Desmontando a Sigmund: “The good doctor”, dándole una vuelta al autismo

Desmontando a Sigmund: “The good doctor”, dándole una vuelta al autismo

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Cuánto tiempo, ¡eh! Bueno, con esto del verano he retomado el tema de las series y acabo de terminar la primera temporada de “The good doctor”. Así que la “alerta magufa” se ha disparado un poco y tenemos que ponerle remedio.

La serie empieza con una premisa bastante tópica y, como suele ser en estos casos, un poco errónea. Uno entiende que se necesitan hacer este tipo de maniobras de guión para causar sensación pero conviene recordar que no hay que creer a pies juntillas todo lo que se cuenta, que después nos flipamos y empezamos a comer leche cruda.

Esta premisa de la que hablo tiene que ver con la idea de que las personas con autismo son especialmente inteligentes. Bien, los criterios diagnósticos del autismo son los siguientes:

A) Deficiencias en la reciprocidad social.

B) Deficiencias en el lenguaje o en la comunicación.

C) Repertorio de intereses y actividades restringido y repetitivo.

Como ves, las referencias en cuanto a la inteligencia alta o baja (tal y como se viene definiendo la inteligencia para la mayoría de nosotros), no son criterios muy desarrollados y no lo son, probablemente porque aún son cuestión de estudio e investigación. Incluso su clasificación, para diferenciarlos mínimamente de otros parecidos tales como Asperger, ha sido objeto de cambios recientes.

Lo cierto es que, a día de hoy, sabemos que los autistas pueden tener alguna habilidad concreta pero eso no les convierte en superdotados. Lo cual conviene aclarar para no generar expectativas altas que pudieran ejercer presión sobre ellos.

En la serie Shaun Murphy parece que también padece el síndrome Savant, una afección que aún se encuentra inmersa en más polémicas definitorias. Y por supuesto, no puede asegurarse que acompañe a todos los pacientes con autismo.

Dicho todo esto, he de decirte que la serie es como la propia carrera de Psicología, entras por el tema Clínico y te quedas por el Social y de Recursos Humanos. Narra de manera bastante interesante temas candentes en la escala de relaciones entre personas dentro del entorno laboral.

Por lo que he escuchado en otros temas técnicamente médicos parece andar más cerca de la realidad. También recomiendo, con todos mis respetos para los dobladores españoles, la versión original por respeto al guión. La versión española muestra a un chico más cool y moderno que nada tiene que ver con el personaje original. Es algo que comenta el propio actor Freddie Highmore en una entrevista para el show de James Corden. Te recuerdo que el propio Freddie sabe un poquito de español después de su Erasmus durante la carrera de Derecho que realizó en Madrid.

Con el cotilleo televisivo me despido. Un saludo y ponte a la sombra.

Vídeo

Adrián Ramos Domínguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario