“En un país extraño”

“En un país extraño”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Ni maquinaciones árabes, ni asesinos eslavos imparables, ni la sombra alargada del Mosad de Israel. La tradición de la literatura británica de espionaje se mueve en territorios más cercanos. Los enemigos viven entre los ingleses y son, a menudo, fanáticos religiosos, políticos corruptos, y están en los servicios secretos propios y aliados. Es la tradición sembrada por Le Carré y Deighton que el mundo editorial inglés quiere legar a Charles Cumming, cuyo nuevo protagonista presentado en este primer libro de tres entrará en el cuerpo de Colin Firth en una serie de seis capítulos al estilo de la estupenda “El infiltrado”.

Título: “En un país extraño”

Autor: Charles Cumming

Editorial: Salamandra

“— Hay una cosa que debe tener en cuenta antes de empezar su trabajo. Si lo hace bien, nadie le dará las gracias; y si necesita ayuda, nadie se la proporcionará. ¿Está usted de acuerdo?
— Completamente.
— Entonces, que pase una buena tarde”.

Con este diálogo de W. Somerset Maugham en “Ashenden o el agente secreto” que abre la obra, Cumming desea que captemos su visión del trabajo de espía inglés; más próximo a lo que entendemos por normalidad que a las cualidades extraordinarias. Cualquiera puede ser espía según Cumming que, tras “rebotar” en su intento por entrar en el grupo y ser rechazado por el MI6, se puso a escribir sobre ese mundo. No es el único caso con éxito.
Los lugares por los que nos lleva resultan “domésticos” para muchos de nosotros, o al menos muy reconocibles como Túnez, Londres, París o Niza, lo que permite a Cumming no entretenerse con los paisajes y centrarse en lo esencial, lo que mostrar y lo que ocultar.
En lo que mostrar nos enseña que la menor debilidad en el pasado de un espía será aprovechada en su contra. En este caso una mujer que, promocionada al puesto más alto de la inteligencia británica, tiene un secreto íntimo que la hace vulnerable.

Cuando la mujer desaparece en las primeras páginas del libro sin dejar rastro, el ex espía Thomas Kell llevaba ocho meses rascándose la barriga; ésa era la verdad sobre su nueva vida en el sector privado. Ocho meses viendo la sesión matinal en blanco y negro de la TCM y bebiéndose el finiquito en el pub. Ocho meses esforzándose por salvar un matrimonio que no había manera de salvar. Kell era el único que conocía de verdad a la desaparecida.

Cumming cree que los espías son personas corrientes y, si se da el caso, “tan brutales o cínicos como cualquier médico, abogado o periodista”. Sobre esa creencia el autor maneja personajes que no despertarían nuestras sospechas, espías alejados de la épica o el arrojo heroico, humanizados en extremo, lo que al cabo de un centenar de páginas permite divertirse sospechando de cualquiera. En ningún momento se nos detalla el aspecto de Kell, así que será el que le preste Colin Firth, más británico que los sombreros de la reina.
La novela llega tres años después de ser premiada en Inglaterra, cuando los aficionados británicos ya han leído el siguiente libro, “El espía dividido”, y Cumming está centrado en los guiones de la serie.

Es siempre complejo responder a las etiquetas del tipo “uno de los autores de más talento de la nueva novela de espionaje” o “maestro de la novela de espionaje contemporánea”, pero tanto una de sus novelas anteriores, “El sexto hombre”, como ésta, son realistas, entretenidas, están traducidas correctamente y garantizan unas buenas horas de lectura a los que somos aficionados a las historias alejadas de volar la Casa Blanca o extender un virus por el planeta. Un detalle original es el personaje femenino de la “jefa” desaparecida, poco habitual en el género. El libro acepta perfectamente una pequeña mancha de helado, un poco de arena playera o unas gotas en la contrasolapa de café con hielo y lima. Perfecto para la época.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario