“En un lugar sin ley”

“En un lugar sin ley”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 3,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web en español.

El argumento: Bob y Ruth son una joven pareja de fugitivos en los años 70. Enamorados y despreocupadamente felices, sobreviven gracias a los delitos que cometen, ajenos a los peligros de vivir al margen de la ley. Un día Ruth, accidentalmente, mata a uno de los policías que los están persiguiendo. Bob asume la culpa y es arrestado. Cuatro años después, incapaz de soportar por más tiempo la separación de su mujer y de su hija, a la que no ha llegado a conocer, Bob escapa de prisión con un único objetivo, recuperarlas.

Conviene ver: La vida soñada por Bob y Ruth, ese escenario idílico en el que crían y ven crecer a su hija, ese ambiente en el que son felices y se mantienen gracias a… ¿ser unos criminales? Pues sí, ajenos a todo lo que les rodea, salvo ellos mismos, esta pareja sureña tiene su propia y peligrosa versión del sueño americano, hasta que la realidad les despierta de golpe. Robo, homicidio, cárcel y huida, el accidentado ciclo de la vida de un ladrón que convierte a los protagonistas en nómadas de sus propias vidas. Ruth, cual moderna Penélope, se ve abocada a la espera del amado, mientras éste ocupa sus días añorándola (a ella, y a la hija que nació cuando ya estaba preso). La película cuenta con una Rooney Mara serena y espléndida, amada por Casey Affleck, su condenado esposo; y por Ben Foster, policía que interviene en la detención de Affleck. Elíptica y violenta, “En un lugar sin ley” envuelve toda esa violencia con una fotografía hermosísima y evocadora en este relato de amor incondicional, sacrificado y profundo frente al sentido de justicia, la distancia y al acomodamiento tras el paso del tiempo. Heredera de “Malas tierras”, en muchos aspectos la cinta de Lowery nos muestra una cara más cuerda y realista que la película de Malick. La curiosa combinación de lirismo y actos violentos, va creciendo poco a poco, sin prisas hasta convertirse en una extraña exaltación al amor, en la que tiros y penurias, dan el contrapunto que ayuda a valorar aún más su belleza sostenida en una química innegable de la pareja de actores y a esa brutalidad siempre inherente en la mirada de Ben Foster que confirma al trío como unos de los actores más brillantes de su generación.

Conviene saber: David Lowery dirige una película que se llevó el premio a la mejor fotografía en el Festival de Sundance 2013.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario