San Sebastián 2017: Una desaparición que trastorna, la rivalidad entre Borg y McEnroe, giros del suspense gótico español en “Marrowbone” y el viaje duro pero inevitable

San Sebastián 2017: Una desaparición que trastorna, la rivalidad entre Borg y McEnroe, giros del suspense gótico español en “Marrowbone” y el viaje duro pero inevitable

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Quinta jornada de un festival que no está dejando bodrios pero tampoco una película que destaque en una sección oficial que sufre tener que nutrirse de cintas que han quedado fuera de otros certámenes. Eso provoca que sea difícil encontrar auténticos descubrimientos. No obstante, la rumana “Pororoca” sigue demostrando la buena salud del cine rumano y a día de hoy es la mejor opción para poder llevarse el premio gordo. También hemos visto “Borg/McEnroe” en la sección Perlas y dos apuestas españolas como “El secreto de Marrowbone” y “Morir”. Dejamos fuera de la crónica a “Wonderstruck” de Todd Haynes la que ya hablamos hace unos meses.

“Pororoca” sigue la tradición de la nueva ola del cine rumano aunque Constantin Popescu no se haya hecho todavía un nombre en el panorama festivalero como Cristian Mungiu, Cristi Puiu o Călin Peter Netzer. Lo que cuenta la película es algo que ya hemos visto en más ocasiones en la pantalla de cine siendo un drama sórdido sobre la degradación física, psicológica y familiar de un padre de familia que pierde a su hija de cinco años cuando la acompañaba en el parque en una jornada tan normal pero que acaba transformándose en la peor de las pesadillas cuando la niña no deja rastro. Tendrá que enfrentarse a sus demonios interiores, y a la rabia por no estar más atento de ello, así como el abandono de su mujer debido a este hecho, o la burocracia policial que desespera siempre a un padre en esta situación al querer soluciones rápidas y medidas, si fuera necesario, desesperadas. La película se centra en la figura del padre, al principio un triunfador, que acaba convirtiéndose en fantasma de sí mismo obsesionado por saber quién fue la persona que se llevó a su niña. Una especie del Hugh Jackman de “Prisioneros” con el Liam Neeson de “Venganza” pasando por la reciente cinta rusa “Loveless” que también se adentraba en como un matrimonio en crisis quedaba afectado por la desaparición de su hijo. Un final abierto y violento, y una puesta en escena que parte de fueras de campo y planos largos para poco a poco centrarse más en la figura omnipresente del padre conforme va creciendo su desesperación, parece la concesión ya habitual para este tipo de cine que intenta ganar visibilidad y también llevarse la etiqueta de trasgresor y poco dado a los complacimientos. Atención al trabajo de Bogdan Dumitrache que huele a premio al mejor actor.

SanSebastian2017Pororoca

Nos ha sorprendido para bien “Borg/McEnroe” de Janus Metz que nos lleva a la vibrante competición por el título de Wimbledon en 1980 entre los tenistas Björn Borg (con la posibilidad de conseguir su quinto título consecutivo) y el emergente e irascible John McEnroe. La cinta coge la premisa de la rivalidad deportiva (como hacía con acierto “Rush”) y sobre todo se adentra en la personalidad de dos tipos marcados por la ambición y con pánico al fracaso. Transmitiendo emoción y épica, la cinta construye el viaje psicológico de ambos desde que empiezan a dar sus primeros pasos en el deporte hasta que llegan al más alto nivel; sobre todo desde el prisma de Borg y con la responsabilidad de tener que defender el título y la presión de convertirse en un tenista de record anclando en su pasado y en como tuvo que canalizar su ira y rabia para convertirse en ese tenista casi mecánico que todo el mundo ve. Eso termina derivando en el hecho de que seguramente ambas personalidades no sean tan diferentes como las que el mundo ve; marcado por el carácter tranquilo de Borg y las broncas continuas del bocachancla de McEnroe que durante toda su carrera estuvo marcado por su carácter. Buen trabajo de Sverrir Gudnason como Borg (destacando su relación con su entrenador interpretado por Stellan Skarsgård) y Shia LaBeouf como McEnroe al que la película termina redimiendo. Al final los títulos de crédito nos hacen caer en la cuenta de que, a pesar de la rivalidad deportiva, esto no termina de ser un modo de vida inoculado en la sangre para unas personas que sólo ellas (ante la particularidad de su oficio y los focos continuos que se ponen en ellos) son capaces de entender por mucha familia, amigos y admiradores que tengan de apoyo representando dos estilos cada uno; uno la clase y la elegancia y el otro la energía y la rebeldía.

SanSebastian2017BorgMcEnroe

“El secreto de Marrowbone” es el debut en la dirección del guionista Sergio G. Sánchez para el que ha llevado a cabo una especie de “grandes éxitos” del cine español reciente marcado por lo gótico y lo fantástico. Por eso en la cinta encontramos cosas de “Los otros”, “El orfanato” o “Los ojos de Julia” como es el caso de cuatro hermanos que llegan a una nueva casa junto a su madre huyendo de la violencia a la que les somete su padre. Cuando ésta muere, el mayor de ellos es el encargado de proteger a su familia y permanecer con ella oculta hasta cumplir los 21 años para que así pueda encargarse por ley de ellos y que los hermanos no se separen. La cinta tira de giros y efectismos, alguno de ellos bastante tramposos, obvios y vistos en otras de las películas comentadas, a través de golpes de efecto y de sonido y de la música del siempre habitual Fernando Velázquez. El problema es el de un guión bastante flojo y sin matices con un desarrollo poco original y unos personajes dibujados a cuatro trazos en su personalidad, lo que termina inculcando en la película un halo de comedia involuntaria provocando risas en algún momento de máxima carga dramática. Hacen lo que pueden un reparto de rostros jóvenes y prometedores como George MacKay, Anya Taylor-Joy, Charlie Heaton y Mia Goth.

SanSebastian2017Marrowbone

Para terminar la jornada una cinta que no es que suba el ánimo precisamente, como es el caso de “Morir” de Fernando Franco que se adentra en el pesar del viaje que implica para una pareja de treintañeros la presencia de la enfermedad en sus vidas. Muy auténtico y universal lo que narra y eso la termina haciendo más grande aunque sea a través del peor trance posible ya que la cinta adopta un tono sobrio y austero sin ser plomizo ni aburrido y con una sutilidad en su guión que es elevado por el brillante trabajo de Marián Álvarez y Andrés Gertrúdix. Una cinta clara en su título y que no lleva a engaños ni en su temática ni en su tono, teniendo en cuenta que la anterior película del director fue “La herida”, pero es de aplaudir como ha enfocado un tema tan reconocible (que podría haber caído en el dramatismo fácil o en la sensiblería más extrema) de una manera tan orgánica y natural siendo en el fondo, también, un canto a cómo encarar esta etapa de la vida por muy duro que sea; y más si es en compañía apoyándose ambos personajes como bastón emocional. Y es que lo que cuenta estamos más cerca de vivirlo que cualquier otra cinta que se vea en esta edición. Lo que sorprende es que la película esté en sección oficial pero fuera de concurso ya que sería una gran opción a premio en varios apartados.

SanSebastian2017Morir

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario