"Grandes batallas en la pantalla. Hollywood y la realidad de la guerra en la Antigüedad"

"Grandes batallas en la pantalla. Hollywood y la realidad de la guerra en la Antigüedad"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Somos varios los que empleamos la pantalla "popular" para diferenciar hechos de ficciones. Se podría hablar de un género en sí mismo, al que ahora se suma este libro de Guillermo Díaz. Guillermo ya demostró en su anterior libro sobre la filósofa alejandrina Hipatia, que era capaz de hacer un libro entretenido y sólido partiendo de una realidad sobre la que apenas se conservan unas pocas líneas en los textos clásicos. En este caso el material es más abundante y las trescientas y pico páginas saben a poco, y poco se puede decir mejor de cualquier libro.

Título: "Grandes batallas en la pantalla. Hollywood y la realidad de la guerra en la Antigüedad"

Autor: Guillermo Díaz

Editorial: EDAF

Guillermo nos habla ahora de Grecia y Roma, centrándose en películas del siglo XXI, con la excepción de "Espartaco" (1960), probablemente el personaje con la relación más tinta empleada/menos datos históricos, más alta de la Historia clásica. Además de la película de Kirk Douglas (achacársela solo a Stanley Kubrick no es muy justo) están "Troya" (2004) de Wolfgang Petersen, "300" (2006) de Zack Snyder, "Alejandro Magno" (2004) de Oliver Stone y "Gladiator" (2000) de Ridley Scott.

Pero son muchos más los títulos y directores citados, así como un buen número de los mejores ensayos sociales y antropológicos de los últimos años, como "El rostro de la batalla" que consagró a John Keegan como el mejor historiador militar de su generación; textos que Guillermo maneja con sentido del humor y al mismo tiempo con el alto grado de reverencia que abunda en los cinéfilos que han sido convencidos de la etiqueta "séptimo arte", en vez de la de "sólo es un lenguaje", aunque sin olvidar nunca el objetivo de su libro, que el cine, las pantallas en general, es el medio de propaganda más eficaz y potente de nuestros días, y eso lo hace despreciable en algunos aspectos.

He disfrutado de la historia que nos cuenta Guillermo de la primera a la última página, incluyendo algunas reflexiones y reverencias con las que en ocasiones no estoy de acuerdo, pero encantado siempre con el espíritu que anima en todo momento al autor, con el que comparto la idea de que las diferencias son fuente de conversación más que de una de las muchas guerras de las que habla este libro.... "Quizá ahora sé disfrutar mucho más de una película con cuyo planteamiento histórico no estoy de acuerdo, y no dejo que mis opiniones y prejuicios lastren el disfrute de una obra estimable. Esto es algo que me ha ocurrido con el paso de los años tanto en cine, literatura o música, como en el cómic. Es decir, se disfruta mucho más de todo esto, y de la vida en general".

Guillermo Díaz es también un político, y desearía que fuera capaz de convertir en un virus muy contagioso su enfoque, muy lejos hoy de los políticos que alimentan el "guerracivilismo" hispano que encutrece nuestra vida actual. Tal vez sea porque Guillermo ha estudiado lo que son y significan las guerras, y nos enseña sobre ellas mucho más de lo que yo esperaba al comenzar la lectura de su libro.

Entre las cualidades de este libro, no es la menor la de que se puede garantizar que ni hay que ser cinéfilo ni estar interesado por lo bélico para sacar del libro un jugo digno de su precio y el tiempo dedicado. Bueno, te tiene que interesar la historia un poquito y tener conectadas las neuronas suficientes para leer unos minutos sin empezar a sudar. Son muy estimulantes sus referencias bibliográficas, ya tengo apuntadas varias que se me habían escapado, y muy divertidos los momentos de rendido encanto por directores y secuencias.

Guillermo maneja con buen criterio, sin abrumar ni aburrir en ningún momento, detalles de balística, teorías filosóficas antiguas y modernas, datos de sociología, referencias a los clásicos, biografías, economía y todo lo que se pueda quedar pegado a lo que le inspiran las películas que menciona. Si el término brillante adjudicado a un discurso tiene algún sentido, es el que da Guillermo Díaz al suyo, erudición limpia de exhibicionismo.

No suelo mostrar a menudo tanto entusiasmo por un libro sobre Historia y cine, aunque caigo sobre ellos como una hiena carcajeante y feliz sobre la carroña, pero es que no es corriente encontrar una combinación tan refrescante entre estilo y contenido.

Dudo que este año me vaya a encontrar con muchos libros sobre cine e Historia más a menos, interesantes e instructivos, y estamos en febrero. Dicho esto, me siento impulsado a señalar que no conozco a Guillermo ni he cruzado con él media palabra. Si algún día nos junta una barra de bar, no perderé mucho tiempo en cruzarla, preferiré escuchar.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario