Cine en serie: Carrera universitaria televisiva

Cine en serie: Carrera universitaria televisiva

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Yo, David Volcano, confieso que he pasado mucho más tiempo viendo series que juntando todas las horas de universidad (las de aula y las de bar). Por ello muchas veces he considerado que esta “carrera” que me he sacado a distancia (tres metros del sofá al televisor) me sirve para todo y para nada. Siempre he creído que podría practicar una traqueotomia para salvar a un transeúnte de morir ahogado tras 15 temporadas de “Urgencias”, escapar de la cárcel contando los pasos de los guardias hasta llegar a mi celda cual Scofield en “Prison break”, o negociar la paz con un alienígena invasor con el temple del Capitán Picard en “Star Trek: La nueva generación”.

Creo, además, que todos alguna vez nos hemos marcado el folio diciendo “Estos abetos son Douglas” (“Twin Peaks”) o “Me encanta que los planes salgan bien” (“El equipo A”). A donde quiero llegar. Supongo que ya te habrás enterado de la noticia de un medico alemán que, tras acordarse de un episodio de “House” (“Family practice”, séptima temporada), diagnostica correctamente a un paciente después de años sin saber su verdadera dolencia. Esta noticia demuestra además el rigor que tuvieron los productores de la serie al mostrarnos los casos, y es que la realidad a veces es más entretenida que la ficción.
El conocimiento que adquirimos después de horas de ver la tele tendría que poder ser convalidado con créditos universitarios (ministro Wert mediante, claro está). Algo así como “Cine en serie y su didáctica II” o “Teoría del conocimiento serie-americano”.

No nos extraña pues que el año pasado un chaval salvara la vida gracias a los programas “survival” de Discovery Channel, que un niño de ocho años rescate a otro tras ver un “vigilante de la playa” en forma de langosta en “Bob Esponja”, que una mujer detecte su intoxicación gracias a las horas invertidas en un culebrón británico (“Hollyoaks”), o que tristemente un perturbado haga de “Dexter”.

Y es que la influencia que tiene sobre nosotros la pequeña pantalla es innegable. Seguro que has oído hablar del estilo traje y corbata años 60 influenciado por “Mad Men”, o el intento de crear una nueva tendencia “vintage” con los bolsos de compañías aéreas que proponía “Pan Am”, así como el innegable efecto “Carrie” (“Sexo en Nueva York”) en las vidas de millones de mujeres por todo el globo.

Por todo ello, tengo una batería de propuestas para que convirtamos a nuestro vecinos en mejores personas por la siempre edificante y honrosa publicidad subliminal:

– Una serie en la que los protagonistas se pasen todo el día poniendo los intermitentes antes de maniobrar.

– Un culebrón basado en un “call center” en el que te atienden rápido y solucionan tu problema.

– Un serial sobre políticos que dimiten al equivocarse.

– Una serie de dibujos animados que te enseña como publicar algo más que gatitos en Facebook.

– Una miniserie sobre como meter canciones en un iPhone.

Con todo esto seguro que nos convertíamos en mejores personas, y ¿acaso no es ese el fin que todos ansiamos alcanzar?

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Profesor Falken - 11.02.2014 a las 18:56

Ay, los intermitentes, esos grandes olvidados

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario