Cine en serie: "La infamia", tres chicas en un entorno sin esperanzas

Cine en serie: "La infamia", tres chicas en un entorno sin esperanzas

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Holly se acaba de mudar con su familia porque su padre ha tenido que cerrar su negocio; la pérdida les ha obligado a trasladarse a una zona más humilde. Durante sus primeros días en la ciudad, Holly conoce a las hermanas Amber, de una familia desestructurada y dependiente de la asistencia social, como muchos de los adolescentes que conviven en esta pequeña urbe del norte del condado de Grant Manchester. Es habitual verlos faltando a clase, jugar y beber, sin supervisión, al borde de la exclusión social. Holly, arrastrada por sus nuevas amigas, empieza a frecuentar un local, el Top Curry, regentado por paquistaníes. En locales de este tipo reciben kebabs gratis, les compran vodka y, si lo necesitan, las llevan en sus taxis. Para unas chicas de entre 13 y 15 años de clase baja, comer y beber sin soltar un penique, les resulta muy atractivo. Pero las cuentas se cobran con sexo, y siendo enredadas lentamente en una esclavitud que lleva años atrapando a menores.

La serie se titula originalmente "Three girls", las protagonistas de un caso real que demostró la incapacidad policial y judicial en la Inglaterra de 2008 para detectar que un grupo de hombres de la comunidad pakistaní prostituía a adolescentes, aprovechándose de la pobreza económica y educativa de su entorno, consecuencia de la política iniciada por Margaret Thacher.

El juicio despertó el interés de toda Inglaterra por varias razones, una es que el delito se produjo en un lugar particular, Rochdale, ciudad al norte de Manchester con unos 100.000 habitantes, popular en el país porque fue donde comenzó el movimiento histórico de las cooperativas en 1844, cuando 27 hombres y 1 mujer de la industria textil que se habían quedado sin empleo tras una huelga pusieron cada uno 28 peniques y formaron una empresa que se llamó Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale. Fueron el germen de los principios cooperativos que se extendieron por Occidente, y los habitantes de Rochdale tenían y tienen a gala aquel impulso asociativo.

Los dos primeros capítulos nos muestran los hechos que serán juzgados en el tercero, cuyo desenlace no os cuento, y nos sumergen en los barrios multiculturales ingleses de clase obrera que rodean a Grant Manchester, con familias cuyo mejor y casi único apoyo son algunas personas que se toman en serio el trabajo de asistencia social, pero que no encuentran a menudo en las autoridades respuestas prácticas, y cuesta desilusión y abandono de un trabajo que produce una impotencia agotadora, incluso entre miembros de la propia policía.

Lo mejor de la serie es que no cae en lo fácil, lo maniqueo, los muy buenos y los muy malos. Se aleja de la simplificación y lo didáctico, no abusa del dramatismo. Expone toda la crudeza de la situación, pero con elipsis que evitan la sordidez. Las adolescentes no dejan de ser personas atraídas por lo prohibido, pero la serie no las juzga moralmente, sino como parte de un retrato del entorno familiar y social que incluye a los adultos de una comunidad asiática, que cometieron los actos deleznables, consecuencia de unas dinámicas culturales conservadas a pesar de su trasplante a una cultura occidental más evolucionada y respetuosa con el abuso sexual.

"La infamia" ganó el premio Bafta a la mejor miniserie y a la mejor actriz (Molly Windsor) en 2017 y os resultará a veces dolorosa, indignante ante la incompetencia funcionarial. La guionista Nicole Taylor reconstruye el caso donde sufrieron 47 adolescentes blancas de clase baja a manos de adultos de origen paquistaní. La gravedad del asunto resplandece gracias a una trabajadora de los servicios municipales de salud sexual, Sara Rowbotham, que denunció la existencia de más de 180 casos de abuso a menores desde 2003 hasta 2014.

Sus denuncias no sólo fueron desoídas una y otra vez por la policía, también por los responsables de los servicios sociales y por las autoridades municipales. Aunque su archivo fue esencial para la reapertura del caso en 2009, su tenacidad y su compromiso le costaron el puesto de trabajo. Suya es la idea que resuena al final de las casi tres horas rodadas con talento, “no existe la prostitución infantil, existen los abusos a menores”.

Asistimos una vez más a la utilización, manipulación más bien, del lenguaje para crear confusión, con lo que los agresores pretenden salir indemnes, trampas léxicas que quieren hacer pasar una cosa por otra y en las que caen, incluso, los padres de las propias víctimas, a los que no se les exime de responsabilidad, aunque sean la policía y la justicia inglesa los que salen peor parados.

En el Top Curry hay una cortina que separa la zona pública, donde se sientan los clientes, sonrientes y dispuestos a disfrutar de comida y bebida, mientras al otro lado existe un mundo sórdido que es tan fácil de ocultar, como de descubrir si se ponen los pocos esfuerzos necesarios para hacerlo. Esa cortina resultará ser un símbolo del juicio que ocupa el último capítulo, cuando una de las jóvenes renuncia a protegerse tras ella en sus declaraciones, para dar la cara que no han dado los adultos que eran los encargados de proteger su adolescencia. En España "La infamia" se puede ver en Filmin.

Vídeo

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario