Escalofríos de cine: “Poltergeist”, o ¿qué ponen esta noche en la tele?…

Escalofríos de cine: “Poltergeist”, o ¿qué ponen esta noche en la tele?…

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Poltergeist (del alemán): “Espíritu ruidoso”. Fenómeno paranormal que consiste en el movimiento, desplazamiento y levitación de objetos, junto con golpes, sonidos y otros fenómenos inexplicables, normalmente vinculados a un lugar, vivienda, templo, etc…”

¡¡¡Madre mía!!!

El cine de terror… Abordado por servidor a través de todos aquellos grandes clásicos en este serial comentados, en un intento, ¿por qué no?, de ser homenajeado, se nos ha presentado de tantas y tantas formas y colores, y en un espectro tan amplio de subgéneros, casi tantos… Como deseemos. Así tenemos pelis de monstruos, “Drácula”, “Frankenstein”, “El hombre lobo”… Otras en las que el maligno de los mil apodos es el que nutre la trama, “El exorcista”, “La profecía”, “La semilla del diablo”… Aquellas en las que sanguinarios, o no tanto, asesinos en serie, componen su propio leitmotiv al son de una motosierra, un hacha perfectamente afilada o a través de un profundo sueño del que no se despierta jamás, “La matanza de Texas”, “Viernes 13”, “Halloween”, “Pesadilla en Elm Street”… Muchas en el sustento de una mente desquiciada, “El resplandor”, “Misery”, etc… A veces tan poderosa como susceptible de ser temida, “Carrie”, “El pueblo de los malditos”, etc… Y no pocas al abrigo de un no muerto come cerebros, “La noche de los muertos vivientes”, “Zombie”, “El amanecer de los muertos”, “28 días después”, etc…

Faltaban las  pelis de espíritus, de fantasmas, de casas encantadas… Películas que calan hasta el punto de creer a pies juntillas que nuestro dulce hogar… No lo es tanto… “The haunting”, en sus dos versiones, “El ente”, “Al final de la escalera”…. ¡Ay ese ruidillo a media noche…! Dejando a un lado “Los cazafantasmas”, “Agárrame esos fantasmas”, “Los fantasmas atacan al jefe”… Y un sinfín de títulos más, destinados a otro tipo de públicos, a este apasionado del cine de terror, aún le restaba esta rama a la que saltar, en el intento de resguardarse de todos esos que le atemorizaron, desde aquellas otras que, paradójicamente, hacen tan frondoso y atractivo ese árbol de pavor, del que es casi imposible quererse bajar.

EscalofriosdecinePoltergeist01

Pocas veces una frase causó tamaña zozobra, más aun por manar, con tanto candor de un querubín de cabellos rubios, voz angelical y dulzura sin igual… ¿Quién estaba aquí? ¿Cuántos eran? ¿Con qué intenciones? ¿Por qué no apagaban la dichosa televisión?…

“Poltergeist” es, sin duda, una de las mejores películas de terror de siempre, y a la vez más reconocibles y afamadas para cualquier espectador, amante o no del cine de espanto. Y lo fue en gran parte porque, aunque la peli fue “dirigida” por Tobe Hooper, estuvo, en todo momento, bajo la más que absoluta influencia del todopoderoso, por entonces, Steven Spielberg, que era quien la producía. Y es que, aunque oficialmente “Poltergeist” fue dirigida en 1982 por Hooper, existe el total convencimiento de que el que realmente cortaba el bacalao era el Rey Midas. Así lo atestiguan la mayor parte de los que por el rodaje pululaban, aunque también hay quien sostiene, como Graig T. Nelson,  que la peli fue dirigida por Hooper con los “consejos” de Spielberg… Parece ser que no, y si bien la peli empezó a ser conducida por Tobe, a medida que transcurrían las escenas y aumentaba el descontento del omnipresente Steven, éste acabó cogiendo las riendas, como certifican unas declaraciones suyas a la prensa en las que venía a decir que Tobe no tenía la suficiente fuerza en el rodaje y que, en varias ocasiones, él tuvo que decidir lo que había que hacer… Que en eso consistía el proceso de “colaboración” ¿¿¿…???

¿Poca fuerza en el rodaje? ¿Falta de personalidad?… ¿Acaso el arrogante Spielberg no había visto “La matanza de Texas”?… En fin, esto convertía al bueno de Hooper en un mero figurante, aunque colaborador necesario para este caso, pues según el inflexible Sindicato de Directores Americano, un director no podía estar trapicheando en dos pelis a la vez, y Spielberg, por entonces, andaba liado, nada más y nada menos, que con “E.T., el extraterrestre”.

EscalofriosdecinePoltergeist02

Sea como fuere la cosa, y aunque al final de la producción el bondadoso de Steven, en una carta pública, reconoció el mérito de Hooper y su gran “profesionalidad”, siendo justos, la película de marras, al final, no sólo fue ideada, escrita y producida por él. En una de sus pocas aproximaciones al género, el universo Spielberg rezuma por todas partes. La mayoría de las escenas, en  su concepción, moldeo y forma de filmarse son calcadas a otras del Spielberg de la época, en aquellos Indiana Jones y E.T. de turno. Los personajes y esos valores familiares son  tan reconocibles en el director de “Tiburón” que se convierten en su marca de la casa y, a la vez, son los que hacen que  la trama de “Poltergeist” triunfe y que la historia pueda tener cierta verosimilitud.

Steven Freeling, agente inmobiliario, se encarga de vender la cuarta fase de unos chalés en Cuesta Verde, California, al tiempo que en el suyo empiezan a suceder una serie de fenómenos paranormales de difícil explicación. Objetos que se mueven, voces misteriosas, etc… Su hija pequeña, Carol Anne, establece conexión con los causantes de todo aquello a través de la niebla que irradia el televisor sin señal de la casa, hasta que es abducida por los espíritus que ya dominan la morada, conduciéndola a una dimensión paralela aledaña al cortijo. Un equipo de parapsicólogos, encabezados por  la peculiar Tangina Barrons, se encargará de rescatar a la niña y resolver el misterio de la casa embrujada. Al parecer la primera fase se construyó sobre un antiguo cementerio indio para lo cual se trasladaron las lápidas unos kilómetros más allá… ¡Lástima que olvidaran el pequeño detalle de trasladar también los restos mortales…!

Aunque la idea del cementerio indio sobre el que se edifica, como soporte de la maldición posterior que sufrirá la estancia, en este caso la casa de los Freeling, había sido de Kubrick en “El resplandor” de un par de años antes, aquí se explota magistralmente, ya no sólo en la turbada mente del protagonista, como en la cinta del genial Stanley, sino a lo grande, cómo sólo sabe hacer las cosas el gran Spielberg, empleando toda clase de fuegos artificiales y asombrosos efectos visuales y sonoros, apoyados, además, en una no menos prodigiosa banda sonora del mítico compositor del Ave Satani, Jerry Goldsmith, todo ello reconocido con sendas nominaciones a los Oscar. Logrando un resultado magistral y un éxito tan abrumador de crítica y taquilla, que, ¡cómo no!, dio para dos secuelas y hasta para un remake.

EscalofriosdecinePoltergeist03

Alrededor de  unos personajes tan dispares como los de la imperecedera Heather O’Rourke, que con tan sólo 6 añitos dio vida a Carol Anne, que es quien contacta con los espíritus de la casa a través de la televisión (su elección ya  fue la primera discrepancia entre director y productor). Aquella chiquilla de pelo rubio y ojos azules era la viva imagen de ¿la inocencia?… Inmediatamente, pasó a ser la niña de “Poltergeist” y, junto a la otra niña, la de “El exorcista”, referente obligado cuando de aludir a personajes infantiles tan desconcertantes y misteriosos como temidos y seductores se trate.

Y el de Zelda Rubinstein, como la singular médium Tangina Barrons que tratará de deshacer el entuerto a través de un personaje tan atractivo por su extravagancia física como por su “modus operandi”, convirtiéndolo en legendario, tan unido a la película como la propia niñita protagonista, con la que se apoderará de la cinta, de una forma tan descarada que los demás, en ocasiones, son meras comparsas. Desde entonces toda médium que se precie, en las pelis posteriores, de una forma o de otra, beberá del halo que la maravillosa Zelda, y su singular porte, destilaba en cada escena.

Como toda buena peli de susto que se precie, “Poltergeist”, contó con su particular maldición. Si para otras producciones la propaganda que se dio de la misma resultó más que exagerada, en ésta, para bien o para mal, cuenta con el sostén de varios accidentes acaecidos durante la producción, pero sobre todo, con las repentinas muertes de algunos de sus protagonistas, como las de Dominique Dunne, Dana la hija mayor, poco después del rodaje de la peli, a manos de su novio y, especialmente, la de Heather O´Rourke, a la tierna edad de 12 años, después de haber rodado las tres pelis de la saga debido a problemas intestinales. Estos hechos hicieron que la película se convirtiera en maldita en todos los mentideros, al parecer y al amparo de la fabulosa idea de utilizar esqueletos y calaveras reales en la inolvidable escena final de la piscina, y que su estigma fuera creciendo como la espuma, hasta considerarla como la película maldita por antonomasia, con la excusa de que con los espíritus no se juega y aquel que ose con creces lo pagará… ¡¡¡Paparruchas!!!

EscalofriosdecinePoltergeist05

Pues esto de las pelis malditas es casi tan viejo como el cine. Es imposible recordar un clásico del género que no haya tenido su propia maldición en un intento tan pueril como, paradójicamente, efectivo de llenar las salas. No es nuevo, esto ya lo inventaron los productores de la Universal con nuestros maravillosos y adorables monstruos de los años 30 de la centuria pasada al advertir, en el propio teatro y antes del primer pase, de que se lavaban las manos ante los estragos que “Frankenstein” pudiera provocar en la audiencia. Se perfeccionó, a lo grande, en el estreno de “El exorcista” colocando enfermeras a modo de acomodadoras… ¡¡¡Por lo que pudiera pasar!!! Y se ha llevado al paroxismo más extremo en los últimos trailers de pelis de terror que publicitan, más que la cinta en cuestión, los desmayos, perturbaciones y desordenes públicos que la propia película desencadenó en la premiere.

La idea de la niña absorta e hipnotizada por el destello de la niebla que su tele desprende, que muchos han querido ver como una crítica a cómo se hacía televisión por entonces, cuyo único objetivo era ensimismar al telespectador hasta el punto de abducirlo para la causa (parábola de lo que a Carol Anne le sucedía entonces con lo que cualquiera de nosotros experimentamos ante el actual “Sálvame”, Deluxe o no, actual), sin duda fue de un genio, llámese Spielberg o Hooper, pues supieron ver antes que nadie que quien ya estaba aquí no eran los malvados espíritus vengadores de la casa, sino el miedo, la congoja, el espanto, el desasosiego y, ante todo, la expectación por ver qué ocurriría. Una vez terminada la peli, apagado el reproductor de DVD y enfrentados a un televisor, que si bien ya no con niebla, si lo suficientemente oscuro como para devolvernos de nuevo a esta dimensión, si bien más real, ¿menos surrealista?

Vídeo

César Bela

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

maria - 08.04.2016 a las 19:51

siempre es apasionante volver a recordar peliculas tan míticas como ésta y que tan estupendos comentarios te llenen de ganas de ver o mejor dicho volver a visionar una vez más POLTERGEIST.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario