¿Qué fue de… Emile Hirsch?

¿Qué fue de… Emile Hirsch?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Deslumbró a la crítica por su interpretación de joven que decidió abandonar su acomodada vida en “Hacia rutas salvajes” y parecía destinado a quedarse hasta que los excesos le pasaron factura de una de las peores maneras. Quentin Tarantino siendo fiel a su espíritu rescatador ha sacado del baúl a Emile Hirsch y le ha incluido en la muy esperada “Érase una vez en … Hollywood”. Esperemos que esta oportunidad la sepa aprovechar el actor que un día fue llamado “el nuevo Leonardo DiCaprio”.

Con tan solo 11 años Emile Hirsch (California, 1985) debutó en el mundo de la interpretación, en realidad ya estaba vinculado de alguna manera al negocio ya que su padre es productor y su madre es una artista visual. Sus primeros pasos los dio en la televisión, interviniendo en comedias tan noventeras que en España sabíamos que las emitían en Antena 3 porque en su título había un “cosas”, él salió en “Cosas de marcianos”, “Sabrina, cosas de brujas” y “Cosas de gemelas”, también se dejó ver en algunos episodios de “Urgencias” y “Policías de Nueva York”. Su situación comenzó a mejorar cuando se convirtió en uno de los protagonistas del telefilm “Desaliento”, que le valió a Laura Linney un Emmy. Ese trabajo le dio la proyección suficiente para que entrara en los repartos de “La peligrosa vida de los Altar Boys” y “The emperor’s club”.

Luego llegarían “La vecina de al lado”, “Los amos de Dogtown” y “Alpha dog”. Emile Hirsch iba lanzado al estrellato pero aún le faltaba el papel que supusiera su confirmación. Eso le llegó de la mano de Sean Penn que adaptó la historia de Christopher McCandless, recogida en el libro “Hacia rutas salvajes” de Jon Krakauer. McCandless era un niño bien que acababa de terminar sus estudios universitarios y con un expediente académico envidiable que se hartó de tener una existencia vacía así que decidió abandonarlo todo, donó sus ahorros, se apartó de la civilización, partió hacia Alaska, sobreviviendo de lo que pillaba hasta que encontró la muerte por inanición dos años después de iniciar su nueva vida. Ese personaje supuso un desafío tanto físico como emocional para Hirsch y su trabajo fue realmente portentoso. La crítica se rindió ante su interpretación y no es difícil aventurar que se quedó a muy poco de lograr la nominación al Oscar.

Que se quedara fuera de la candidatura al Oscar dio bastante igual porque Hollywood pareció haberse enamorado de aquel joven que al igual que el Leonardo DiCaprio de sus inicios parecía querer huir de los proyectos más comerciales que le convirtieran en pasto de carpetas de quinceañeras, Hirsch contaba con una ventaja y es que no se puede decir que se ajuste demasiado al canon de “guaperas mojabragas”. Algunos de sus siguientes trabajos fueron “Mi nombre es Harvey Milk” de Gus Van Sant, “Speed Racer” de las hermanas Wachowski , “Bienvenido a Woodstock” de Ang Lee, “Salvajes” de Oliver Stone y “Killer Joe” de William Friedkin. Emile Hirsch estaba en todas partes y para él resultó una liberación que “Speed Racer” resultara un fracaso comercial porque la mera idea de haberse convertido en una gran estrella le habría producido escalofríos y gracias a eso pudo acceder a títulos más pequeños en donde pudo dar lo mejor de sí como actor como “Prince avalanche” o la miniserie “Bonnie & Clyde” que se emitió en 2013. Detesta el cine más comercial pero le dijo que sí a intervenir en “El único superviviente” de Peter Berg y “La hora más oscura” de Chris Gorak, la segunda fue una de esas típicas imposiciones para que pueda seguir trabajando en la industria, y con la primera se quería estar en los Oscar.

En los primeros meses de 2015 nos quedamos ojipláticos al conocer que durante una de las habituales fiestas celebradas en el transcurso del Festival de Sundance Emile Hirsch acabó lanzándose encima de la productora de Paramount Daniele Bernfeld para estrangularla. Según el abogado del actor estaba tan intoxicado por culpa del alcohol que fue incapaz de recordar lo sucedido pero los testigos sí que describieron con pelos y señales cómo se acercó a la ejecutiva para increpar que alguien tan pijo no debería estar en Sundance y cuando ella intentó hacer oídos sordos y esquivarle se le tiró encima y le puso sus manos en el cuello. Gracias a la intervención de dos que pasaban por ahí la cosa no llegó a mayores. Hirsch se declaró culpable de agresión y fue condenado a 15 días de prisión, a pagar una multa 4.750 dólares y a prestar unas 50 horas de servicios a la comunidad, también tuvo que ingresar en un centro de rehabilitación.

Ha seguido trabajando, aunque ya no esté bajo el radar tal y como sucedió hace una década. Fue uno de los protagonistas de “La autopsia de Jane Doe” que funcionó muy bien en el circuito festivalero y en “Érase una vez en… Hollywood” interpreta al peluquero Jay Sebring que fue uno de los que encontró la muerte junto a Sharon Tate aquel fatídico 9 de Agosto de 1969.

Vídeo

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario