Coleccionable Stephen King: “Christine” (1983), peligro en el asfalto

Coleccionable Stephen King: “Christine” (1983), peligro en el asfalto

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Si ya Spielberg había hecho temblar a más de uno en la carretera con “El diablo sobre ruedas”, en 1983 llegaba a las pantallas otra historia basada en una novela de Stephen King. Su nombre “Christine” y en ella un coche es el desencadenante de todos los males al poseer una serie de poderes sobrenaturales. El oscuro protagonista de esta novela es un automóvil marca Plymouth de 1958 llamado Christine, un superviviente de un tiempo en que la gasolina era barata y el rock and roll marcaba el ritmo de la época. Arnie Cunningham está dispuesto a conseguirlo a cualquier precio. Y lo consigue. Pero mientras trabaja en la ardua tarea de restaurarlo, el coche da muestras de una terrible vida propia. ¿O es solo imaginación?. Dennis (el mejor amigo del protagonista) sigue creyéndolo así, pero la gente muere en las oscuras calles y avenidas de Libertyville. Y llega un momento en que Dennis ya no puede negar la aterradora verdad: Christine está viva, o al menos potencia una fuerza negativa difícil de parar.

ColeccionableStephenKingChristine02En “Christine”, además de ambientar la historia nuevamente en un pequeño pueblo, una de las características principales de su obra, vuelve a fijarse en la figura del chaval inadaptado e impopular que, en un principio, se agarra a una nueva válvula de escape para incrementar su estatutos sin saber las consecuencias que pueden avecinarse. Y es que el Arnie protagonista nos recuerda perfectamente a ese King juvenil que era mirado con recelo por sus compañeros y profesores ante su pasión por las historias más truculentas. “Christine” es una de las obras más populares de King por todo lo que tiene de triángulo amoroso entre Arnie, la chica que comienza a fijarse en él, y el ColeccionableStephenKingCartelcoche. No apuesta por el terror puro y duro porque lo más destacable es el cambio de personalidad del protagonista influenciado por el coche. Una especie de posesión a cuatro ruedas. Por eso, tanto el ritmo de la película de la obra es más reposado que otras obras de King que te mantienen en permanente tensión. No obstante no deja de tener mérito que con algo aparentemente normal y sencillo a King le de tanto juego.

El principal problema que se encontró John Carpenter al hacer la película fue conseguir que “Christine” diera miedo al espectador, porque ese modelo de coche no parecía ser el adecuado para una película de terror, no era lo suficientemente terrorífico. El Plymouth Fury 1958 se convirtió en pieza de coleccionista porque se fabricaron pocas unidades. En el rodaje se destrozaron entre 13 y 16, lo que enfureció a sus fans. En el libro de Stephen King el coche tenía 4 puertas, pero fue cambiado en la película a un modelo de 2 puertas cuando se observó que no había Plymouth Fury 1958 de 4 puertas. La película también intentó aportar su grano de arena. Se inicia con la construcción del coche en las fábricas de Detroit, escena que en la novela no tiene ninguna referencia. Un homenaje a la época en la que se inicia toda la acción.

Vídeo

Nacho Gonzalo (Coronado)

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario