Sitges 2019: Droga sintética, el poder de las armas en Brasil, la evolución del sonido, relación de pareja, casas encantadas y Demi Moore jefa dañina

Sitges 2019: Droga sintética, el poder de las armas en Brasil, la evolución del sonido, relación de pareja, casas encantadas y Demi Moore jefa dañina

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Hoy ya tocaban seis películas seguidas, es la única forma de poder llegar a toda la sección oficial, por suerte he aguantado todas sin dormirme, y eso que ha habido dos que eran para eso.

En el pase despertador teníamos “Synchronic”, interpretada por Anthony Mackie (Falcon en el UMC) y Jamie Dornan (Grey, el de las sombras). Ellos interpretan a dos paramédicos, cada cual más jodido con sus propios problemas personales, que se encuentra demasiadas urgencias relacionadas con una nueva droga sintética, esta afecta a las personas de una forma nuca vista y casi imposible de entender. Llegado al punto central, la historia vira de manera sorprendente a la explicación del problema (demasiado fácil de asimilar por Mackie, cosa que a veces es de agradecer si lo pensamos bien) y luego desarrolla un arco totalmente diferente al inicial. No quiero contar nada mas por no desvelar cosas importantes (que evidentemente yo no sabía y que no aparecen en la sinopsis), sólo diré que me ha sorprendido ese giro sobre algo muy manido (aunque sea imposible de por sí) y en general me ha gustado. Empezábamos bien.

A continuación teníamos una de las esperadas del Festival, así lo demostraba la cantidad de gente que había en las tres colas de acceso (profesionales e invitados, público general y prensa). Era “Bacurau”, la cinta brasileña que ganó el Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes. Aunque no está situado en el lejano Oeste sino en un poblado remoto brasileño dentro de unos años, es un western clásico. Que ves sin darte cuenta, pasa muy rápida y que te gusta, tanto la parte que describe el poblado, su gente y sus problemas como la que desarrolla el nudo de la historia en sí, con unos americanos dispuesto a ir de “safari” a esa zona, sin impórtales nada de la gente de allí. Y por supuesto no podemos olvidar la locura y los excesos de la parte final, que en un festival como este son de agradecer. Dentro del reparto, formado por muchos aldeanos de la zona y algunos interpretes nacionales, aparecen (y destacan sobre el resto) Sofia Braga como la doctora y uno de los referentes de esa gente y Udo Kier como el líder de los americanos.

En sí es una crítica tanto a la locura y pasión por las armas de los estadounidenses (hay un dialogo sobre el tema para enmarcar) y a la situación que viven muchos de esos en el momento actual, desamparados de todo y de los cuales sólo se acuerdan cuando hay elecciones. Aunque no pasa sólo ahí, ¿verdad? No me esperaba gran cosa cuando ha empezado pero no ha sido así, bastante recomendable.

Y después, algo que me ha llegado al fondo. Mi primera gran experiencia audiovisual en un cine que recuerdo fue cuando nos llevaron de excursión a unas salas (que hoy son un concesionario de coches) y nos pusieron tres cortes de películas. Eran para que descubriéramos el sonido en las películas y viéramos las diferencias. Salí de allí enamorado y fascinado con eso. Y eso es lo que se explicaba en el documental que hemos visto, “Making waves: The art of cinematic sound”.

Nos cuentan toda la evolución del sonido en el mundo del cine, desde el cine mudo a nuestros días, remarcando los hitos conseguidos en cada momento crucial de la historia del sonido (sonoro, estéreo, Dolby…) mediante entrevistas a directores y sobre todo a ingenieros y técnicos de sonido que cubren todo el espectro dentro de la parte del audio en el cine. Así mismo, describen y explican muy detalladamente cada parte que forma aquello que se llama sonido en una película, cómo se forma y cómo se une.

Un maravilloso documental para que la gente descubra un mundo que no se imaginan. A mí me ha encantado. Sí que es verdad que les ha faltado explorar un poco mas el sonido a día de hoy, se han dejado el Atmos, vale que no entren en el DTS (ya que no es un formato, son unas especificaciones sobre un formato) pero el Atmos se está convirtiendo en un estándar y ya se plantean películas así desde el inicio.

Con toda la felicidad posible en el cuerpo tocaba ver “After midnight” de los estadounidenes Jeremy Gardner y Christian Stella. Y ha sido el primer error del día. Cinta mala y absurda de la cual sólo se salvan los tres minutos finales (uno de los cuales da vergüenza ajena), centrada en una relación de pareja y la desesperación de él cuando ella lo abandona con una nota (¡mira como en “La que se avecina”!). A partir de ese momento él empieza a ver un monstruo que le ataca todas las noches.

Con ese planteamiento se pueden hacer muchas cosas y no se hace ninguna, al inicio y sin previo aviso vemos al protagonista disparar contra las puertas y luego se entremezclan flashbacks de su relación con la vida actual de él, ir al bar a beber, quejarse del monstruo y por la noche intentar que no lo maten. Todo sin sentido. ¿Que costaría meter unos focos fuera de la casa al segundo día de ataque para ver lo que viene y preveerlo? Pero si lo hace ya no puede quejarse los 40 días siguientes, hasta que ella vuelve como si nada. Y entonces tiene lugar una escena de plano fino con los dos hablando durante 12 minutos, interminable. Para colmo, al final se ponen a cantar en un karaoke y hacen las canciones enteras, enteras. Nada tiene sentido. El cabreo de la gente ha sido monumental. Y en la sinopsis pone algo de comedia romántica. Amor sí que tenía, demasiado, comedia, no.

Y por si no fuera poco todo el mal estar que teníamos, hemos rematado con “The antenna”. En teoría es una película de terror, en teoría, y el terror lo ha provocado lo mala que era. La gente se marchaba de la sala, menos que en “Luz”, eso es verdad. El planteamiento es una vuelta de tuerca al tema de las casas encantadas, en este caso es un edifico que sufre una invasión de un líquido negro creado y metido por el gobierno mediante las antenas de satélite. Para gobernar y tener sumiso a todo el mundo.

Horrible. Una dirección que daba pena, una música que no cuadraba y unos actores para darles de comer a parte. Ni provocaba tensión, ni dramatismo, ni terror, nada, y eso que lo intentaba con todas sus ganas. Sólo conseguía aburrimiento y vergüenza por que se haga algo así.

Como con la última del día no mejorara un poco la cosa, sería un problema. Por suerte ha sido mejor. “Corporate animals” es una comedia divertida y muy gamberra protagonizada por Demi Moore (si, Demi Moore, que hace un papel fenomenal como jefa prepotente y todopoderosa de una pequeña empresa), Ed Helms (Stu en la saga “Resacón en Las Vegas”) y Karan Soni (el taxista de “Deadpool”).

Moore se lleva a toda su gente a un campamento de auto reforzamiento empresarial y terminan todos atrapados en una cueva, sin opción de salir, sin agua y sin comida. A partir de ese momento comienza el festival, es mas fácil criticar unos de otros que salir de allí. Todo vale en esas situaciones y llevadas al extremo pueden ser delirantes. Todo unido con mucha mala leche. Una alegría para terminar el día.

Mañana otra vez seis seguidas, veremos que tal.

Tu primo.
Spooky

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario