Sitges 2017: Herrería vasca, Apocalipsis oriental, anime naif y desenfoque canibal

Sitges 2017: Herrería vasca, Apocalipsis oriental, anime naif y desenfoque canibal

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

El séptimo día del festival empezaba con “Errementari”, del director vasco Paul Urkijo Alijo y producida por Alex de la Iglesia. Rodada en vasco antiguo nos traslada a una aldea de Álava a finales del siglo XIX tras las guerras carlistas. Allí, un herrero vive aislado del pueblo y, sin comunicación con nadie desde que volvió de la guerra, los vecinos creen que está aliado con el maligno.

En ese momento, a la aldea llega un responsable del gobierno para buscar un cofre de oro que se perdió en la guerra y que todo apunta que está escondido en la herrería. Si nos centramos en esa parte de la película, y si toda fuera así, estaría muy bien. Tanto la ambientación, los escenarios, la recreación de la época, y toda la parte técnica está muy conseguida y es muy disfrutable, pero todo no es perfecto y llega la parte del diablo.

No puedo explicar esa parte, por no dar spoilers, pero es lo que me saca de la película (eso y la relación entre el herrero y la niña que es totalmente increíble por los motivos que se explican), no me la creo. No por que salga un diablo, eso lo acepto perfectamente, sino por todo lo que lo envuelve y como actúa. O eso o me tomo toda esa parte a cachondeo y a disfrutarla (que así sí que se haría). En la rueda de prensa Alex de la Iglesia comentó que había parte dramática y parte de humor, no veo la mezcla en esta película. A la gente le gustó.

Luego tocó una de Apocalipsis, “Survival family”, del japonés Shinobu Yaguchi. Lo bueno y lo mejor que tiene es que no hay zombies ni muertos ni sangre, es todo mucho más normal y doloroso. De repente un día deja de funcionar todo lo eléctrico. Sin explicación. En la sociedad actual en la que vivimos eso es un caos total a todos los niveles. Al sexto día del apagón, la familia protagonista decide emprender un viaje, sin los medios necesarios, a una aldea costera donde residen los abuelos, pensando que allí sí que habrá electricidad.

Comienza así un largo y tortuoso camino que les llevará durante semanas a recorrer Japón con lo puesto, sufriendo lo impensable y haciéndose más fuerte como familia a medida que van avanzando. A mí me gustó bastante, no requiere de FX ni de grandes presupuestos para contarte una historia de un mundo zombie que te llega y te hace daño.

Survival family

Seguimos con el cine japonés y nos fuimos a ver “Fireworks, should we see it from the side or the bottom?”, anime de de Akiyuki Shinbo y Nobuyuki Takeuchi. Y lo vi junto a Howlett, el responsable de ComiCine en la web, que ha venido a rematar el Festival.

Historia juvenil de amores de instituto con situaciones espaciotemporales que van repitiendo lo sucedido a voluntad del protagonista. Nada de especial ni recordable, entretenida pero poco más.

Fireworks

Y luego vino el problema, vino lo más decepcionante y lamentable que he visto nunca en una pantalla de cine, “Caniba” de Verena Paravel, Lucien Castaing-Taylor. Es un documental sobre Issei Sagawa, un japonés que en 1981 mató a una amiga en París y se comió parte de ella. Actualmente es un hombre libre que vive en Japón.

Durante la proyección abandonaron la sala más de 35 personas, y no por que hubiera escenas de canibalismo o violencia extrema (por esto último sólo se fueron 2 asistentes), fue por lo malo que era el documental, parecía que nos estaban tomando el pelo. El documental es una especie de conversación entre el caníbal y su hermano, hablando de lo que pasó, y está filmado con un plano fijo muy cerrado, al nivel de media cara, o un ojo y una nariz, nada de primer plano o algo más grande. Y generalmente desenfocado, y si se mueven de plano el que habla se ve el fondo o la camisa o nada durante un rato. Así todo el rato. Era odioso.

caniba

Y los planos más abiertos eran debidos a que se estaba filmando una televisión donde el hermano ponía videos antiguos, de cuando ellos eran pequeños, o de sus prácticas sadomasoquistas o un video casero de sexo real con imágenes bastante desagradables

Fue lamentable. No por el contenido sino por la forma. Una enorme decepción. Eso no se debería de haber proyectado, hay gente que paga la entrada y por lo menos tienes que entregarle un material visual correcto, ya el contenido es otra cosa. Y para rematar, tenía a mi lado a un niño de unos 10 años o menos. No se cómo lo dejaron entrar. La escena de sexo real y las de sadomasoquismo no le hicieron ningún bien. Te lo aseguro.

Por cierto, en el canal Odisea hay un documental sobre este japonés que sí que es digno de ver. Espero mañana tener un mejor día, pinta que sí.

Tu primo.
Spooky

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario