“El grupo salvaje de Hollywood”

“El grupo salvaje de Hollywood”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 2,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Tallulah Bankhead aguantó un chaparrón de 1.400 litros de agua en una sola sesión del rodaje de “Náufragos”, de Alfred Hitchcock, y al terminar la última toma los presentes en el plató aplaudieron. Pero el aplauso, según recuerda Juan Tejero en su nuevo libro, no fue inspirado por su valentía, sino por su desvergüenza: “Para divertir a su compañero John Ho-diak , famoso por estar bien dotado sexualmente, la actriz decidió no llevar ropa interior en el plató y exhibir sus partes íntimas sin rubor alguno, asegurándose de que su estado de sans culotte acabara siendo de dominio público. No a todo el mundo le encantaba aquello. Algunos, entre ellos Walter Slezak, se sintieron ofendidos. «Para meternos en el bote teníamos que subir una pequeña escalera», recordó Slezak. «El primer día, ella se levantó la falda hasta arriba… y no llevaba nada. Lo siguió haciendo durante quince semanas… Todos los días, en tres, cuatro o hasta cinco ocasiones, dejaba claro que no llevaba bragas.”

Título: “El grupo salvaje de Hollywood”

Autor: Juan Tejero

Editorial: TB editores

Nota de la Redacción: El editor Juan Tejero lleva años ofreciéndonos historias sobre el cine clásico, siempre amenas y documentadas. En esta web hay ejemplos variados de su trabajo como escritor y recopilador de estas historias. Su nueva aportación es más que divertida, porque las anécdotas y referencias son reveladoras de la personalidad, y se abordan desde el afecto, el respeto y la comprensión hacia los personajes elegidos. De algunos sabemos más que de otros, y por tanto se puede valorar más la inmersión en “salvajes” como la mencionada Tallulah, o las dos arpías de la prensa del cotilleo, Louella Parsons y Hedda Hopper, cuyas historias muy bien entrelazadas por Tejero, saben a poco, que es lo mejor que puede decirse de cualquier lectura.

El autor se concentra en media docena de personajes y se agradece su decisión de apretar más que abarcar. En 1921, cuando el orondo y popular cómico Roscoe “Fatty” Arbuckle se vio implicado en la muerte de una actriz desconocida, el fiscal del distrito y los periódicos sensacionalistas predispusieron a la opinión pública en contra del indiscreto pero inocente artista. Hicieron falta ¡tres! juicios para que Roscoe fuera declarado inocente, pero su carrera cinematográfica estaba muerta y enterrada. A principios de 1943, el apuesto y aventurero Errol Flynn tenía preparados un avión y un piloto en un aeropuerto local para salir del país en el caso de ser condenado por estupro. También era inocente. John Barrymore no fue llamado ante ningún juzgado pero fue culpable de múltiples acosos sexuales, borracheras destrozantes y de vivir hasta límites que dejan ridículas las actitudes de las estrellas más escandalosas de la actualidad, cuyos cadáveres no se utilizarán para gastar bromas. Marlene Dietrich transformó su cuerpo y su voz para atraer a cualquiera que se pusiera bajo su influjo, y pagó por ello de muchas maneras, incluyendo la soledad de un final largo y dolorido.

Al margen de otros puntos de interés, la mitomanía inteligente que expresa Tejero en estas historias son un ingrediente ácido, amargo y picante para el placer de recuperar algunas de las películas de los protagonistas del libro. Una pareja complaciente, un Dry Martini semi helado, un cogollo de marihuana o cosas más fuertes, deberían ser la recomendación para acompañar el visionado ante una buena pantalla de plasma, pero la corrección política no aconseja insistir en esto, salvo que lo justifique el guión… y aquí lo justifica. Hemos tenido suerte con este libro, seamos profesionales.

Aquí puedes leer unos minutos para valorar como maneja Tejero la información que nos ofrece….
PuraMalicia.htm

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

CARMEN - 20.12.2009 a las 21:34

Cuando sale el libro de Juan Tejero a la venta, y donde se puede comprar

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario