Conexión Oscar 2020: ¿Ha perdido Martin Scorsese las posibilidades de su segundo Oscar?

Conexión Oscar 2020: ¿Ha perdido Martin Scorsese las posibilidades de su segundo Oscar?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Estamos a muy poco para conocer las candidaturas a los Oscar y a lo largo de las últimas semanas hemos ido viendo que “El irlandés” de Martin Scorsese no ha sido ese monstruo que arrasa que preveíamos hace unos meses, ha empezado dominando en los premios de la crítica pero fue perdiendo terreno a favor de otras propuestas, principalmente “Parásitos”, y la cinta fue la gran derrotada en una edición de los Globos de Oro que prefirió premiar a “1917” de Sam Mendes. ¿Es realmente “El irlandés” una propuesta de consenso o le está perjudicando una campaña apabullante por parte de Netflix?

Martin Scorsese (El irlandés)

Su última aproximación al mundo de la mafia fue “Infiltrados” y gracias al enorme éxito cosechado con este film los académicos saldaron una deuda histórica. Aquel Oscar al mejor director para Martin Scorsese sonaba a galardón honorífico porque incluso el propio cineasta daba por hecho que jamás lo ganaría; no le resultó nada agradable que Kevin Costner le batiese por “Bailando con lobos” cuando él fue candidato por “Uno de los nuestros” y muchísimo menos verse salpicado por una de las campañas más rastreras de la Historia de los Oscar cuando Harvey Weinstein hizo firmar una carta a un anciano Robert Wise en donde se pedía el voto para Scorsese por “Gangs of New York”. Martin Scorsese fue uno de los directores que revolucionaron el cine en la década de los 70 con títulos como “Malas calles” o “Taxi driver” al acercar al espectador a lo que se vivía en las calles y a sus 76 años sigue siendo incombustible.

El estreno de “El irlandés” se ha convertido en uno de los acontecimientos de este 2019. El tan acariciado biopic del sicario de la mafia Frank Sheeran por Martin Scorsese solamente ha sido posible gracias al apoyo de Netflix, ya que la industria lo ha considerado un proyecto muy arriesgado por su elevado coste justificado por el tratamiento digital (aunque nos haga creer que Robert De Niro de joven ya tenía cara de señor mayor) y también porque planeaban las dudas sobre su efectividad comercial ante el gran público de nuestros días, un film de tres horas y media sobre la mafia protagonizado por Robert De Niro, Joe Pesci y Al Pacino sería directamente veneno para la taquilla, a pesar de que en él veamos las razones por las cuales se han convertido en leyendas del mundo de la interpretación. “El irlandés” es una lección cinematográfica, un resumen de toda la obra de Martin Scorsese en donde no solamente nos narra la historia de un hombre que estaba al servicio de la mafia sino que también es una reflexión sobre el sentido de la lealtad y la culpa de alguien que básicamente de alguien que estaba haciendo su trabajo, y además cuenta con un tramo final que directamente desarma y con un reparto que está en estado de gracia y que nos demuestra la grandeza de sus intérpretes principales. Si Netflix invirtió aproximadamente 60 millones de dólares para convencernos de que “Roma” de Alfonso Cuarón era prácticamente la película favorita de todos, cuando sus verdaderos datos de audiencia jamás fueron revelados por la plataforma, con el film “El irlandés” la compañía de Ted Sarandos ha hecho algo muchísimo más contundente, atendiendo a las dimensiones del proyecto y la enorme expectación generada. Eso puede perjudicarle porque ya se está pareciendo a la campaña de Miramax de “Gangs of New York”, aunque sin la maniobra rastrera de hacer firmar una carta a alguien, y probablemente por eso hayamos visto que los apoyos a “El irlandés” hayan ido viéndose eclipsados. 

Sam Mendes (1917)

Con su primer largometraje, “American beauty”, se convirtió en el gran vencedor de los Oscar del 2000. Debutar con un film de semejantes características ha debido de ser una condena para el director británico de 54 años porque, a pesar de que no nos ha dado una mala película, ni siquiera “Spectre” con sus defectos puede acercarse a eso, jamás ha vuelto a rozar la nominación, ni siquiera con “Camino a la perdición” o “Revolutionary Road”, y ejemplos de lo contrario, de directores que vienen de cosechar un gran éxito a los que no les ha costado entrar en el quinteto final con obras más cuestionadas, hay varios.  

“1917” puede ser el film que le permita a Mendes regresar a los Oscar y ha conseguido un espaldarazo importante en la pasada edición de los Globo de Oro que consagró a Sam Mendes frente a un Martin Scorsese que se había quedado dormido. Es una cinta bélica e introspectiva ambientada en la Primera Guerra Mundial que bebe en parte de las vivencias del propio abuelo del realizador, el novelista Alfred Mendes, y que sigue a dos jóvenes soldados británicos que en una carrera contrarreloj deben de dar el aviso de una inminente emboscada. Rodada en un falso plano secuencia, todo un desafío técnico que Mendes ha sabido superar. Universal tiene todas las esperanzas depositadas en esta gran producción que se puede beneficiar de la cercanía de las votaciones.  

Bong joon-ho (Parásitos) 

Fue el indiscutible vencedor de una Palma de Oro concedida por una unanimidad y “Parásitos” es el rival a batir en la categoría del Oscar a la mejor película internacional, ya que es claramente otra de las películas que están definiendo a esta cosecha cinematográfica y eso la está convirtiendo en un fenómeno allá donde se estrena, ha sucedido en España y también en los Estados Unidos y la campaña organizada por Neon Pictures (que estuvo detrás de “Yo, Tonya”) es casi tan potente como cualquiera de los producciones de la industria que aspiran a estar en la carrera, eso es algo que se puede comprobar en las nominaciones  y premios previos en donde está funcionando mejor de lo que se podía imaginar, sin ir más lejos la presencia de su reparto en el SAG. 

“Parásitos” es una reflexión sobre la lucha de clases narrada desde el punto de vista de una familia surcoreana sin recursos que con muchísimo ingenio logra adentrarse en la casa de una familia de la alta sociedad. Bong Joon-ho narra un relato de supervivencia que expone lo peor de la condición humana y lo hace de una manera muy imaginativa y directa sin dejar de ser sutil. El film ha supuesto la consagración internacional definitiva de Bong Joon-ho, de 50 años, y eso que cosechó un éxito enorme con “The host” y está considerado uno de los mejores directores de este siglo XXI, por la unanimidad de su aclamación. Su obra ha sido admirada por su originalidad y también se ha ganado detractores que no terminan de comulgar con su capacidad para jugar con los diferentes géneros cinematográficos. “Parásitos” fue además el regreso del director o a Corea del Sur tras las producciones rodadas en inglés “Snowpiercer (Rompenieves)” y “Okja”. 

Quentin Tarantino (Érase una vez en… Hollywood)

Tengo que confesarte que uno de mis mayores placeres de este año ha sido ver en la pantalla grande dos películas, la primera “El irlandés” de Martin Scorsese y la segunda “Érase una vez en… Hollywood” de Quentin Tarantino. El primero fue un estreno limitado de algo que ha terminado recalando en una plataforma en streaming por ser considerado veneno para la taquilla por la industria. El segundo ha sido un gran éxito de taquilla de un autor que considera que no tiene que hacer concesiones y que en esta ocasión utiliza como macguffin uno de los sucesos más escabrosos de la Historia de Hollywood (el asesinato de la actriz Sharon Tate por parte de miembros de la secta de Charles Manson) para hacer una reinvención de los hechos y de paso para declarar su amor a esas estrellas desubicadas en un sistema que se estaba deshaciendo de aquello que ya no le servía, algo que bien puede ser el reflejo del Hollywood de nuestros días que trata de reinventarse. 

El director de 56 años se convirtió prácticamente en un icono pop con su segundo largometraje “Pulp fiction” con la que ganó la Palma de Oro en 1994 y el Oscar al mejor guión original. Desde entonces cada una de sus películas son recibidas por los cinéfilos como un acontecimiento y en la taquilla ha cosechado grandes éxitos con “Malditos bastardos” y “Django desencadenado” con la que el director se llevó su segundo Oscar como guionista. “Érase una vez en… Hollywood” supuso además su primer proyecto sin la tutela de quien ha sido su gran benefactor, el productor Harvey Weinstein. Aunque el público y la crítica no le han dado la espalda, solamente le ha superado la taquilla de “Django desencadenado”, el silencio de Quentin Tarantino que solamente se pronunció después de la caída de Harvey Weinstein y cuando buena parte de la industria ya lo había hecho ha sido considerado cómplice, aunque también es verdad que a otras personalidades se les ha cuestionado más. Su buena carrera en los premios previos y que fuera la película más premiada de la pasada edición de los Globos de Oro han revitalizado las opciones de Quentin Tarantino para lograr una nueva candidatura al Oscar en el apartado de dirección. 

Noah Baumbach (Historia de un matrimonio)

La otra gran apuesta de Netflix para esta carrera es “Historia de un matrimonio” de Noah Baumbach. El director de 50 años se dio a conocer con su segunda película, “Una historia de Brooklyn”, que le supuso varios premios de la crítica y su única candidatura al Oscar en la categoría de mejor guión en 2005. Desde entonces el que ha sido considerado uno de los herederos de Woody Allen no ha vuelto a estar tan cerca de estar presente en la carrera al Oscar a pesar de las buenas críticas recibidas con algunos de sus trabajos, especialmente con “Frances Ha”. Se ha quedado fuera del DGA, tampoco fue nominado al Globo de Oro y al BAFTA y su reparto se quedó fuera en las candidaturas en los premios del Gremio de Actores, lo que nos hace pensar en que las verdaderas opciones de Noah Baumbach no son tan fuertes a pesar de ser la película preferida de Film Twitter. 

Con “Historia de un matrimonio” vuelve a un terreno explorado en “Una historia de Brooklyn” en donde plasmó su vivencia durante la separación de sus padres. En el film protagonizado por Adam Driver y Scarlett Johansson nos presenta a una pareja que trata de recomponerse después de que su relación se haya roto. Baumbach narra con sutileza un procedimiento que en un principio de inicia con la mejor de las voluntades de ambas partes pero que inevitablemente termina sacando lo peor de cada uno al utilizar al hijo de ambos para hacerse mutuamente daño. “Historia de un matrimonio” fue uno de los títulos que más gustaron de Venecia, Telluride y Toronto, en donde quedó finalista del Premio del Público. Noah Baumbach ha logrado lo que parecía imposible y es llevarse a su terreno a aquellos que jamás han comulgado con él por ser un “wannabe” más de Woody Allen. Es otro de los aspirantes indiscutibles y Netflix también nos lo está recordando. 

Taika Waititi (Jojo Rabbit)

Si “Joker” ha sido cuestionada por su supuesta promoción del uso de la violencia “Jojo Rabbit” ha levantado ampollas por su tono satírico para denunciar las consecuencias del fascismo. A pesar de obtener una respuesta divisiva por parte de la prensa, el film de Taika Waititi se hizo con el Premio del Público del festival de Toronto y se convirtió en una de las principales apuestas de Disney para esta carrera, a pesar de que la compañía sea consciente de que esta propuesta pueda causar tanta admiración como rechazo. Su presencia en los DGA en lugar de Noah Baumbach o de Todd Phillips no deja de ser una sorpresa. 

Al neozelandés Taika Waititi le conocimos en 2013 cuando presentó en el Festival de Toronto el falso documental sobre vampiros “Lo que hacemos en las sombras” que le llevó a ganar uno de los premios del público. El actor y director de 44 años ya contaba con una candidatura al Oscar por el cortometraje “Two cars, one night” y el éxito de “Lo que hacemos en las sombras” le abrió las puertas de Hollywood al ser fichado por Marvel para dirigir “Thor: Ragnarok” y también a engrosar la lista de aspirantes a dirigir la versión cinematográfica de “Akira”. Waititi en la actualidad ha logrado a encontrar su sitio en la industria sin renunciar por ello a su estilo personal.

Greta Gerwig (Mujercitas)

Después del éxito cosechado con “Lady Bird”, con la que Greta Gerwig logró estar presente en la candidatura de mejor dirección en el 2018, se ha esperado con especial interés su adaptación del clásico de la literatura “Mujercitas” y también hay que admitir que con ciertas ganas de darle una colleja. Finalmente la crítica ha acogido con respeto esta nueva aproximación a la obra de Louisa May Alcott por la habilidad de su directora y guionista de hacerse con un relato conocido por todos y que tiene como protagonistas a una joven que para tener su propia voz tiene que desafiar a lo establecido y a sus hermanas más sometidas a las convenciones.

Las muy gratas impresiones impresiones, que esté encontrando su hueco en los premios previos de la carrera (con el de Boston a la cabeza) y que en la taquilla no esté siendo la excepción en cuanto las adaptaciones cinematográficas de “Mujercitas” son buenos alicientes para ver a la autora de 36 años peleando con todas sus fuerzas para hacerse un hueco en el quinteto finalista.

Todd Phillips (Joker) 

Junto a Adam McKay, que ganó el Oscar por el guión de “La gran apuesta”, Todd Phillips ha sido de los abanderados de la comedia usamericana de este siglo. El director de 48 años alcanzó la notoriedad en 2009 con “Resacón en Las Vegas”, una cinta que recuperaba el espíritu del cine más gamberro de los 80 y que supuso un fenómeno en la taquilla, previamente había firmado el remake de la televisiva “Starsky y Hutch” y “Aquellas juergas universitarias”, y se curtió como productor y guionista llegando a ser nominado al Oscar en 2007 por el guión de “Borat”. 

De manera indiscutible “Joker” se ha ganado el estatus de “película acontecimiento”. La visión ofrecida por Todd Phillips del megavillano de “Batman” se hizo con el León de Oro del pasado Festival de Venecia y la crítica, también la más sesuda que le hace ascos a cualquier cosa que esté relacionada con el mundo de los superhéroes, aplaudió a rabiar esta historia de orígenes de un personaje icónico presentado como una víctima de una sociedad que le ha convertido en un desecho. Phillips realiza un descenso a los infiernos de Arthur Fleck, un aspirante a cómico sin talento, con una enfermedad mental y que se ve perjudicado por los recortes en la sanidad y al mismo tiempo cada vez más asfixiado por su madre que también está enferma. La cabeza de Arthur Fleck es una olla a presión, explota y de paso se convierte en el líder de un movimiento de indignados que luchan contra los opresores. “Joker” es una denuncia contra el sistema que se deshace de aquellos elementos que no le son útiles, en este caso los enfermos mentales. Está emparentada con el cine de Martin Scorsese, que en su momento se planteó dirigirla, especialmente con “Taxi driver” y “El rey de la comedia”. Aún no ha tocado techo, su secuela es casi un hecho, aunque no se ha librado de las críticas por ser entendida como un llamamiento a la violencia. 

Mary Carmen Rodríguez 

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario