Conexión Oscar 2021: El estado de la situación en unas categorías interpretativas muy abiertas

Conexión Oscar 2021: El estado de la situación en unas categorías interpretativas muy abiertas

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

A menos de un mes de los Oscar, y salvo una de esas sorpresas que estos premios nos brindan de vez en cuando en la categoría de mejor película, todo parece apuntar que "Nomadland" se alzará como la triunfadora en la próxima gala de premios entrando en el olimpo de ganadoras de la estatuilla y haciéndose también con el premio a mejor dirección para Chloé Zhao, una de las artífices de una cinta que ha arrasado durante toda la temporada de premios a falta del golpe final. En cambio, y a escasos días del veredicto del Gremio de Actores (SAG), es mucho más interesante pronosticar este año las cuatro categorías interpretativas, no estando ninguna cerrada a estas alturas demostrando un nivel de calidad que provoca que no haya favoritos claros y que la mayoría de candidatos todavía tengan sus opciones en una carrera tan imprevisible y excepcional como ésta. Vamos a repasar el pulso actual de cuatro apartados en los que todavía hay muchas cosas en juego.

¿La corriente de emoción a favor de Chadwick Boseman o el reconocimiento a dos interpretaciones incontestables en mejor actor?

No se puede decir que si Chadwick Boseman gana el Oscar será injusto. Su trabajo en “La madre del blues” es todo un recital interpretativo que le permite sacar todos sus recursos a través de monólogos y ataques de rabia en los que subyace la frustración de una raza negra supeditada a los blancos y que padece la falta de oportunidades por mucho que intenten romper el techo de cristal. Aun así está claro que, a los puntos en una carrera tan igualada, el factor de corriente emocional despertado tras su fallecimiento es algo a tener muy en cuenta y que a buen seguro le hará arrasar especialmente ante el votante académico de Estados Unidos en general y de raza afroamericana en particular. Sería, además, el tercer actor (primer negro) en ganar de manera póstuma tras Peter Finch y Heath Ledger.

Aun así no conviene dar por hecho un triunfo seguro para Chadwick Boseman y es que el destino ha hecho que se encuentre con dos trabajos incontestables. Por un lado está Anthony Hopkins por “El padre” que refrendaría con un segundo Oscar no sólo la mejor interpretación de su carrera (junto a la icónica de “El silencio de los corderos”) sino una trayectoria sobresaliente para uno de esos actores imprescindibles de las últimas décadas. Su trabajo en “El padre” emociona y duele por todo lo que tiene de universal a la hora de ver los estragos que provoca en la mente y la identidad de uno una enfermedad como el Alzheimer y cómo eso afecta a los que le rodean, especialmente el caso de una hija que ve cómo su padre octogenario se ha convertido en un chiquillo imprevisible que echa de menos a su madre.

Por otro lado está Riz Ahmed que con “Sound of metal” ha entrado en una nueva fase en su carrera alejada de estigmas étnicos y demostrando su versatilidad y talento invitándoos a recuperar su trabajo en la miniserie "The night of" si todavía no lo habéis hecho y habéis caído admirados ante su trabajo en la cinta que le ha dado la candidatura al Oscar. Él se ha echado a las espaldas una película que comenzó centrándose en su interpretación y que ha ido creciendo semana a semana hasta ser una de las más nominadas y alcanzar la candidatura a mejor película. Ahmed ofrece una compleja, esforzada y natural interpretación como ese músico que ve como su vida personal y profesional se hace añicos cuando comienza a perder la audición. Un hecho que le llevará a atravesar las etapas del duelo y la aceptación propia de una nueva realidad.

Tanto Anthony Hopkins como Riz Ahmed podrían ser rivales que finalmente dieran la sorpresa en la categoría de mejor actor en los Oscar con todo merecimiento. Un dato a tener en cuenta. “La madre del blues” (al contrario que “El padre” y “Sound of metal”) no ha logrado la nominación a mejor película. La última vez que un actor ganó en la categoría protagonista no estando su película nominada pero sí la del resto de candidatos (como ocurre este año) fue William Holden por “Traidor en el infierno” en 1954.

¿Habrá tercera vía en el duelo entre Frances McDormand y Carey Mulligan en mejor actriz?

El hecho de que Andra Day por dar vida a Billie Holiday consiguiera el Globo de Oro no sólo la aupó a la quinta plaza en todas las predicciones, y finalmente también a hacerse un hueco en los Oscar, sino que dejó sin favorita clara a una categoría que parecía encaminada a disputarse entre Frances McDormand (“Nomadland”) y Carey Mulligan (“Una joven prometedora”). El Gremio de Actores (SAG) nos puede dar una importante pista de quién es la favorita real pero hay que tener en cuenta que en el SAG no es candidata Andra Day y que en los Bafta (a pesar de ser británica) la que no está es Carey Mulligan. En cambio la que sí que está presente en todas las citas es Frances McDormand pero, a pesar de ser el mascarón de proa de la película favorita de la noche, la mayoría considera que es muy improbable que la Academia esté dispuesta a darle un tercer Oscar como protagonista (hecho que sólo Katharine Hepburn ha conseguido) y más cuando posiblemente tenga más al alcance el de productora si se confirma que la película de Chloé Zhao sale como ganadora.

Todo esto podría dejar en buena posición a Carey Mulligan, la cual alcanza su segunda nominación tras “An education”. Es verdad que Mulligan es de esas actrices que siempre han estado ahí pero que, quizás, el habérsele acuñado un aura frágil y candorosa no le ha permitido ser valorada como se merece. Es algo que ha logrado ahora sí con “Una joven prometedora”, una estimulante mezcla de géneros a lomos del #MeToo que, además, se encuentra al alza en este momento de la carrera siendo muy posible que la cinta de Emerald Fennell no sea premiada en los apartados de película y dirección pero sí que se lleve dos de los cinco premios a los que opta, el de mejor actriz y el de guión original. Quizás el SAG encumbre definitivamente a la actriz británica pero su derrota en los Globos de Oro y su ausencia en los Bafta deja sus opciones con dudas hasta el final.

Precisamente esas incertidumbres son de las que podría aprovecharse Andra Day para ser la tercera vía en el duelo McDormand y Mulligan ya que el género del biopic musical siempre tiene rédito en estos premios. Se convierte en la segunda actriz nominada por interpretar a Billie Holiday (Diana Ross fue candidata por “El ocaso de una estrella” en 1973) y ya ganó el Globo de Oro resaltando su interpretación, a destacar que no deja de ser una debutante en el cine, por encima de una película mucho más rutinaria que ha hecho que no esté presente en más apartados.

Aunque cuesta creer que Frances McDormand, uno de los aspectos más destacados de “Nomadland”, no sea reconocida por uno de esos caprichos estadísticas de los Oscar la apuesta (si la confirma el SAG) parece ser Carey Mulligan a los puntos pero ojo con Andra Day pudiendo dar la sorpresa a última hora. El Oscar está en juego entre las tres mientras que Vanessa Kirby (“Fragmentos de una mujer”) y Viola Davis (“La madre del blues”) se quedan con la candidatura pero sin jugarse la victoria a pesar de que han sido nominadas fijas desde el principio de la temporada.

¿Lo tiene hecho Daniel Kaluuya en mejor actor de reparto?

Todo parecería apuntar de que estamos ante la categoría más cerrada de todas las actorales pero siempre puede haber un último giro. ¿Cómo afectará la imprevisible entrada de Lakeith Stanfield? ¿Le restará algún voto fundamental a Daniel Kaluuya o no impedirá que se convierta posiblemente en el único Oscar para “Judas y el mesías negro”? Kaluuya está a bordo de otra de esas cintas que ha ido ganando peso en las últimas semanas como se demostró en la lectura de las nominaciones y que empezó a inclinar la balanza a su favor en los Globos de Oro imponiéndose tanto a Sacha Baron Cohen (“El juicio de los 7 de Chicago”) como a Leslie Odom Jr. (“Una noche en Miami…”).

Es curioso que llegue como favorito el único de los contendientes que ya tenía una nominación interpretativa previa (“Déjame salir” en 2018) y que al que haya que señalar como su alternativa sea el único que es verdaderamente secundario en un apartado cada vez más tendente en meter a interpretaciones coprotagonistas con el fin de asegurar ahí su Oscar. Paul Raci (“Sound of metal”) se ha convertido en el favorito de la crítica en este apartado y, ante la fuerza de la película en las candidaturas, podría ser la sorpresa aunque le pese en contra su ausencia en el Gremio de Actores (SAG). En todo caso sí que parece que estamos ante uno de los Oscar más encarrilados de la noche dirigido a uno de esos actores que en un lustro se ha revelado con trabajos en los que su presencia y el poder de su mirada dejan huella.

¿Qué ocurrirá finalmente en actriz de reparto?

Esta categoría ya fue objeto de análisis antes de las nominaciones ante el desconcierto que generaba. A pesar de ciertas pajas mentales que nos llevaron a pensar que podrían entrar Jodie Foster (“The mauritanian”), Helena Zengel (“Noticias del gran mundo”) o Dominique Fishback (“Judas y el mesías negro”) finalmente todo fue mucho más previsible de lo que se pensaba sin omisiones claras y con la entrada de Amanda Seyfried (“Mank”), ya que la cinta de David Fincher no naufragó, y Glenn Close (“Hillbilly, una elegía rural”) que logra ser la tercera persona que opta por un mismo trabajo al Oscar y al Razzie.

En todo caso no parece que ninguna de las dos vaya a alzarse como ganadora ya que la inercia parece estar a favor de otras dos candidatas al no ser que los Oscar quieran liquidar de manera torpe la deuda histórica que mantiene con una Glenn Close que ya empata con Peter O´Toole como el intérprete con más nominaciones sin Oscar (8). Youn Yuh-jung sería nuestra apuesta por su papel de abuela en “Minari. Historia de mi familia”, una manera de recompensar con algún premio a otro de los títulos más destacados de la temporada siendo en este apartado donde tiene más posibilidades. El SAG volverá a ser clave sobre todo si sigue metiendo en la carrera a Maria Bakalova a la que no hay que desestimar por mucho que sea una interpretación de comedia y que ha logrado estar presente en todos los premios importantes de la temporada.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Manuel Antonio - 30.03.2021 a las 23:08

Pues tremendo dilema tiene la academia con Glenn Close. No premiarla y aumentar su historial de derrotas, y, para colmo, en favor de una completa desconocida (Bakalova o Yuh-Jung). O premiarla y darle una estatuilla que diga "No lo mereces pero aquí tienes para que la deuda quede saldada". No se sabe qué es peor.

Por cierto, alguien podría aclararnos como fueron en realidad las opciones de esta gran actriz de conseguir un Oscar al inicio de su carrera. Ya sabemos que en 2012 no fue amenaza real para Meryl Streep. Y que en 2019 su favoritismo era absoluto y su derrota imprevisible. ¿Pero qué pasó en los 80 con sus cinco nominaciones? ¿Alguna vez llegó a la ceremonia con opciones reales de ganar o siempre fue espectadora sin un discurso preparado?

victor - 31.03.2021 a las 01:38

Me parece incorrecto dejar fuera a Vanessa, es ella la que realmente podría llevarse el de mejor actriz con una victoria en los Bafta, pero Frances podría aún ser premiada, las categorías masculinas ya tienen dueños de color, no hay discusión, las femeninas si están al aire

Ibon - 31.03.2021 a las 12:01

¿Quiénes han estado nominados anteriormente a Oscar y Razzie por el mismo papel?

Rodri - 31.03.2021 a las 12:44

Creo que el articulista confunde el trabajo realizado por Close en la película con la calidad de la propuesta. Hay infinidad de trabajos maravillosos en películas muy flojas y yo siempre pongo el ejemplo de "La dama de hierro", que como film es anodino pero con una gran interpretación dentro. Entonces, ¿qué hay de malo en premiar a Glenn Close si hizo un buen trabajo? (nadie discute que esta no es la mejor interpretación de su carrera, pero ni falta que le hacía...)
"Hillbilly, una elegía rural" ha sido masacrada en este y otros medios de manera despiadada y no se sabe muy bien a cuento de qué. Algo que siempre ocurre con ciertos directores/actores solo por el nombre o vete tú a saber por qué.
Close debía haberlo ganado por "Las amistades peligrosas" y creo que solo tuvo posibilidades reales de llevárselo por esta gran adaptación, el año anterior por "Atracción fatal" y hace un par de años por "La buena esposa".

Nacho Gonzalo - 01.04.2021 a las 17:58

El articulista piensa que si Glenn Close gana el Oscar por "Hillbilly, una elegía rural" se recordará como uno de esos casos de mera compensación.

Corona - 02.04.2021 a las 10:21

Las categorías de actor y actor de reparto están cerradísimas a favor de Boseman y Kaluuya respectivamente. Si las veo más abiertas en el caso de las actrices.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario