Expediente Mads Mikkelsen, el danés polivalente

Expediente Mads Mikkelsen, el danés polivalente

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Es uno de los actores del momento, avalado por la crítica, el triunfo en Cannes del año pasado y un creciente interés por parte del público que le sitúan, merecidamente, entre los actores con mayor proyección y saber hacer del momento. Lo que sigue no es una retrospectiva, ni un repaso exhaustivo a su carrera, sino que es la recopilación de esas películas que creemos imprescindibles para conocer a este actor.

“Te quiero para siempre”, amor por accidente

Susanne Bier, una de las directoras más interesantes del panorama actual, ha dirigido a Mikkelsen en dos ocasiones. La primera en “Te quiero para siempre”, del año 2002, en la que el actor da vida a Niels, un médico felizmente casado y padre de tres hijos que atiende a Joachim (Nikolaj Lie Kaas) tras un accidente de tráfico. La relación que va estableciendo con Cecilie (Sonja Richter), pareja de Joachim, termina siendo una bomba de relojería que, al estallar, puede destruir dos parejas.

Mikkelsen nos presenta aquí una cara más amable que en muchos de sus papeles. Un buen profesional, comprensivo, con una equilibrada vida familiar, que verá saltar por los aires todas las estructuras emocionales y vitales que le sostienen. Y, a pesar de que el detonador lo tiene el personaje de Mikkelsen, es inevitable sentir lástima por ese médico, un tipo formal que decide ser consecuente con sus propios sentimientos.

Como contrapunto, Bier nos enfrenta al drama de Joachim y Cecilie, de manera que la película no cae nunca en el terreno del drama amoroso simplón, sino que le añade realismo en los momentos en los que el enamorado Mikkelsen idealiza el mismo concepto del amor, persiguiéndolo con un punto que hasta podría denominarse infantil. Cuando la realidad le abofetea de lleno, sigue siendo tan creíble como en los momentos anteriores. En resumen, estamos ante un personaje que rebosa humanidad y normalidad, por lo que es fácil sentirse reflejado en Niels a lo largo del metraje.

”Después de la boda”, un gran secreto que lo cambia todo

Mads Mikkelsen (Jacob Pederson) es una persona que dirige un orfanato en Bombay (hace trabajos humanitarios con los niños pobres de La India, etc…) que se ve obligado a volver a su Copenhague natal para conseguir el apoyo económico necesario para que sus niños no se queden en la calle. Una vez allí, es invitado a la boda de la hija de su benefactor, donde descubre un gran secreto que lo cambia todo. La novia es su hija biológica (la madre de la criatura fue su pareja y le ocultó su paternidad al no poder ponerse en contacto con él y también debido a su pasado díscolo). A raíz de este importante descubrimiento, y a una serie de circunstancias más (la enfermedad mortal del marido de su ex pareja, la recién iniciada relación con su hija, etc…), todo se complicará y dificultará su vuelta a La India.

Susanne Bier dirige con su sensibilidad y humanidad habitual esta película que bordea la fina línea entre lo sentimental y lo sensiblón, pero en sus acertadas manos este melodrama llega a un buen puerto y no da la sensación de ser un drama edulcorado, sino una cinta conmovedora y con sus dosis justas de sentimentalismo, resultando una película muy bella. En cuanto al reparto, Mikkelsen hace una interpretación muy tierna y contenida, lo vuelve a bordar, está estupendo y los demás, especialmente Rolf Lassgård y Sidse Babett Knudsen (que me recordó físicamente a Carice Van Houten), están fantásticos también.

Bier es una experta en cine íntimo, auténtico y que perdura (en general), podría describirse con una versión femenina actualizada del alemán Douglas Sirk (uno de los maestros del melodrama clásico por excelencia, ”Imitación a la vida” es mi favorita suya) y con ecos del sueco Ingmar Bergman en su capacidad para indagar, de manera introspectiva, en los sentimientos de sus personajes. “Después de la boda” es de esas grandes películas que no se olvidan, que tiene momentos impagables que te llegan al corazón, en muchas ocasiones sin necesidad de palabras a través de las miradas de sus actores. Como la mayoría de las películas de esta directora, es imprescindible.

”Casino Royale”, el malo elegante en la saga de James Bond

Le Chiffre es el antagonista del agente secreto más famoso, James Bond, en la novela “Casino Royale”, y para ponerle cara en su adaptación al cine se eligió a Mads Mikkelsen, quien hacía una de sus contadas incursiones en el cine más comercial. Con su ojo derramando lágrimas de sangre, su gélida mirada, y ese aire calculadamente imperturbable, es uno de los “malvados” de la saga con más carisma. Elegantemente vestido, Le Chiffre es un financiero sin escrúpulos, un buen jugador de cartas y un banquero privado para mafiosos y terroristas. Una buena pieza cuyas armas no son las bombas, eso es para otros, sino los movimientos bursátiles con los que crea caos especulativo que, por supuesto, agranda su fortuna.

Siempre genera dudas el que un actor como Mikkelsen, que se prodiga poco en taquillazos como el de la serie Bond, acepte este tipo de papel. Pero según avanza la película queda claro que el que es bueno lo es porque sale airoso de un drama del movimiento Dogma, y luego es capaz de hacer lo mismo en un producto comercial. Le Chiffre ayudó a situarlo en el panorama cinematográfico para quienes no se prodigan en ese cine más de vanguardia. No solo eso, en una película en la que el agente al servicio de su majestad es el máximo protagonista, las escenas que comparte con el villano dejan claro que el danés no le va a regalar ningún plano.

Es más que posible que “Casino Royale” no esté ni siquiera entre sus cinco mejores películas, pero es ese tipo de proyecto que, si el actor sabe enfocarlo, sale airoso, robando escenas y demostrando que un buen actor no necesita ser el protagonista para ser el más interesante de un film.

”La caza”, la alargada sombra de una duda

Con “La caza” (contiene algunos spoilers) me resulta complicado analizar la película sin desvelar algunos detalles de la trama, así que si no has tenido ocasión de verla es mejor que no sigas leyendo.

Vinterberg crea una película tensa, incisiva, introspectiva y estupenda, al plantear un interesante debate sobre la delgada línea que separa la sospecha de la certeza. Su título (”La caza”) lo interpreto como un recurso metafórico para describir la terrible situación por la que atraviesa un hombre corriente (divorciado, padre de un adolescente y profesor en una guardería de Dinamarca) al ser acusado de abusos a menores. El personaje de Mikkelsen es como un animal herido que agoniza tras ser disparado de muerte. Una alumna suya (una niña que también es hija de su mejor amigo) cuenta una mentira sobre él y la bola se hace tan grande que los cimientos de la apacible vida del protagonista empiezan a tambalearse, es tachado de ”enfermo” por la sociedad que le rodea, no confían en él, todo ello se desencadena por un rumor sin fundamento, sin pruebas suficientes. Se demuestra que la mentira es, en ocasiones, más poderosa que la verdad.

La cinta de Vinterberg desmonta la falsa creencia de que los niños nunca mienten y, al mismo tiempo, también explora la idea de que Lucas (Mikkelsen) continuará marcado con el estigma de presunto pederasta durante toda su existencia, quedando posiblemente resquicios de desconfianza y suspicacia de muchos de sus semejantes, no siendo nunca contemplado de la misma manera que antaño (antes de esa repulsiva y dañina mentira).

Mads Mikkelsen, uno de los mejores actores actuales que ha dado el cine reciente europeo, construye su personaje desde la contención y la sutileza, es capaz de dar mucho interpretativamente hablando con aparentemente poco, con solamente miradas y sin rastro de grandilocuencia, artificio o sobreactuación, siendo un rasgo que valoro mucho en cualquier actor, para mí menos suele ser más. El actor danés está magnífico, es una bestia parda de la interpretación, este año ha sido triunfal para él, estrenando ésta última, “Un asunto real”, y recientemente la serie “Hannibal” para la televisión americana, mereciéndose ser más reconocido de lo que es actualmente. Increíblemente versátil, posee un rostro muy personal, dotado para personajes tanto malvados como de buen corazón, es un intérprete al que hay que seguir muy de cerca. ”La caza”, que acaba de salir en Blu-Ray y DVD, es una cinta apasionante y muy sobria (te atrapa de principio a fin), y que vuelve a poner de manifiesto el buen estado del cine europeo y del danés en particular (con los grandes Bier, Von Trier y el emergente Refn a la cabeza, entre otros). No te la pierdas.

Tus primas Rodasons y Yuna

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario