Sitges 2019: Entre thrillers de mafias y la chaqueta de Jean Dujardin

Sitges 2019: Entre thrillers de mafias y la chaqueta de Jean Dujardin

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Esto va terminando y se nota, cada vez hay más gente por aquí y más películas nuevas por día, aunque no por eso sean mejores.

La primera del día ha sido “Legado en los huesos”, continuación de “El guardián invisible” y segunda película de la trilogía del Baztán (la tercera se ha rodado simultáneamente a ésta). Está protagonizada por Marta Etura, Carlos Librado, Leonardo Sbaraglia e Imanol Arias. La película era una sesión especial de la sección Òrbita en el Auditorio y ha sido una gran forma de empezar el día. Se puede ver sin haber visto la primera, te pierdes unos pocos detalles y poco mas, nada importante (no sucederá lo mismo de la tercera a ésta). He de decir que la primer no me entusiasmo demasiado, pero está sí, la evolución técnica y artística se nota, y la historia me gusta mas.

Es un thriller policiaco que se sitúa en el Valle del Baztán (en Navarra) y versa sobre la aparición de unos huesos profanados en unas iglesias al mismo tiempo que unos asesinos se suicidan en diferentes lugares y momentos pero dejando escrita una palabra y una nota para la detective Amaia Salazar. Todo se entremezcla y da como fruto un thriller interesante, con un ritmo final muy bueno y una banda sonora de Fernando Velázquez maravillosa. La puesta en escena y la recreación de aquella zona (hay mucho grabado en la zona de la historia, pero hay (seguro) cosas de estudio que en la primera no había o no lo parecía y que en ésta es necesario) está muy bien hecha.

Pero como todo, tiene pegas, las mismas que lastra la primera (y que supongo que la tercera), el tema de diálogos e interpretaciones. Lo ves como si fuera una película estadounidense (Salazar estuvo en el FBI) pero no te cuadra, estás en Navarra, la gente no habla ni actúa así. Es lo que mas me choca de la película. Aun así ya estoy esperando que llegue Abril para ver la tercera, “Ofrenda de tormenta”.

Luego nos hemos metido en una de esas historias absurdas sin sentido que sólo puedes ver aquí, y que si la película es de Quentin Dupieux, está asegurado que es así. Y así lo ha sido, en este caso era “La chaqueta de la piel de ciervo”. Está protagonizada casi en su totalidad por Jean Dujardin (el ganador al Oscar por “The artist”) y una chaqueta de ante 100%. Con esa premisa ya sabes lo que hay, una locura constante que no sabes como va a ir ya que en cada frase que suelta Dujardin va cambiando lo que hace, todo con un humor muy especial y absurdo en muchos casos.

Se empieza con Dujardin comprando la chaqueta, se continua con él teniendo diálogos profundos con ella y ella le contesta (la voz de ella es el mismo que se habla y se responde sin cambiar la voz, eso sí, la cámara enfoca la chaqueta) y se termina rodando una película de gente que no quiere llevar mas chaquetas. Y no cuento más. El público ha salido encantado y se lo ha pasado en grande, no en vano Dupieux es un habitual del Festival y tiene sus fieles seguidores. Cuando ha empezado no sabía cómo podía había ido a parar un ganador de Oscar a una peli de Dupieux, pero después lo he agradecido, Dujardin está inmenso, hace un papel brutal, de los mejores que he visto este año en él Festival.

Y con esa alegría en el cuerpo tocaba ver “Les particules”, y se nos ha ido pronto (esto nos pasa demasiadas veces). Cinta francesa dirigida por Blaise Harrison y ambientada en zona francesa, junto a la frontera suiza, donde se encuentra el CERN y su acelerador de partículas Se centra en unos estudiantes de instituto en plena adolescencia y sus tribulaciones diarias de amistad, amor, diversión… aburrida y sin sentido. Con interpretaciones que te echan para atrás o te ponen de los nervios. Pero casi al final, por desgracia, ya que si pasa antes hubiera podido ser algo más amena, empiezan a suceder fenómenos extraños con partículas. Que no resuelve nada y te deja la sensación de que has perdido un rato de tu vida. Por lo menos te enseña el acelerador por dentro (o eso dice que es), que es lo mismo que ver un documental.

Confiábamos que la siguiente mejorara la situación, las enormes colas así lo presagiaban, era “El lago del ganso salvaje”, cinta que se vio en Cannes, dirigida por Diao Yi’nan. Y realmente no se muy bien que he visto ya que tenía delante una cabeza enorme que me tapaba media pantalla y parte de los subtítulos, y por si fuera poco no paraba de moverse.

Si eso cuenta como ver la película te diré que es un thriller oscuro que va sobre unas mafias hongkonesas que tras una discusión por el territorio acaban enfrentados entre ellos, a partir de ahí se centra en el esfuerzo y sacrificio de uno de ellos para salvar a su familia. De factura intachable será recordada por muchos por la escena del paraguas, la que mas ha gustado aquí por motivos obvios. Pese a eso, la violencia ha estado muy cuidada y en su justa medida, no les ha dado por el desmadre. Se aleja del thriller típico de matar por matar y se centra en las relaciones personales y los conflictos de cada uno. También era un pase especial de la sección Órbita.

Y finalmente la última de hoy, “Swallow”, producción estadounidense dirigida por Carlo Mirabella-Davis, que a mí no me ha terminado de llenar. Sigue encerrado en mi mente que esto es un Festival de género fantástico, ciencia ficción y terror, y cada vez hay menos de eso, se plantean otras cosas y otros problemas. Y a mí no me convencen por el ambiente en el que estoy, si lo viera fuera de aquí probablemente me gustarían mucho más. Manías de cada uno.

Esta cinta trata sobre la opresión y todo lo que tiene que tragar (metafórica y físicamente) una joven sin futuro tras casarse con un millonario de familia muy recelosa y acosadora. La pobre protagonista encuentra un poco de libertad en el acto de engullir cosas sólidas no comestibles (canicas, clips, pilas, dedales…), todo eso a escondidas mientras su máxima preocupación es seguir gustándole a su marido (y familia) y no hacer nada que les pueda molestar. Toda esa presión y sufrimiento desemboca en el hecho (o enfermedad mental) de comer lo incomible. Y ni tratándola se libra de ello.

La película está bien y la protagonista hace un buen papel, pero poco más. Evidentemente la historia va evolucionando a medida que devora cosas más grandes y complejas, eso la hace pensar las cosas y tomar otras decisiones en su vida (mejores).

Y mañana último día serio con seis películas para terminar, el sábado sólo tengo la película de “Breaking bad” y la restauración de “Crash”, la película de David Cronenberg.

Tu primo.
Spooky

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario