Conexión Oscar 2020: “Cats” y los otros descalabros de la temporada

Conexión Oscar 2020: “Cats” y los otros descalabros de la temporada

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Después de una carrera tan anodina como la vivida el pasado año, probablemente una de las más aburrida e insoportables que se recuerdan, la actual sí que está siendo de lo más estimulante por la calidad de títulos e interpretaciones, por las resurrecciones y por supuesto por la presencia de algunos nombres a los que definitivamente dábamos por apartados del radar Oscar aunque finalmente no hayan llegado a la nominación, el publicista de Jennifer López sigue en paradero desconocido por cierto. Las grandes apuestas que barajábamos a inicios de esta temporada no han fallado como “El irlandés”, “Historia de un matrimonio” o “1917” y no hemos vivido grandes descalabros más allá de “Cats” que ha sido el título que ha acaparado más atención mediática durante las últimas semanas del 2019 por encima incluso del nada convincente episodio IX de “Star Wars”. 

“Catástrofe”, “hecatombe”, “una de las peores películas del siglo XXI”, “una experiencia cinematográfica similar al uso del LSD”, cualquier comentario parece que se queda corto al lado de lo que ha sido “Cats” de Tom Hooper. La adaptación del emblemático musical de Andrew Lloyd Webber era uno de esos proyectos que han dado miedo por diversos factores, entre ellos porque no se sabía muy bien cómo hacerlo para que el espectador de cine actual conectara con un espectáculo que triunfó en Broadway a inicios de la década de los 80. Universal encomendó la dirección a Tom Hooper, que ya llevó a la gran pantalla el musical “Los miserables”, y apostó por resolver el problema de la gatunidad mezclando la acción real con las imágenes generadas por ordenador, en lugar de optar por el motion capture como las nuevas versiones de “El libro de la selva” o “El rey león” o por lo más clásico y también más barato que es disfrazar a su reparto de gatos. Esa decisión ha hecho que los principales responsables del Estudio y Tom Hooper se hayan convertido prácticamente en el hazmerreír de Hollywood. 

Universal, Working Title y Amblin tiraron la casa por la ventana. Tom Hooper no sólo tiene un Oscar por la dirección de “El discurso del rey” sino que tres de los intérpretes que han pasado por sus manos se han llevado la estatuilla como Colin Firth (“El discurso del rey”), Anne Hathaway (“Los miserables”) y Alicia Vikander (“La chica danesa”). Para dar vida a los gatos callejeros reclutaron a James Corden, Judi Dench, Idris Elba, Jennifer Hudson, Ian McKellen, Taylor Swift, Rebel Wilson, Ray Winstone y a la bailarina del Covent Garden Francesca Hayward, entre muchos de los nombres se juntan las siglas EGOT (Emmy, Grammy, Oscar y Tony). Contaron con un presupuesto de 90 millones de dólares pero que no fueron suficientes para un proceso de postproducción que se desarrolló a contrarreloj y que duró apenas cuatro meses. En un film que a nivel visual se nutre fundamentalmente del CGI es como pretender construir una catedral en tan solo dos semanas, es decir, una chapuza que puede derivar en una tragedia. 

La reacción del personal cuando se publicó el primer avance no fue nada buena. No era para menos por unas imágenes generadas por ordenador muy mal hechas destacando especialmente el aspecto de su reparto que probablemente provocó pesadillas a más de un espectador. Así que en Universal se pusieron muy nerviosos, mucho. Tom Hooper estuvo editando la película hasta horas antes de su estreno y una vez que llegó a las salas al Estudio le dio tanta vergüenza ante las críticas y los comentarios de los primeros y aguerridos espectadores que cambió la copia y canceló su promoción. Lo de “Cats” se veía venir pero no nos imaginábamos las dimensiones del desastre, el tiempo dirá si tendrá el mismo efecto que tuvo en su día la traslación a la gran pantalla de “A chorus line” que corrió a cargo de Richard Attenborough y cuyo fracaso monumental de crítica y de público hirió de gravedad al cine musical y si aquellas propuestas cinematográficas que se han ido anunciando en los últimos años pasarán al callejón de los olvidos.  

Hemos vivido una temporada muy estimulante en donde la calidad de las propuestas ha estado muy por encima de las campañas e incluso de las polémicas, también nos hemos encontrado con sorpresas como la surcoreana “Parásitos” que se ha convertido en un fenómeno que aún no ha tocado techo. Factores muy positivos que salvo con la honrosa excepción de “Cats” nos han hecho olvidar aquellas películas que se la han pegado siendo las siguientes las más reseñables.

“El jilguero”

Nunca fue considerada una de las principales contendientes de la temporada pero la adaptación cinematográfica de “El jilguero” sí figuraba en el radar. John Crowley, responsable de “Brooklyn”, asumió el reto de llevar a la gran pantalla la afamada novela de Donna Tartt que está considerada una de las mejores obras de este siglo XXI (fue galardonada con el premio Pulitzer) y que narra la historia de un joven cuya vida queda marcada por la muerte de su madre en un atentado cometido en el Museo Metropolitano de Nueva York. El film protagonizado por Ansel Elgort y que cuenta en su reparto con los nombres de Nicole Kidman, Sarah Paulson y Jeffrey Wright fue el gran desastre que se pudo ver en el Festival de Toronto; ni la crítica, ni el público pudieron conectar con una película que juega torpemente con los géneros y la Warner decidió suspender su estreno en muchos mercados entre ellos en España. 

“Seberg”

Kristen Stewart intentó meterse en la carrera al protagonizar el biopic de la actriz Jean Seberg cuya vida estuvo marcada por las numerosas depresiones y su participación activa en el movimiento por los derechos civiles, algo que la puso en el punto de mira del FBI. A pesar de los buenos intentos de Stewart el film dirigido por Benedict Andrews (responsable de “Una”) no convenció en absoluto a los críticos por un guión muy simple que la convertía en un subproducto digno de la peor producción televisiva. 

“Waves”

Mención especial merece “Waves” de Trey Edward Shults. Es injusto calificarlo de descalabro porque no lo ha sido pero sí que se esperaba de este film que fuera el que volviera a permitir la entrada de A24 en la carrera al Oscar. Tras varios intentos la compañía que abandera el nuevo cine independiente consiguió ponerse bajo el radar de la Academia gracias a “La habitación” de Lenny Abrahamson, que se llevó el premio para Brie Larsson, y se encumbró con el triunfo de “Moonlight” de Barry Jenkins sobre la infinitamente más popular “La la land”. Fue fundamental para ello la figura de Lisa Taback (la mejor consultora de campañas de la industria y ex mano derecha de Harvey Weinstein) que en el 2018 firmó un contrato de exclusividad con Netflix.

Desde el abandono de Taback y de todo su equipo de publicistas A24 no ha sabido qué hacer; el año pasado pudo haber promovido más las opciones de Ethan Hawke por “El reverendo” y el actor no llegó a la nominación a pesar de haber sido el más premiado por la crítica y lo mismo puede decirse de Toni Collette por “Hereditary”. “Waves” comenzó bien en el festival de Telluride, de hecho fue uno de los estrenos que más gustaron, y tampoco tuvo una mala aceptación en la cita del Festival de Toronto. Pero este drama protagonizado por dos familias que deben de asumir una dolorosa pérdida no tuvo el impacto esperado en una carrera que ha gozado de muy grandes títulos y su vida en las salas fue muy corta. En otra temporada menos brillante probablemente se hubiera hablado más de ella o al menos su distribuidora lo habría intentado: A24 pasó página.

Mary Carmen Rodríguez 

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario