Comer de cine: El pastel de cerezas de “Twin Peaks”

Comer de cine: El pastel de cerezas de “Twin Peaks”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

No solo de cine vive el cinéfilo. En los últimos años la ficción televisiva ha crecido en cantidad y calidad, aventurándose con propuestas cada vez más arriesgadas y estimulantes, donde tienen cabida todas las temáticas y géneros. En España tienen una acogida irregular, pero EEUU se ha convertido en una factoría donde los productos se crean y se destruyen con una facilidad pasmosa. El público reclama entretenimiento inmediato y no tolera que se le den largas. Hay pocas oportunidades de desarrollar las historias a largo plazo. Pero no sería justo decir que este brote de creatividad es cosa de un par de días. Si echamos la vista atrás podemos encontrar verdaderas adelantadas a su tiempo, como “Twin Peaks”, ganadora de dos Emmys (aunque tenía 14 nominaciones) y 3 Globos de Oro en 1990. Obra maestra para unos, autentica rallada para otros, esta serie no dejaba a nadie indiferente. Lo normal, teniendo en cuenta que surgió de una de las mentes más desconcertantes del cine, David Lynch. De ahí no podía salir nada normal.

Twin Peaks es un pequeño pueblo maderero en la frontera con Canadá, en el que la cotidianidad de las vidas de sus habitantes esconde secretos inquietantes. El agente del FBI Dale Cooper, dotado de una intuición fuera de lo común, es enviado a esta localidad para investigar la muerte de una adolescente. El nombre de la víctima quedaría grabado a fuego en la memoria colectiva de la audiencia, debido a la promoción de la ABC, que se centró en la pregunta: “¿Quién mató a Laura Palmer?”.

Y esta promoción fue el primer clavo en el ataúd de la serie, que cayó bajo el peso de su propia popularidad. La intención inicial de Lynch era que las subtramas tejieran un entramado tan espeso que el asesinato fuera poco a poco pasando a un segundo plano, y que no se resolviera hasta el último capítulo. Pero los espectadores reclamaban la resolución del misterio y la cadena presionó a los guionistas para que dieran la respuesta lo antes posible. Una vez resuelto el caso, el interés del público decayó, hasta que finalmente se decidió suspender la serie, tras 29 capítulos. Un año más tarde se estrenó “Twin Peaks: Fuego camina conmigo”, un largometraje que narra los siete últimos días de vida de Laura Palmer.

Con el paso de los años la serie y su extraña simbología se han vuelto míticas. El cuerpo de Laura envuelto en plástico, el enano bailarín, Lady Leño, la habitación roja… y la tarta de cerezas. La perdición del agente Cooper, que la paladeaba con autentica pasión, se convirtió en uno de símbolos inequívocos de la serie. ¿No te dan ganas de tomarte un pedazo?. Pues ahora puedes hacerlo.

Ingredientes:

Para la masa:

* 200 g de harina de trigo.

* 100 g de mantequilla o margarina.

* 60 ml de agua.

La masa quebrada, o brisee, se vende ya hecha en grandes superficies, congelada y fresca, así que, si quieres, puedes saltarte todo lo anterior.

Para el relleno:

* Medio kilo de cerezas maduras (sin hueso).

* 240 ml de agua.

* 1 cucharada de azúcar vainillado.

* 3 cucharadas de maicena.

Elaboración:

– Mezclar con un tenedor la mantequilla con la harina, echar el agua, y terminar de amasar con la mano.

– Formar una bola con la masa, tapar con papel film y guardar en la nevera durante unas 6-8 horas.

– Precalentar el horno a 220º.

– Calentar al fuego las cerezas durante unos cinco minutos, sin dejar de remover. Reservar el líquido que suelten.

– Mezclar el agua, el azúcar, la maicena y las cerezas, cocer durante 5 minutos más hasta que espese un poco. Añadir el líquido de la primera cocción de las cerezas, cocer un par de minutos más y reservar.

– Separar la masa en dos partes y estirarlas con un rodillo sobre una superficie enharinada hasta que tenga el tamaño necesario para cubrir por completo un molde redondo de unos 20 cm de diámetro.

– Con una parte cubrir la base del molde. Si no tienes un molde típico de “pie”, le dejas unas paredes de unos dos cm de alto. Añadir el relleno de las cerezas y tapar con el resto de la masa. Si lo prefieres, en vez de cubrirla por completo, puedes cortar tiras de aproximadamente un centímetro de ancho y colocarla formando la típica cubierta enrejada que deja ver el relleno.

– Hornear durante 35-40 min.

Puedes acompañarla con un café, “negro, como una noche sin luna”, y sentirte un poco más cerca de este universo tan particular. Eso sí, si empiezas a tener sueños en los que la gente se mueve y habla al revés, mejor que lo dejes estar durante un tiempo.

Tu prima.
Mohoja

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

auster - 06.06.2011 a las 20:10

Qué evocador. Suena a gloria eso del café “negro, como una noche sin luna”. No dejes de cocinarnos 😉

La comida en el cine (I): Escenas que nos hicieron salivarGrasaffinity - 06.05.2013 a las 20:05

[…] Si habéis visto esta serie seguro que recordáis con cariño los momentos en los que el agente Dale Cooper hace apología de la tarta de cerezas que preparan en The Double R Diner.  Existe incluso una receta inspirada en aquel desayuno. […]

Erre - 14.11.2016 a las 20:30

Las cerezas se cuecen en los 240 mililitros o esos son para echar la maizena. ¿O son los 240ml divididos en dos?

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario