Las listas de Moriarty: Looks imposibles

Las listas de Moriarty: Looks imposibles

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,25 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Todo el mundo sabe que la Navidad que ahora dejamos atrás, lejos de la inocente e idílica estampa que pretenden vendernos y las connotaciones religiosas que se puedan encontrar, es un lapso de tiempo que comprende algunos de los días más cortos del año, y con sus largas noches el abandono del hombre a los pecados capitales… ¿Crees acaso que bromeo? Dime pues en que otra época del año podríamos encontrar tan extraordinariamente reunidos la gula de los banquetes navideños, la lujuria etílica de la noche de fin de año, la pereza resacosa, la ira de las imposibles compras de última hora, la codicia de las interminables cartas a los Reyes, la envidia por los regalos de tu hermano en la mañana de Navidad o la soberbia con la que mostramos a todo el mundo nuestras nuevas adquisiciones. Y si comprendes ahora mi argumento, tal vez puedas entender mejor el sentimiento de culpa generalizado que aflora con el nuevo año y la obsesión con los propósitos de enmienda para el año que empieza.

Como me alegro cada mes de Enero de disponer de un completo gimnasio en mi propia casa… pareciera que todos los tumultos de las tiendas pasaran de las rebajas a los gimnasios, buscando bajar esos turrones o conseguir ese cuerpo de revista para lucir palmito el próximo verano. La imagen, eso es todo en lo que piensan, como si cambiar su apariencia fuera a limpiar la inmundicia de sus almas o mejorar la precariedad de su existencia.

La Historia del cine se encuentra plagada de ejemplos de transformaciones prodigiosas, actores llevando al límite su capacidad física y su salud para meterse en la piel de un nuevo personaje con mayor crudeza y realismo. Ganando kilos de músculo o grasa o ayunando hasta la más enfermiza delgadez. Estos titánicos esfuerzos han llevado en más de una ocasión a actores y actrices a las puertas de la gloria, y al reconocimiento. Pero a veces los cambios son mucho más superfluos, y los resultados poco menos que caricaturescos, excéntricos o incluso ridículos. Postizos que no terminan de encajar, prótesis que cantan a la legua, vestuarios imposibles y peinados de infarto, que lejos de acercarnos al personaje son tan molestos como un continuo e irritante pitido en el oído.

No te atormentes tanto, no sigas los dictados de la imagen de moda como un corderillo asustado. Siempre te quedará la posibilidad de ser simpático y buena persona. A fin de cuentas la mona aunque se vista de seda…

Gary Oldman en “El quinto elemento” (Luc Besson, 1997)

Este malo malísimo de película no es el único que te destrozará las retinas cada vez que aparezca en escena, ya que el más “verde, verde, súper verde” Chris Tucker no le va a la zaga en estilismos ni excentricidades.

Menos mal que el bueno de Bruce Willis nunca nos falla, aún con ese rubio platino, y a  la preciosa Milla Jovovich es un placer verla se ponga lo que se ponga.

Si todavía no la has visto no puedes dejar pasar esta divertida e icónica película. Seguramente no estará entre los grandes clásicos de la ciencia ficción, pero el buen rato está garantizado. Entretenida e interesante.

Vídeo

Javier Bardem en “No es país para viejos” (Joel Coen y Ethan Coen, 2007)

Nuestro Javier se llevó su primer Oscar de la Academia con el que tal vez sea el personaje más inexpresivo al que nunca haya tenido que dar vida, y desde luego no tiene que ser fácil mantener esa gélida mirada y actitud impasible si cada vez que te miras en un espejo te encuentras con ese flequillazo.

Un inquietante peinado, sin duda un efecto buscado por estos dos genios del cine que, aunque es posible que sume más de lo que pueda restar, no deja de ser algo lesivo para la vista.

Madres del mundo, tened cuidado con como peináis a vuestros pequeños, ciertos estilismos podrían dañar su desarrollo emocional.

Vídeo

Samuel L. Jackson en “El protegido” (M. Night Shyamalan, 2000)

Sus huesos pueden ser de cristal, pero sus rizos parecen tan indomables como indestructibles.

Son muchas las películas y personajes en los que al señor Jackson lo caracterizan de forma extravagante o como mínimo llamativa. Desde el memorable estilo afro que luce su Jules en “Pulp fiction”, hasta sus más recientes Roland en “Jumper” o el malhumorado criado sureño  al que encarna en “Django desencadenado”.

Pronto volveremos a verle con su parche en el ojo en el siguiente episodio de la saga de “Los vengadores”, porque el viejo Samuel nunca nos decepciona.

Vídeo

Nicolas Cage en “Adaptation (El ladrón de orquídeas)” (Spike Jonze, 2002)

Nicolas Cage y su pelo, la carencia del mismo, y sus peluquines, serían suficientes para generar una lista propia, y en esta película nos lo encontramos por partida doble en los papeles de Charlie Kaufman y el de su hermano gemelo.

Una película interesante que nos presenta las dificultades del proceso creativo, y la distancia, en ocasiones inabarcable, entre la ficción creada por los protagonistas y su propia vida.

Porque el mundo es un lugar extraño y peligroso y, en ocasiones, a lo más que podemos aspirar es a adaptarnos para sobrevivir.

Vídeo

Sean Penn en “Atrapado por su pasado” (Brian De Palma, 1993)

Dejar atrás un pasado lleno de drogas y violencia es una tarea difícil cuando dependes de la ayuda de un abogado cocainómano y con semejante aspecto. El siempre grande Al Pacino se debate entre el amor y la necesidad, pero es difícil obtener resultados distintos si repites los errores del pasado.

Sean Penn podría parecer el típico pardillo de instituto venido a más, pero no deberías confiarte demasiado o podrías acabar muy mal.

Una buena película de un irregular Brian de Palma, en la que sabe sacar buen provecho a un excelente guión y un reparto lleno de buenos y reconocidos actores.

Vídeo

“El mal nunca duerme, simplemente se echa la siesta”.

James Moriarty

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario