (aunque nos gustaría y nos repara que sea así) y también difícil de premiar teniendo en cuenta que la carga dramática o la filosofía críptica suelen jugar con ventaja en este tipo de certámenes. El cine de sentimientos y la comedia parecen ser meros invitados de piedra y ya su sola presencia es significativo.

“Netemo sametemo (Asako I & II)” se ha convertido en la primera participación en el Festival de Cannes de otro nombre oriental al alza como es el caso de Ryusuke Hamaguchi del que destaca en su filmografía “Happy hour” que en 2015 ganó 2 premios en el Festival de Locarno. Ahora apuesta por una historia de enredo romántico con sensibilidad y con la moraleja de los trenes que la vida pone en nuestro camino y que no hay que dejar pasar por vivir anclados en un recuerdo del pasado. Es lo que le ocurre a Asako, una joven de 21 años algo tímida (por no decir pánfila) que se enamora de un chico que desaparece de repente. Dos años después, y trasladada de Osaka a Tokio, conoce a otro chico, amable, atractivo y detallista, que le recuerda a él y del que se enamora pero, a pesar de que todo se promete idílico, un paso en falso por eso peso del pasado puede truncarlo todo por el hecho de no tener las cosas claras en materia de sentimientos pudiendo al final perderlo todo cuando la confianza en una relación desaparece. Una tierna historia naif y bonita que, siendo un buen trabajo, quizás le viene algo grande la sección oficial aunque no molesta su presencia por el rato agradable pero algo intrascendente que transmite que es como si un anime hubiera cobrado vida en sus personajes.

En Una cierta mirada se ha podido ver “Die stropers (The harvesters)” de Etienne Kallos que se desarrolla en un frente agrícola dominado por la minoría blanca de Sudáfrica, los afrikáners. Allí se centra en una familia perfectamente alineada con el lugar, rural y hermético, en el que el fervor religioso de la madre le lleva a acoger a un adolescente. El hijo mayor, Janno, acomplejado y tímido perteneciente a un mundo del que no se siente partícipe (marcado por la masculinidad doliente y agresiva) entra con el recién llegado en una espiral de celos, perversión, inseguridades y el poder de la tierra como bastión y territorio por el que pelear. Una cinta que quizás suene ya vista, marcada por el punto homoerótico que vive el protagonista enamorado en secreto de su mejor amigo monitor boy scout y con lo que le chantajeara su “nuevo hermano”, pero que destaca por un tono sobrio de gran caldeo interior en permanente estado de ebullición latente, bien resuelto en su puesta en escena y por el buen trabajo de los jóvenes actores, representando a esos frágiles seres que lo que ansían es en conseguir la aprobación de los demás.

“Les chatouilles” de Andréa Bescond y Eric Métayer se ha convertido por derecho propio en una de las sorpresas de la edición para el que escribe y oculta en la sección Una cierta mirada no merece pasar desapercibido su original y valiente mensaje a la hora de tratar un tema tan espinoso como el de la pedofilia y añadiéndole una patina de humor que le aleja del dramatismo forzado y más evidente en este tipo de casos. Un trabajo muy pertinente en la era del #MeToo y que denuncia en sus títulos de crédito los 700 casos de abusos infantiles en Francia pero con un mensaje de que hay que alzar la voz contra los infractores y con una esperanza y clarividencia apabullante. Es una terapia liberadora para una treintañera que sufrió abusos en la infancia pero contada con humor, luminosidad, confianza y algo de surrealismo, rompiendo con su psicóloga la cuarta pared reconstruyendo la infancia y sanando las heridas del pasado de una manera dura pero también con su punto de fábula e ingenio cáustico muy recomendable. Seguramente sea complicado distribuir o clasificar una película como “Les chatouilles” fuera de Francia pero debería ser visionado obligatorio en escuelas, terapias psicológicas y, si no al menos, estrenarse en todos los países posible por su originalidad de planteamiento convirtiendo de manera accesible y didáctica como responder frente al drama. Deconstrucción psicológica desde la optimismo y el renacer de la protagonista a la que encarna Andréa Bescond en el papel de Odette, con claras referencias a el ballet “El lago de los cisnes” que sirve también de analogía liberadora para la historia de los abusos recibidos por un amigo de la familia cuando ella tiene 10 años. Gran reparto sostenido en los personajes de Pierre Deladoschamps (el actor del año en este Cannes presente en la película de Christophe Honoré), Karin Viard y Clovis Cornillac (los padres de la protagonista) o Ariane Ascaride (como una divertida profesora de baile).

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Alba - 15.05.2018 a las 08:05

Sigo atentamente tus crónicas de todos los Festivales día a día. Me encantan tus análisis y me hacen estar casi en las proyecciones. Gracias y enhorabuena por tu trabajo.

Nacho Gonzalo - 15.05.2018 a las 18:56

Muchas gracias Alba. Se agradecen mucho tus palabras. Un saludo.

carmen jiménez lirola - 16.05.2018 a las 09:38

Muy interesantes tus crónicas. Y como algunas de estas películas vendrán a mi ciudad en un Certamen especializado, te rogaría que, si puedes, me adviertas de las que contienen escenas de maltrato animal, dados mi sensibilidad y compromiso con esta causa. Gracias.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario