Cine en serie: “¡Llama a mi agente!”, lucha de egos

Cine en serie: “¡Llama a mi agente!”, lucha de egos

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 2,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

“- ¿Sabes lo que es realmente un agente?

– El que cobra el diez por ciento de los artistas

– Ese diez por ciento es nuestra maldición. Nos hace parecer unos buitres. Somos más bien…. putti. Los putti son los ángeles del amor de las iglesias italianas”.

Con este diálogo comienza el último capítulo de la primera temporada de “¡Llama a mi agente!”, la serie francesa que se ríe dramáticamente de un mundo que rodea a los actores, y lo hace con la participación de varios de los más conocidos del cine y la televisión gala. Aparecen como estrellas invitadas que se representan a sí mismos. Egos tan potentes como delicados, vanidad y talento mezclados con las vidas privadas de la media docena de personajes que habitan las oficinas de París donde se localiza la segunda mayor agencia de Francia.

Las agencias de actores comenzaron en Hollywood a finales de la década de 1920. Incluso la Agencia William Morris, una institución en Broadway desde la década de 1890, evitó el cine hasta 1928, cuando abrió una oficina en la Costa Oeste porque las películas se habían convertido en un gran negocio a finales de los años 20. Para consolidar su poder y maximizar sus ganancias, las productoras más pequeñas comenzaron a fusionarse, hasta formar ocho grandes Estudios que terminaron produciendo casi el 80%  de las películas estrenadas cada año. Los actores no estaban lo bastante informados para tratar con esas compañías, por lo que la idea de tener un defensor, alguien que pudiera representar sus intereses, de repente se hizo necesaria. La parte más atractiva del nuevo trabajo fue que el agente sólo ganaba dinero cuando el cliente lo hacía. Los tres agentes más importantes en esa época fueron un abogado, un productor y un publicista. Fue una explosión porque, a principios de los años 30, la mayoría de los actores que trabajaban en la industria del entretenimiento ya estaban representados por una de las cuatro agencias, y casi 100 años después todavía sólo cuatro agencias representan a los principales actores en Hollywood.

A lo largo de las cuatro temporadas de “Llama a mi agente” aparecen intérpretes muy conocidos por el público como Cécile de France (“Una casa de locos”), Nathalie Baye (“Atrápame si puedes”) o Juliette Binoche (“El paciente inglés”); y todos son capaces de reírse de sí mismos, lo suficiente al menos para darle a la serie un toque de comedia, entre los dramas del día a día que sufren los verdaderos protagonistas: los agentes, sus propios ayudantes y los que aspiran a serlo.

Al margen del momento excelente que atraviesa la industria francesa de series de contenido político, es una buena comedia, entretenida, sin los excesos de la española “Paquita Salas”, aunque no falten personajes al borde de ataques de nervios, sexualidad variada y secretos familiares.

Vídeo

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario