Las listas de Moriarty: Películas apocalípticas en el planeta Tierra

Las listas de Moriarty: Películas apocalípticas en el planeta Tierra

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (9 votos, media: 4,56 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Estoy muy excitado y, porque no reconocerlo, hasta un poco nervioso, ya que el tema que nos compete esta semana es una de mis especialidades. Bendita palabra que retumba en mis oídos como trompetas de música celestial, “Apocalipsis”. El fin del mundo no es algo novedoso y no hay año que no nos torturen con alguna de las profecías de Nostradamus o lo que es peor, con alguna conjetura de los pesados de los mayas. Yo sin embargo, soy más partidario de infundir el caos, la guerra y el desorden mundial a través de mis palabras, dejando que la raza más peligrosa y acomplejada de los simios, se encargue ella sola de la destrucción de su planeta, y con él, de su futuro… Y mira que lo siento por el bueno de Charles Darwin, ese viejecito entrañable siempre rodeado de sus animalitos y plantas, pensando y confiando en el ser humano como la raza más evolucionada, pero que nunca llegó a imaginarse que esos seres de cuerpo erguido y cerebro lleno de materia gris, se estaban condenando a su fin desde hace mucho tiempo… ¡¡¡Demos una calurosa bienvenida a la era de los insectos de cuerpo ovalado y aplanado!!!

Este viernes se ha estrenado la nueva película del eternamente joven novio de América (a base de botox, pactos reconocidos con el diablo y contactillos cienciológicos). “Oblivion” nos presenta un planeta tierra que ni es planeta ni  es tierra (yo diría que se trata más de una escombrera, incineradora o vertedero municipal, en definitiva, que no lo conoce ni la madre que lo parió) lleno de habitantes de serie B con una necesidad imperiosa de una ducha caliente y un afeitado de Gillette Match 35, que van por ahí de flor en flor buscando y rebuscando entre basuras de un botellón apocalíptico…

Basada en la novela gráfica homónima de Joseph Kosinski, dirigida y coproducida por él mismo, a Tom Cruise le acompañan en estas aventura futurista Olga Kurylenko, Morgan Freeman, Melissa Leo, Zoe Bell y uno de mis actores favoritos del momento, el jugador de tronos “matarreyes” Nikolaj Coster-Waldau que aprovechó sus conocimientos militares aprendidos en Poniente para dar vida a un experto militar y con ganas de solucionar todo por la vía rápida.

Pero esta nueva incursión en el fantástico apocalíptico de Tomás Crucero (como le gusta llamarle un amigo mío al sucesor de Dawson en el corazón de Katie Holmes) no es algo original ni en su filmografía (ya salvó a la humanidad con la ayuda de Steven Spielberg) ni en el mundo del cine. Semana tras semana se estrenan películas apocalípticas en las que el ser humano se arroja al retrete y tira de la cadena (ya sea por su propia voluntad o con ayuda de algún elemento externo) y por los resultados que obtienen en taquilla, parece que gozan del beneplácito de la mayoría de la audiencia.

La lista es interminable. Desde finales del mundo debido a infinidad de catástrofes naturales como las de “Sunshine”, “El núcleo”, “Twister”, “Volcano” y “Waterworld”; pasando por plagas de virus (algunas de ellas con consecuencias zombies) como “12 monos”, “Contagio”, “Estallido”, “Resident Evil”, “28 días después”, “Amanecer de los muertos” o “Soy leyenda”; con ayudas extraterrestres en “Independence day”, “Starship troopers” o “Distrito 9” (su director nos está preparando otra posible candidata a estar en este top, “Elysium”); sin olvidarnos de las consecuencias nucleares descritas en “La carretera” o en la saga “Mad Max”, o las anunciadas en profecías milenarias como “Hijo de los hombres”, “Terminator”, “Señales del futuro”, “2012” o “Take shelter”. Pero también existen versión apócrifas e inclasificables del Apocalipsis como las desarrolladas en “Melancolía” por el sobrevalorado Lars Von Trier o en “El suceso”, la última vergüenza ajena del autor de “El sexto sentido”. Por supuesto, el cine español no ha sido ajeno a esta moda, y en los últimos años nos ha regalado (con mejor y peor suerte) visiones ibéricas del asunto (“El día de la bestia”, “REC”, “Infectados”, “Extraterrestre”, “Fin”, “Tres días”, “Los últimos días”).

Cuando el destino nos alcance (Richard Fleischer, 1974)

Muy interesante largometraje, el cual nos presenta un planeta Tierra superpoblado, en donde los seres humanos viven hacinados en grandes ciudades y separados por castas (vamos, no muy diferente del mundo actual). El acceso a la comida está muy restringido y solo pueden disfrutar unos pocos elegidos de ella, es decir, políticos, militares, empresarios (vamos, no muy diferente del mundo actual). La compañía “Soylent” se encarga de fabricar comida procesada, e intenta introducir al mercado un nuevo producto hecho a base de vegetales y plancton, a pesar de que los alimentos naturales están casi extintos debido a que el efecto invernadero se ha cebado con el clima terrícola.

Una crítica feroz al consumismo sin control y al empecinamiento de la raza humana en dejar su planeta más tieso que la mojama y explotar sus recursos al máximo. Un filme de esos que no dejan indiferente a nadie y que debería ser de obligado visionado en guarderías, colegios públicos y privados e institutos en todos sus turnos, incluido en el de noche.

Héroe salvador: Charlton Heston con rifles y a lo loco.

Vídeo

Armageddon (Michael Bay, 1998)

Un meteorito travieso va directo hacia la Tierra para destruirla y la única solución que se le ocurre al gobierno norteamericano (al fin y al cabo son ellos los que toman todas las decisiones importantes del mundo) es una legión de gañanes borrachuzos extractores de oro negro que trabajan en una plataforma petrolífera y cuya única misión en la vida es ganar más bonificaciones por sus horas extras (y, por supuesto, beneficiarse sin escrúpulos a la hija macizorra de su jefe).

Bruce Willis, Ben Affleck, Steve Buscemi, Owen Wilson, Will Patton, y el ya recientemente fallecido Michael Clarke Duncan, solventan la papeleta con un producto directo a la yugular que, en estos tiempos en los que encontrar algo que entretenga y te haga pasar unas buenas dos horas sin mirar el reloj, se considera ya casi como una obra maestra de la ciencia ficción (aunque visto lo visto en Rusia, parece más real que nunca).

Héroe salvador: Bruce Willis que no sólo da su vida por salvar al mundo, sino que le permite a Ben Affleck jugar con las galletitas de dinosaurio con su élfica hija, mientras Steven Tyler y los suyos le dan al baladón.

Vídeo

El día después (Nicholas Meyer, 1983)

Un alegato en plena guerra fría ochentera, que nos narra un mundo apocalíptico debido a las consecuencias catastróficas de una hipotética III Guerra Mundial comenzada con un ataque nuclear a Estados Unidos. El temor a una ristra de millonarias muertes que esta guerra dejaría a su paso, junto con el drama de los supervivientes abrasados por la radiación, arrebatan de inmediato todos los posibles sueños de vivir de todos los ciudadanos supervivientes al ataque en un mundo mucho mejor.

Un tema de muy rabiosa actualidad debido a la tensión política que se vive en estos momentos en Corea del Norte gracias a su líder (con peinado-cepillo imposible de importar a otros países), que si viera esta película borraría de su cabeza sus ganas de jugar a las guerras.

Héroe salvador: La voz en off de los momentos finales de la película, que avisa de que a pesar de que todo lo visto es ficción, si realmente se produjera un ataque nuclear, las consecuencias serían mucho peor.

Vídeo

La invasión de los ultracuerpos (Philip Kaufman, 1978)

Una de esas películas con una atmósfera claustrofóbica que corta la tensión con un cuchillo  jamonero de tele tienda, y que te hace dudar de si los que te rodean (familiares, amigos, compañeros de trabajo…) no son más que réplicas creadas a partir de vainas marcianas, llegados desde el espacio exterior como viento solar.

Una magnífica versión del clásico de 1956 de Don Siegel (y con sus remakes correspondientes de 1993 y 2007), altamente recomendable para un día gris y lluvioso, interpretada por Donald Sutherland, Brooke Adams, Jeff Goldblum, Veronica Cartwright y el infravolado Leonard “Dr. Spock” Nimoy. Con un final en su versión setentera inolvidable, te garantizo por escrito que después de verla no te quedarán uñas y padrastros que morder.

Héroe salvador: El padre de Kiefer Sutherland, que interpreta a un inspector de sanidad, que tendría problemas hoy en día para trabajar en la sanidad pública española.

Vídeo

Wall.E (Andrew Stanton, 2008)

Recuerdo que la ví en cine de verano de chiringuito y playa y he de decir que me quedé impresionado con tanta belleza por pixel cuadrado. Pixar lo había vuelto a conseguir de nuevo, una historia que, aunque en apariencia pequeña, esconde un personaje brutal a la par que entrañable, “Wall.E”, un pequeño robot de gran corazón que trabaja en un batallón de limpieza con la noble y difícil misión de limpiar el planeta de basura. Una obra maestra del género de animación que barrió en taquilla y que fue aclamada por crítica y público, llegando a ganar el Oscar a mejor película de animación en 2009. Una auténtica lección de cuidado y buen gusto, con una moralina que da que pensar (algo que desgraciadamente no solemos hacer en demasía): tira la basura en los cubos de reciclaje y deja de leer este artículo para salir a correr, o vas a terminar muy pero muy mal…

Héroe salvador: La aspiradora más entrañable y enamoradiza del mundo.

Vídeo

James Moriarty

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario