Barbra Streisand, la madurez.

Barbra Streisand, la madurez.

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Barbra Streisand nació en Brooklyn, el sitio de Nueva York del que se reían los de Manhattan hasta que los precios de la isla se pusieron tan altos que empezó a parecerles que el barrio no estaba tan mal. El día que dio la primera bocanada de aire era 24 de abril de 1942, y su familia era “de baja extracción social”, una manera poco ofensiva de decir que no tenían un dólar en el banco.
Cuando superó la adolescencia se encontró ante el espejo con una campeona en narices hasta en la sinagoga, donde nunca han faltado, y por si eso fuera poco, tenía unos labios prominentes y amorfos. Para compensar los ojos eran preciosos. No era guapa pero su cara era chocante, transgresora y tan distinta como para que nadie pudiera colgarle el adjetivo de fea sin más.
Barbra retó al mundo a base de autoexigencia. A los 19 años empezó a trabajar como animadora en clubs nocturnos, de donde pasaría a las revistas teatrales y a la televisión, con el programa “My name is Barbra”, que no tardó en convertirse entre los humoristas, casi todos tan judíos como ella, en “My noose is Barbra”.
Pero en poco más de un año, en 1963, fue escogida para encarnar a Fanny Brice en el musical biográfico “Funny girl”. El éxito de la obra convirtió a Barbra Streisand en la sensación de Broadway, igual que sería la sensación de Hollywood cuando “Funny girl” se llevó a la pantalla en 1968, y la debutante intérprete se llevó el Oscar. Su voz -especialmente en el tema People-, dejó a todo el mundo boquiabierto y lo cantó miles y miles de veces, hasta llegar a odiarlo.
No volvió a ser candidata a otra estatua de Oscar a la mejor actriz hasta muchos años más tarde, pero en casi todas sus películas seguía expresando una fragilidad en sus personajes muy opuesta a su carácter egocéntrico y cargante, entregado y genial.
Es toda una psicópata de las que me gustan, aunque para mi el que tuvo más narices fue Omar Sharif, que al aceptar besar a una judía en “Funny girl”, aceptó también que le prohibieran trabajar en Egipto.
Han pasado ya muchos años, ocho desde su última película hasta que ha hecho “Los padres de él”, y ahora va de madura estupenda…. Porque lo es.

Aquí puedes escuchar….

StreisandBarbraAlbum.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario