"Babylon"

"Babylon"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,60 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Ambientada en Los Angeles durante los años 20, cuenta una historia de ambición y excesos desmesurados que recorre la ascensión y caída de múltiples personajes durante una época de desenfrenada decadencia y depravación en los albores de Hollywood.

Conviene ver: "Babylon" es una proeza artística de Damien Chazelle, arriesgada y ambiciosa, un circo de tres pistas que es capaz de tocar la cumbre y también el fango como un Hollywood que en parte refleja como un lugar y un concepto tan capaz de enamorar como de hacerse odioso. Los altibajos de una industria artificiosa y hedonista que encumbra y expulsa a partes iguales, precisamente en uno de sus momentos más relevantes como fue el de la llegada del sonoro lo cual provocó toda una revolución que cambiaría el cine y la vida para siempre pero que, también, fue todo un golpe en la línea de flotación para el “star-system” del momento que o bien tuvo que adaptarse como pudo (los que menos) o bien muchos de sus miembros cayeron en el olvido (la mayoría). Una cinta que aunque se ambiente hace casi un siglo, en verdad, muestra un Hollywood no muy diferente al de hoy (marcado ahora por el postureo y la viralidad) en el que el concepto de estrella de cine como lo conocíamos, capaz de vivir entre el aura enigmática y la capacidad de trascender en la cultura popular, está en fase de extinción. Damien Chazelle siempre ha explorado el esfuerzo y los sacrificios que implican el camino hacia el éxito pero aquí muestra el camino inverso en el que, más que el fracaso, se abre paso el abismo de la intrascendencia abrazando experiencias que sufrieron nombres como John Gilbert o Douglas Fairbanks Jr. (representadas en el personaje de Brad Pitt) y mucho de la rumorología del "Hollywood Babilonia" de Kenneth Anger. Una película que luce y desconcierta, con un apartado técnico apabullante destacando el diseño de producción y la fotografía, en una apuesta salvaje, resacosa y estridente que, precisamente por ello, y sus 189 minutos, se hace a todas luces excesiva aunque tenga momentos que no hacen más que acreditar el magisterio del director de “La la land” (2016) que, en cierta manera, plasma aquí los sinsabores de una industria que el ha vivido en primera mano y que se plasman en una orgía de sueños rotos regados de cocaína. Un delirio caótico que, por otra parte, se antoja como uno de los retratos más certeros de las entretelas que van más allá de la idealización que se tiene de Hollywood.

Una pena que la adictiva primera parte derive en una grotesca y alargada bacanal, que ya parte con excrementos, sangre y vómitos, en la que sólo prima lo excesivo y lo gratuito. Una vez más la cinta no esconde el uso de unos guiños cinematográficos que parten de “Cantando bajo la lluvia” (1952) o “La dolce vita” (1960), pasan por “Showgirls” (1995) o "Boogie nights" (1997) y llegan a "Ha nacido una estrella" (2018) o "Érase una vez en... Hollywood" (2019) en una evocación manierista de unos años de esplendor desenfrenado en los que hay más de pose que de convencimiento a la hora de plasmar semejante locura. Un ejercicio fastuoso y delirante que aspira a clásico de culto, al nacer para dividir, pero de la que se echa en falta entre tanta oligofrenia algo más de contexto y profundidad sobre el Hollywood de los años 20 más allá de lo estético y es que, pretendiendo poner el foco desmitificador, sacrifica a unos personajes que terminan siendo cargantes y excéntricos despojados de alma y convertidos en meras sombras fantasmales que deambulan como juguetes de una maquinaria que absorbe, mastica y escupe. Ahí encontramos inmigrantes latinos que buscan una oportunidad, productores megalómanos, adictos enfermizos, aspirantes a luminaria, una estrella que ve como no puede adaptarse a las implicaciones del sonoro, un trompetista que se hace hueco en el espectáculo de la ciudad, una asistente de día y estrella del burlesque de noche, o una periodista del cotilleo capaz de crear tendencia a favor o en contra de alguien y definir como nadie lo que supone la inmortalidad de la pantalla. Adictiva y absorbente, burda e indulgente, febril y ensoñadora, vulgar y descompensada, todo eso y más es una película para ver en pantalla grande, encontrando ahí su razón de ser, con paciencia y siempre que uno esté dispuesto a sumergirse en un viaje imperfecto lleno de altibajos como es la propia vida y el Hollywood que retrata. Todo ello siendo capaz de lo mejor y de lo peor con un Chazelle que en unos momentos toca cumbre y en otros descarrila pasándose de frenada. Eso sí, estamos ante todo un espectáculo y además del talento de un genio inconformista y excesivo dispuesto a voltear al público lo que perdurará a todas luces de la cinta es una carismática Margot Robbie (sobre un reparto amplísimo pero superficial en la definición de personajes) y la siempre excelsa banda sonora de Justin Hurwitz.

Conviene saber: Mejor banda sonora en los Globos de Oro 2023 y mejor diseño de producción en los Critics’Choice 2023.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Suscríbete
Notificar
guest
1 Comentario
El mas antiguo
El mas reciente El mas votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Marcos
Marcos
9 días atrás

Película para ver obligatoriamente en cine. Mezcla aciertos como la descripción detallada de la llegada del sonido al cine y errores de bulto como los últimos 20min...que difícil es saber acabar una peli últimamente!.
En todo caso, un espectáculo de luz y sonido!!

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x