Cine en serie: "Glee", el principio del fin

Cine en serie: "Glee", el principio del fin

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

A todos nos gusta de vez en cuando ponernos la pajarita, gafas y pasear con un paraguas a modo de bastón (todo ello metafóricamente hablando) y ejercer nuestro derecho a ser "críticos" y opinar (negativamente) sobre todo aquello que huela a "mainstream" y comercial. Pero una vez quitado el disfraz, también nos gusta pasar el rato sin tener que compararlo todo con "Twin Peaks" o "The Wire".

"Glee" es la mejor serie musical que ha existido (con permiso de "Fama" y "Jem"). ¿Gratuito o exagerado? ¿O quizás real aunque duela? Es cierto, algunos dirán que no existe una gran competición en su categoría a parte de las otras dos mencionadas, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos tiempos "Nashville" no pasa de ser un culebrón y "Galavant" una miniserie. Pero eso no le quita mérito.

Y es que detrás de ese envoltorio rosa-sexualmente tendencioso y apolíneo que parece destinado a un "grupúsculo" de la sociedad muy minoritario hay una media de 9 millones de espectadores en sus cuatro primeras temporadas (cierto que a partir de ahí la cosa decae). Nada mal para esta serie que se enfrenta a una última temporada muy reducida en episodios (13 en total) pero que se agradece que tenga un cierre y no una simple cancelación.

La verdad es que la línea narrativa de la serie había perdido con el tiempo como siempre pasa con las series de instituto. Llega un momento que los protagonistas tienen una edad y deben marcharse y su relevo no cuajó como se esperaba, de ahí la bajada en los shares. Si a esto añadimos la trágica muerte de uno de sus protagonistas, poco se puede hacer para levantar el producto.

naya-rivera-brittany-heather-morris-glee-2015-billboard-650

Lo que es innegable es que "Glee" nos deja el nacer de una estrella (Lea Michele, si su elección de papeles no se lo impide) y el establecimiento de un nuevo estándar en series de este tipo que con el tiempo siempre serán comparadas para lo bueno y lo malo con "Glee". 6 premios Emmy, 4 Globos de oro y 3 nominaciones a los Grammy destacan el buen camino que llevaba la serie en sus primeros años.

Ya hablando de lo que nos espera en esta sexta y última temporada, Rachel centrará aún más las tramas. Se agradece el toque de originalidad que le han conseguido dar al guión, dejando de lado a la nueva generación de cantantes y recuperando a los clásicos como directores de coro junto a Mr. Shue. Y es que se resintió mucho con los nuevos personajes y eran necesarios innumerables cameos del casting original para intentar que el público siguiese viéndola.

Está claro que Sue Silvester vuelve a ser el enemigo a batir pero resulta ya agotador por enésima vez. Sólo la propia soltura de Jane Lynch y un guión tan rápido como mordaz consiguen dar el contrapunto a los sueños del instituto McKinley High.

Se agradece eso si la cadencia hacia la defensa de la libertad sexual, la lucha contra el racismo y la violencia en las aulas y sobretodo la denuncia del bullying, todos ellos estandartes de la serie y probablemente una de las fórmulas del éxito de la misma. Lo dicho, 13 episodios para finalizar esta gran serie que ha ido de más a menos y que no debería haberse alargado más en el tiempo que la propia graduación de unos chavales que allá por 2009 se bañaban día sí día también en batido de fresa.

10407576_797211143692342_4345294375377979978_n

No sé si la has visto alguna vez o si este tipo de series no es para ti pero merece la pena al menos descubrir la dinámica que llevaba en las dos primeras temporadas, la crítica social y velocidad de sus diálogos en los episodios y la originalidad que conseguía actualizando premisas de escuelas de música un tanto anacrónicas los últimos años. A parte de todo esto, cameos de Gwyneth Paltrow, Olivia Newton John, Lindsay Lohan, Britney Spears, Jeff Goldblum, Gloria Estefan o Ricky Martin consiguen darle un punto de gracia.

Por supuesto no me voy a olvidar de la música. La elección de temas ha seguido una línea similar a la calidad de las temporadas. Apostando en gran parte por los clásicos en las primeras temporadas consiguieron enganchar al público, si bien es cierto que siempre han intentado compaginarlo con temas de actualidad. Los especiales no estuvieron mal (sobretodo el de Michael Jackson) y es cierto que intentaron tocar la mayor parte de estilos musicales pero la cosa empezó a caer principalmente cuando los episodios se centraban en temas de radiofórmulas e incluso cuando se intentaron introducir temas originales. Ese no era el cometido de "Glee" y el público lo vio claramente. El hecho de que consiguiese aunar tres generaciones musicales diferentes en pantalla conseguía que fueran pocos los momentos en los que no conocieses o no te gustasen los temas de un episodio y, por supuesto, la calidad de las voces que reunía su casting era innegable.

Más allá del Don't stop believin´ que seguro vuelve a sonar antes del "series finale", es interesante revisitar las excelentes versiones que se hicieron en la serie y disfrutar del final de uno de los pilares de la televisión moderna.

Vídeo

David Volcano

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario