Cine en serie: “El infiltrado”, intriga adictiva de espionaje con clase y lujo

Cine en serie: “El infiltrado”, intriga adictiva de espionaje con clase y lujo

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

El universo de John Le Carré es vasto en adaptaciones y estos días se puede recuperar en Amazon “El infiltrado”, una intriga que se estrenó en la BBC y en AMC en Marzo de 2016 en formato de serie limitada de seis capítulos y que terminó explotando en los Globos de Oro 2017 con premios para Tom Hiddleston, Hugh Laurie y Olivia Colman. La que fue en su momento la cuarta adaptación televisiva de Le Carré tras “Calderero, sastre, soldado, espía” (1979), “Los hombres de Smiley” (1982) y “Un espía perfecto” (1987) bien vale la pena por su adicción, clase y ritmo.

“El infiltrado”, o “The night manager”, es una trama de espionaje y crimen organizado centrada en Jonathan Pine, un soldado británico que pasa a formar parte del servicio de inteligencia del país para infiltrarse en una trama de tráfico de armas, teniendo que convertirse en criminal para ir acercándose al mafioso que orquesta toda esta red. Ese no es otro que Richard Roper, el típico benefactor que ante los medios se presenta como un empresario generoso y solidario que lleva alimentos a los lugares más desfavorecidos pero que, en verdad, negocia con empresarios y gobiernos de aquí y allí negociando con el llamado arte de la guerra a través del negocio de las armas. Y es que uno de los atractivos de la serie es precisamente ese continuo viaje que nos lleva a lugares como Suiza, El Cairo, Londres, Madrid y Estambul entre los que se desarrolla toda la trama.

Tom Hiddleston se nos presenta en la serie como un rutinario gerente nocturno del Hotel Nefertiti, Jonathan Pine, que vive una existencia tranquila en la tumultuosa El Cairo, dejando atrás los años de sufrimiento como ex soldado en la Guerra de Irak. Allí conoce a una atractiva mujer, supeditada a un rico empresario de la zona con el que mantiene una relación, que le introduce en una espiral que cimentará su motivación cuando una agente del MI6 le reclute para ir detrás de los oscuros negocios y redes tejidas por Richard Roper, adoptando el nombre de Andrew Birch para intentar convertirse en el hombre de confianza de éste tras coincidir por primera vez de manera fortuita en un hotel de Suiza cuatro años después de los hechos que narra el comienzo de la serie.

Es verdad que las obras de John Le Carré pueden pecar en ocasiones de ser algo densas pero “El infiltrado” es un vigoroso entretenimiento con tensión desde el primer minuto y al que no sólo le favorece un ritmo siempre en alto sino también esos continuos cambios de escenario con intereses paralelos que termina desembocando en el capítulo final y que conectan al MI6, a la CIA, al séquito que sigue a Roper allá donde va y a El Cairo, el lugar en el que empezó todo.

El exotismo, desde los paisajes nevados de Suiza a la relajante y luminosa villa de Mallorca, hace mucho en una serie con la que Tom Hiddleston opositó en su momento para James Bond, ahora da la impresión de que su tiempo para eso ya ha pasado, y en la que se respira también la apolillada burocracia en la que el personaje de Olivia Colman tiene que tirar de sus propios medios y motivaciones para diseñar la estrategia a espaldas de sus jefes en un cuchitril sin calefacción en Londres.

Un ingenioso y atractivo relato en el que destaca el glamour del que se siente poderoso y ese enfrentamiento entre los personajes de Pine y Roper cimentando su colchón de confianza entre intereses oscuro y falsas sonrisas de satisfacción y agradecimiento, más cuando varios lugartenientes de Roper recelan de la repentina llegada de ese nuevo miembro que con su don de gentes intenta hacerse con todos ellos, incluso con el hijo de un Roper al que no duda incluso en sacar información después de haberle salvado de un intento de secuestro siendo ese el nexo del que parte para ir poco a poco ganándose la confianza de su padre.

Una ambientación exquisita y una historia adictiva crea el escenario perfecto para atrapar al espectador durante su visionado además de un plantel de actores que cumple perfectamente con sus papeles. Además del duelo entre Hiddleston y Laurie, uno clase y atractivo y el otro carisma y presencia, hay que destacar la naturalidad con la que Olivia Colman aborda todo lo que se le presenta, en este caso siendo la agente Angela Burr que introduce al protagonista en este juego y que la actriz hizo embarazada de su tercer hijo (como es evidente durante la serie) en un personaje creado para ella ya que en la novela es un hombre.

Hay que mencionar al mefistofélico “Corki” que interpreta Tom Hollander, ganador del Bafta 2017 por este trabajo, que se mueve entre las sombras y que sospecha desde el minuto uno de la personalidad de ese infiltrado, más cuando ve que desde su  llegada va perdiendo su poder de influencia con Roper. Además también encontramos a Elizabeth Debicki, Tobias Menzies, David Harewood, Adeel Akhtar y Noah Jupe. A destacar la participación española encabezada por Antonio de la Torre como el abogado español Juan Apostol, uno de los aliados de Roper.

“El infiltrado” parte de la novela de John Le Carré publicada en 1993 y que dos décadas después decidieron impulsar sus hijos llegando a un acuerdo con la BBC para su realización y confiando en David Farr (“Spooks”) para su desarrollo. Eso sí, hubo cambios posteriores y la entrada de AMC en la producción potenció un mayor presupuesto, difusión internacional y, sobre todo, la posibilidad de que la serie luzca bien y pueda permitirse todos esos cambios de escenario trasladando la acción de la novela desarrollada en Colombia al conflicto de Oriente Medio y a esas personas que precisamente encuentran en las guerras su mayor negocio encontrando grandes réditos aunque tengan que aprender a jugar con fuego.

Una trama que se concibe como una partida de ajedrez en el que es muy importante el juego de alianzas que se va estableciendo a la hora de derrocar y desenmascarar a un Roper que detrás de su aire despreocupado de triunfador tamizado de socarronería británica encierra una personalidad tiránica y una enorme sed de dinero y poder a cualquier precio. Algo que es evidente, por ejemplo, en esa demostración pirotécnica y armamentística para presentar a unos potenciales compradores poderosos las bondades y volumen de las armas que manejan y que les intentan vender en una cuantiosa operación.

La dirección de Susanne Bier de los seis episodios es el remache de calidad perfecto para una serie disfrutable y con la suficiente intriga para tenerte pegado a la pantalla. El trabajo de la directora danesa fue merecedor del Emmy 2017 en la categoría de serie limitada o telefilm. Tras su paso por Movistar+ y TVE esta serie puede encontrarse disponible actualmente en Amazon.

Vídeo

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario