Tom Cruise, la década del declive

Tom Cruise, la década del declive

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Hace unas semanas David Gritten publicaba en The Daily Telegraph un interesante artículo sobre el declive de las grandes estrellas de Hollywood. Ante el taquillazo de “Avatar” se preguntaba si el sueldo de las grandes estrellas estaba justificado. Grandes nombres muy bien remunerados en su día que ahora han visto como los años les han caído encima y ya no son lo que eran. Uno de los ejemplos más paradigmáticos es Tom Cruise. El actor de sonrisa dentrífica ha visto como de ser la estrella más rutilante de los 90 ha ido derivando en una caricatura de si mismo sin un éxito al que agarrarse como antaño. Algunas estrellas como Tom Hanks o Julia Roberts también lo han padecido pero, quizás, el caso de Cruise ha sido el más paradigmático. A pesar de seguir manteniendo el aspecto juvenil que le hizo enfundar carpetas, determinados escándalos y malas elecciones han puesto su carrera en jaque. Es el más fiel representante del Hollywood del star-system, una maquinaria cada vez más derruida en pro de otro tipo de historias que no necesitan contar con grandes estrellas para llegar al espectador.

La década no ha podido ser más caótica para Tom. En el año 2000 era la gran estrella del momento y acaba de conseguir su tercera y última nominación al Oscar por su papel de predicador en “Magnolia”. Un intento de Tom (mantenido desde principios de los 90) de que no sólo se le viera como el “niño bonito del cine”. Ser la estrella mejor pagada en esos instantes tampoco le favoreció de cara a conseguir la estatuilla. Ni por “Nacido el cuatro de Julio”, ni por “Jerry Maguire” ni por “Magnolia” vio que el Oscar caía en su haber. Acababa de rodar también con Stanley Kubrick su última película, “Eyes Wide Shut”, lo que posicionaba a Cruise en el mejor momento para dar el salto definitivo a papeles más comprometidos que le hicieran ganar prestigio como actor rodando con los mejores director. Nada más lejos de la realidad. Casi sin creerlo, ha visto como su prestigio y fama ha ido cayendo dilapidando su carrera.

TomCruiseDecliveLesGrossmanEn 2001 terminaba su relación con Nicole Kidman tras un traumático divorcio y si Nicole comenzaba a vivir su gran momento profesional, Tom iba viendo como su carrera comenzaba a estancarse mientras que personalmente provocaban ciertas antipatías sus reverencias a la cinesiología, religión en la que se introdujo tras ser la responsable de solucionarle la dislexia que padecía desde niño. Cruise, a pesar de todo, estrenaba la segunda entrega de “Misión Imposible” y rodaba con Steven Spielberg “Minority Report” para, años después, repetir con “La guerra de los mundos”. Películas que le seguían apuntalando como el número uno. Los continuos comentarios sobre su vida privada tras la ruptura con Kidman macharon una imagen que él se encargaría de intentar restablecer con su romance con Penélope Cruz. Los dos se conocieron en el rodaje de “Vanilla Sky”, el remake de “Abre los ojos”, pero Tom vio como con esa película se producía uno de sus más sonoros fracasos.

Cruise intenta ser el cabeza de cartel de proyectos ambiciosos como “El último samurai”, pero ni la película fue un éxito ni Tom pudo acariciar ni siquiera la nominación al Oscar que buscaba con este trabajo. Una cinta que bien por su ambientación en el Japón antiguo, o por el aspecto inusual (con barba) de su protagonista, no terminó de cuajar. Más tarde llegó “Collateral” de Michael Mann, uno de sus pocos villanos como asesino a sueldo. La situación se complicó con su publicitada relación con Katie Holmes. Tras un noviazgo con Penélope Cruz que muchos señalaban como un TomCruiseDecliveValkiriamontaje, Tom Cruise sorprendió al elegir a Katie Holmes como nueva compañera, una relación que culminó con una lujosa boda en un castillo de Bracciano (Italia). La relación de Cruise con la Cienciología, secta polémica prohibida en países como Alemania, y una chocante aparición en televisión en el programa de Oprah Winfrey saltando sobre los cojines cantando su amor por Katie, provocaron un aluvión de críticas contra el actor. Muchos llegaron a pensar que Cruise había perdido definitivamente la chaveta. La compañía de sus grandes éxitos, Paramount Pictures, consideró que Cruise estaba perjudicando su imagen pública (y por tal su futuro comercial en el cine), y optó por rescindir (o no renovar) su contrato.

Ante tal situación, Cruise y su agente (Paula Wagner) intentaron recuperar posiciones suscribiendo un acuerdo con la compañía Metro-Goldwyn-Mayer para reactivar la famosa United Artists, legendaria compañía con la que Cruise lanzaría sus siguientes películas. Dicho proyecto empresarial debutó con “Leones por corderos” de Robert Redford, donde Cruise actuó junto a Meryl Streep y el mismo Redford encarnando a un congresista republicano que defiende a capa y espada la conveniencia de las misiones bélicas de Estados Unidos en Afganistán e Irak. Cruise pudo con esta película volver a dar muestra de un TomCruiseDecliveNocheydiatalento que parecía perdido desde “Magnolia”. Tras este trabajo, a pesar del poco éxito del mismo, y con la confirmación de que no se había comido la placenta de su hija como mandan los cánones cienciólogos, Tom ha preferido asumir roles que volvieran a cimentar su resurgir con cierta seguridad. Accedió a parodiar a un productor de Hollywood en la delirante “Tropic Thunder” en un papel brevísimo, pero que le reportó una sorprendente nominación al Globo de Oro. Precisamente por ahí parecen querer ir sus pasos ya que hace unas semanas se confirmaba que volvería a dar vida al productor Les Grossman en una película que ya preparaba con Ben Stiller. Y es que ha sido con el papel más delirante de su carrera con el que Tom nos ha descubierto una vis cómica que parecía enterrada. El oásis artístico en una década en la que ni “Valkiria” (interpretaba al coronel que preparó la citada operación para asesinar a Adolf Hitler) ni “Noche y día” (comedia de acción que protagoniza con Cameron Díaz y que ha sido masacrada por la crítica con unos resultados de taquilla muy por debajo de los esperados) han logrado levantar la carrera de Tom. Termina la década con problemas para levantar “Misión imposible IV” ya que ante el poco tirón que en estos tiempos parece despertar Tom en el público, Paramount le ha planteado que la nueva entrega esté protagonizada por un joven discípulo siendo él su mentor. La clara demostración del ocaso de una gran estrella de los 90 que busca a la desesperada su hueco en la industria de los próximos años.

Nacho Gonzalo (Coronado)

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

ME - 02.10.2015 a las 05:29

Aquí estamos 5 años después con el querido protagonista de esta crónica en la cima de las taquillas del mundo! MI:5 taquillazo merecido.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario