Cine en serie: Las mejores series de la temporada (II)

Cine en serie: Las mejores series de la temporada (II)

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Tras repasar la primera parte de este listado de mejores series de la temporada 2013/2014, y todavía en plena resaca de los Emmy, es el momento de dar a conocer nuestro top ten. ¿Habrá sorpresa? ¿Será un estreno o alguna serie ya veterana? No tienes más que descubrirlo a continuación.

10º “The americans”

El año pasado la proclamábamos como el mejor estreno de la temporada, y hemos de decir que ha pasado su segundo año con nota, consolidándose como una de las mejores series actuales, pese a que siga siendo ignorada por los Emmy. Esta segunda temporada nos golpeaba en su primer capítulo con un caso que afectaba directamente a sus protagonistas, y esto que influyó en el resto de capítulos de la temporada, e influirá en el futuro, permitió indagar más aún en la personalidad de los personajes y en las relaciones familiares. Seguimos destacando una perfectas interpretaciones, incluidas la de los niños, algo muy difícil de ver actualmente. (Petro)

9º “Veep”

La carrera por la presidencia que centra la tercera temporada de la serie de Julia Louis-Dreyfus es el punto de partida de esta ácida comedia en la que nos da miedo imaginar el parecido con la vida política americana. Rodeada de todo un grupo de despropósitos laborales como el magnífico Tony Hale (ganador del Emmy 2013 por esta serie al igual que Julia), es increíble que no les hayan echado ya de Washington. Si bien esta tercera es un poco más floja que las dos anteriores (quizá excesivo el protagonismo de Jonah), sigue siendo una de las comedias preferidas por el público y para los académicos, aunque nunca se sepa si el amor a todo lo que hace Julia Louis-Dreyfus supera a la estima que puedan tener de la serie. (David Volcano)

8º “Sherlock”

Ya teníamos ganas de volver a ver a Sherlock tras el potente cliffhanger de la segunda temporada con claras referencias al momento real en el que Arthur Conan Doyle intentó asesinar a un personaje que amenazaba con engullirle a él y a toda su obra. Los lectores pidieron su resurrección y los televidentes también más y más temporadas de “Sherlock”, un pequeño placer intenso que (desgraciadamente) se dilata en el tiempo con plazos de dos años mínimo entre temporada y temporada. Lo soportaremos como podamos siempre que nos garanticen dosis del personaje cada cierto tiempo. Esta tercera temporada ha sido muy criticada, señalando algunos que ha habido un bajón respecto las dos anteriores, pero los Emmy y servidor no estamos de acuerdo. Con 7 Emmys ya en el bolsillo (aunque centrados en el que es el mejor capítulo de la temporada que no es otro que el tercero), “Sherlock” ha confirmado que ya es iconografría popular más allá del Reino Unido y a ello contribuyen un tándem formado por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman que sacan petróleo de unos personajes que ya se conocen al dedillo, lo que les permite incrementar una química entre ellos cercana al “bromance” y que genera algunos de los guiños de la película. Un primer capítulo algo deslavazo para encajar las piezas de su final, un segundo que es todo un regalo para los fans dando la vuelta a los tópicos sobre las bodas y con uno de los mejores speeches en forma de oda a la amistad, y un tercer episodio sencillamente magistral, conforman una (nuevamente) sobresaliente temporada. Además, la entrada de Amanda Abbington (pareja del propio Martin Freeman) como nuevo pivote en la relación entre Sherlock y Watson no ha podido ser más acertada, así como el exquisito villano que teje Lars Mikkelsen para terminar la tanda de episodios en todo lo alto, y el cada vez más recurrente Mycroft al que da vida Mark Gatiss, cocreador de la serie. Si además se permite jugar con ella misma (los padres de Sherlock son los auténticos padres de Cumberbatch) y con referencias a la cultura popular británica como “Los miserables”, no se puede decir más que “Sherlock” sigue siendo una gozada dejando para el futuro un desconcertante y estimulante regreso en forma de personaje. (Nacho Gonzalo)

7º “Mad Men”

Si algo nos ha enseñado “Mad Men” este año es que “the best things of life are free”. Gracias a un Bert Cooper que terminaba la primera parte de su séptima temporada (el resto de capítulos llegarán en 2015) de la mejor manera sorprendiendo con un número musical lleno de encanto en el que Robert Morse (y esa mirada con muchos matices que le profesa Jon Hamm) demuestra que el tesoro de la serie son sus actores y esa habilidad que han tenido para mimetizarse con sus personajes, por mucho que los Emmy no lo valoren. Sólo así se explica que sea muy difícil imaginarnos en otro papel a buena parte de los protagonistas de una serie que, tras un primer capítulo de temporada algo dubitativo, fue hasta arriba confirmando que la evolución de Peggy es el auténtico leitmotiv de la serie y que cuando aparecen January Jones y Kiernan Shipka (la pequeña Sally hace tiempo que dejó de ser una niña inocente o seguramente nunca lo fue) la serie llega a algunos de sus mejores momentos y sentencias en forma de frases. Pero, evidentemente, la luminosidad sólo estuvo al final ya que seguimos asistiendo al devenir de un Don que parece que por fin va a desengañarse del capitalismo que llevó por bandera alejado de su etiqueta de triunfador, mientras Roger Sterling es una reliquia del pasado y las nuevas generaciones lideradas por Peter Campbell llegan con más frustraciones que la anterior. Sólo se ha echado en falta más al personaje de Joan (a pesar de que su momento con Bob Benson es de lo mejor del año) y ver si realmente (parece que podría ser posible) en los siete capítulos que quedan Don Draper encuentra (de alguna manera) cierta redención. El gran éxito del personaje en esta serie sobre la insatisfacción y el retrato de una época es que el espectador todavía no sabe muy bien si quiere verlo consiguiéndola. (Nacho Gonzalo)

6º “Hannibal”

En muchos aspectos una obra de arte, esta serie parece eternamente condenada a debatirse entre ganar el gran premio de la crítica y el público o acabar cancelada. Evitaré caer en la trampa del spoiler, pero valga decir que el final de esta última temporada ha dejado un panorama desolador por una parte, y lleno de posibilidades por el otro, un manotazo al tablero en toda regla. Esta es una de esas series que hay que ver detenidamente, apreciando cada detalle con la certeza de que no hay ni un solo plano escogido al azar ni un diálogo que no se pueda leer entre líneas. Y si puede ser, con una copa de Chianti en la mano por eso del maridaje. (Profesor Falken)

5º “Juego de tronos”

La serie de moda actualmente y ganado a pulso. Con una factura técnica impecable y un guión que no deja títere con cabeza (explicitamente), la complicidad entre escritor y serie resulta curiosa y atípica y engorda aún más el misterio que envuelve esta epopeya draconiana. Pero no sólo vive de efectos especiales, unos actores muy involucrados y toda una trama bélica y política en la que los intereses creados y el honor se debaten a partes iguales, mantienen en lo más alto una serie en la que curiosamente la familia se convierte en motivo de lo mejor y lo peor de cada casa. En esta cuarta temporada seguiremos viendo morir a alguno de los personajes principales (otra “Red wedding”), la evolución de los Lannister y el peso de Tyrion en la serie, la aparición de “los niños”, el avance de Mance y la defensa del muro y lo dificil que es amaestrar dragones. Con el debate candente de si llegará R.R.Martin a tiempo para completar la saga, ya se adivinan finales y se multiplican las quinielas de quién gobernará los siete reinos. (David Volcano)

4º “The good wife”

Ninguneada en ocasiones por la academia y a la sombra de otras grandes producciones para el gran público, esta pequeña joya de las “series de abogados” se ha conseguido reinventar en esta quinta temporada después de un pequeño bajón en la cuarta. Con un gran momento a mitad de temporada totalmente imprevisible para el espectador, que consigue volver a captar el interés, y un final abriendo las puertas que nos harán soñar con Alicia Florrick todo el verano, estamos delante de una de las más consistentes series actualmente en antena. (David Volcano)

3º “Fargo”

La gran sorpresa del año, y es que nadie lo hubiera dicho ya que al momento del estreno de la serie todo eran pegas, que si era un remake de “Fargo”, que como se atrevía a compararse con los Coen, que si salía el soso de Colin Hanks, pero finalmente la serie calló bocas, convirtiéndose para muchos en el mejor estreno del año. Una serie original pese a ser un remake, que está excelentemente escrita por Noah Hawley (del que ya hemos apuntado la matrícula), con unos personajes icónicos, y unas interpretaciones brillantes. Deseando estamos de poder ver que otras historias nos deparará la serie. (Petro)

2º “Breaking bad”

Al comentar los primeros ocho capítulos de la serie decíamos que daban la sensación de una transición, ocho capítulos para comentarnos el ascenso a la cima de Heisenberg antes de que todo estallara. Pues los últimos ocho capítulos han tenido un nivel incontestable, capítulos tensos de principio a fin y que narran la caza de Heisenberg, su caída, el exilio y el regreso en busca de redención ya de nuevo como Walter White, hasta llegar al gran final, quizás no perfecto (pero casi), aunque totalmente coherente a lo que la serie ha contado, un perfecto broche para una serie ya histórica. (Petro)

1º “True detective”

Una película desmembrada en capítulos y reensamblada quirúrgicamente. “True detective” no sólo ha sido un éxito de audiencia. Ha sido algo más. En un panorama infestado de series, con policías, investigadores y asesinos en serie a mansalva, destacar es difícil. Y si lo logra es por su calidad. Interpretaciones magistrales por parte de unos protagonistas excepcionalmente desdibujados, consumidos por sus obsesiones, circunscritos en una atmósfera apneica, rural y húmeda de la Luisiana profunda. Vidas privadas complejas e inestables, trenzadas sobre un tenebroso hilo argumental retorcido; choque de personalidades, duelos interpretativos, admiración mutua e incluso amistad no reconocida. Una puñetera delicia. (El Kurgan)

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Say - 27.08.2014 a las 19:57

Muy buena lista, pero me llama la atención que Justified pase de ser la primera del año pasado a desaparecer totalmente. Es cierto que esta quinta temporada la historia no engancha tanto como la del año anterior, pero el carisma de los personajes y los dialogos más currados de la TV siguen ahí. No sé, no me la esperaba entre las primeras, pero de ahí a que la borreis del mapa, no me parece….Justificado.
Un saludo y gracias.

Petro - 28.08.2014 a las 01:12

Personalmente la cuarta de Justified me encantó, soy un fan declarado de la fauna de Harlan (sólo hay que ver mi avatar en el foro o en twitter), y esta quinta la he disfrutado mucho también, aunque yo creo que ha tenido un bajón. Aún así, yo sí la hubiera puesto dentro de mi top, pero al igual que mis compañeros podrían haber puesto otras y se han quedado fuera. Es el problema de las listas, no suelen ser satisfactorias para nadie, siempre hay alguien que hubiera quitado una o hubiera añadido otra, pero creo que las 20 series que componen el ranking forman una gran muestra de lo mejor de año en televisión.

Muchas gracias por comentar 😉

Jose - 02.09.2014 a las 16:31

Para mí el orden sería :
1. Breaking Bad
2. Fargo
3. True Detective
Casi casi…

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario