"Nunca me abandones"

"Nunca me abandones"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (7 votos, media: 4,43 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

“Mi nombre es Kathy H. Tengo treinta y un años, y llevo más de once siendo cuidadora. Suena a mucho tiempo, lo sé, pero lo cierto es que quieren que siga otros ocho meses, hasta finales de año. Esto hará un total de casi doce años exactos. Ahora sé que el hecho de haber sido cuidadora durante tanto tiempo no significa necesariamente que piensen que soy inmejorable en mi trabajo. Hay cuidadores realmente magníficos a quienes se les ha dicho que lo dejen después de apenas dos o tres años. Y puedo mencionar al menos a uno que siguió con esta ocupación catorce años pese a ser un absoluto incompetente. Así que no trato de alardear de nada. Pero sé sin ningún género de dudas que están contentos con mi trabajo, y, en general, también yo lo estoy. Mis donantes siempre han tendido a portarse mucho mejor de lo que yo esperaba. Sus tiempos de recuperación han sido impresionantes, y a casi ninguno de ellos se le ha clasificado de «agitado», ni siquiera antes de la cuarta donación”.

Título: “Nunca me abandones”

Autor: Kazuo Ishiguro

Editorial: Anagrama

Nota de la Redacción: Desde las primeras líneas, citadas arriba, sabemos que Kathy no es una cuidadora de niños o ancianos, que se esconde algo desconocido tras sus palabras. La historia nos sumerge en la Inglaterra de finales de la década de los 90, en una institución educativa, donde pronto se percibe la ausencia de padres, sin que parezca suponer ningún problema. Kazuo Ishiguro, escritor inglés de origen japonés de larga relación con el cine (autor de "Lo que queda del día" entre otras historias llevadas a la pantalla) publicó este libro en 2005 y el estreno de la película que inspira ofrece una buena oportunidad para los que no le conozcan aún, ya que se ha editado de nuevo la novela.

Kazuo se aparta esta vez del Japón de la posguerra, el nazismo y los periodos anteriores a la II Guerra Mundial, pero conserva sus esencias: la naturaleza egoísta de la sociedad, la nostalgia inspirada por el recuerdo, un argumento frágil, acción íntima y progresión lenta.

Los recuerdos de la protagonista y el coprotagonismo de dos de sus amigos de adolescencia en la extraña institución, se van desvelando como si se tratara de un streap-tease vital, despacioso y detallado. Es una historia para perderse en otras vidas que no encaja con hábitos de lectura en el transporte urbano, sino que requiere el tiempo necesario para comerse de un bocado sus primeras cien páginas. El estilo y la técnica de sencillez narrativa, del desvelamiento progresivo y sin alharacas sensacionales del trasfondo de las vidas de los personajes, ofrece una aproximación a sentimientos y sensaciones poco frecuente. Es literatura grande y por lo tanto con muchas posibilidades de traducirse en cine más pequeño que ella. La idea convencional de la etiqueta de ciencia-ficción no encaja en absoluto con la novela, salvo por el hecho de que la espoleta para escribirla fue la clonación de la oveja Dolly en el 2000, pero sólo es una excusa para reflexionar sobre el sentimiento del tiempo que se nos va con rapidez progresiva y la pregunta permanente de qué es lo que hace que la vida valga la pena de ser vivida.

Kazuo Ishiguro decía en una entrevista no sólo promocional de su libro: "A pesar de que en muchos sentidos obviamente éste es un libro muy triste, como suelen ser mis novelas, creo que por primera vez en mi carrera dejo un mensaje de alegría. Si bien estos chicos crecen para enfrentar su destino de "partes de repuesto", al escribir traté de retratar las cosas buenas de los seres humanos. Los personajes principales en el fondo son básicamente decentes que, por supuesto, cometen errores, pero finalmente intentan corregir su rumbo y si le hicieron mal a alguien, piden perdón. Se dan cuenta de que lo que importa son las relaciones, no las posesiones, los sentimientos no el estatus, ese tipo de cosas básicas. En mis novelas anteriores siempre me ocupé de los aspectos negativos del ser humano. Esta vez quería celebrar, aun en el contexto de vidas muy cortas, un mensaje muy simple: que la mayor parte de la gente tiene cierta dignidad."

Pasados unos años desde su primera edición en 2005, "Nunca me abandones" defraudó ligeramente a algunos de sus seguidores, pero se convirtió también el libro favorito para otros. La diferencia puede estar en que es exigente con el lector, no se puede abordar con ligereza si se desea que penetre y quede en nuestro recuerdo. Como amigo es un libro excelente, como conocido en cambio, el tiempo lo difuminará hasta dejar un recuerdo vago y lejano.

Nunca me abandones primeras paginas.txt

Nunca me abandones contraportada y biografía.txt

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario