50 películas que hay que ver antes de morir: “Mogambo” (1953), pasión en suahili

50 películas que hay que ver antes de morir: “Mogambo” (1953), pasión en suahili

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (13 votos, media: 3,46 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Ford, que calificaría la película como “una de tigres y tetas”, aceptó el proyecto por la posibilidad de rodar en África. Como a muchos otros participantes en la película, le resultaba apasionante la mezcla de exotismo con posibles peligros, animales salvajes y guerras tribales. En 1952 ya hacía quince años que Isak Dinesen había publicado sus “Memorias de África” tras tener que abandonar el continente; las tribus africanas comenzaban a perder la inocencia; empezaba la resistencia a la explotación del hombre blanco y Kenia vivía la rebelión de los mau mau. Tanto Ford como otros llevaba habitualmente una pistola al cinto, a pesar de la presencia constante de una guardia de treinta hombres más la protección puntual de los Fusileros de Lancashire y los Rifles Africanos de la Reina. El rodaje costó la vida a tres personas, entre ellas el ayudante de dirección de Ford, y hubo una docena de heridos, algunos niños. Pero el peligro no vino de los animales ni de los guerreros salvajes. Todos fueron víctimas de atropellos y del vuelco de un camión.

Los actores llegaron dos semanas antes que el director para adquirir un bronceado natural, que acabaría resultando excesivo y exigiendo maquillaje ; entre ellos estaba “el rey”, la más brillante de las estrellas, Gable, que a partir de aquí iniciaría su descenso. Con “Mogambo” se cerraba un círculo porque el guión que Gable había aprobado sin reservas era un refrito actualizado de “Tierra de pasión”, su gran éxito juvenil donde había demostrado que a los hombres les caía bien, y que a las mujeres les encantaba incluso haciendo de canalla. Desde entonces llevaba confirmando su opinión: «Lo que la gente que va al cine quiere ver, no es un actor. Es a mí».

50pelisantesdemorirMogamboGraceKellyAvaGardnerFord y Gable no tuvieron más que un “agarrón” ya que el actor cumplía con puntualidad y se interesaba sobre todo por limpiar los diez rifles de caza que había llevado consigo, usarlos siempre que el rodaje se lo permitía, y dar todos los detalles de sus diferentes características al que quisiera hablar un rato con él. Aún así Ford “necesitaba” demostrar que la estrella era él porque la película, por muy “alimenticio” que fuera el móvil para hacerla, era suya. Para una escena romántica entre Gable y Kelly, Ford encontró un acantilado que dominaba un valle. Tras la toma de prueba, se levantó para hablar con los actores, entonces Gable dio un paso atrás… y desapareció por el precipicio con un grito. Se escurrió seis metros hacia abajo pero Ford ni se molestó en asomarse al borde del precipicio. Volvió hacia la cámara y se sentó mordisqueando un puro mientras sacaban a Gable con una cuerda, para continuar luego como si no hubiera pasado nada. Gable aguantó aquel carácter hasta que pidió una toma más en una escena con Ava Gardner y Ford se marchó sin decir una palabra, mientras él se ponía tan furioso que se negó a hablar con Ford hasta que aceptó su tiranía grosera y el consejo del productor: «Está acostumbrado a John Wayne. Cuando entres, no tienes más que decir: “Sí, entrenador”, y todo irá bien.»

En el caso del papel de Ava Gardner, Ford no pudo imponer a su favorita, Maureen O’Hara, y la actriz pagó por ello. Durante las primeras semanas Ford la llamó pésima actriz y la invitó irónicamente a que dirigiera ella la película, hasta que Ava se cansó y le amenazó con marcharse: «Soy tan irlandesa y tan cabrona como usted y no pienso seguir soportando esta situación. Si no me quiere aquí no tiene más que decirlo». El mayor problema era que olvidaba algún diálogo, sorprendida de repente por lo extraño que le resultaba precisamente esa situación…. «Estaba enamorada de Clark Gable desde que era una niña, y de vez en cuando me decía: “¡Es Clark Gable!” y perdía el control.»

El gobernador británico de Uganda invitó a los actores y a Ford a pasar un fin de semana en su residencia. Ford se presentó con unos pantalones de franela muy usados, dados de sí, sin planchar, una chaqueta de sport vieja, una camisa azul descolorida y una corbata con una mancha de huevo. No había traído nada más y la cena preparada tuvo que transformarse en una cena informal. Tan informal que se produjo una de las anécdotas más repetidas de la historia del cine cuando Ford presentó al gobernador a Gardner y Sinatra. “-Ava -dijo Ford-, ¿por qué no le cuentas al gobernador que has visto en este enano de sesenta kilos?.” “-Bueno -contestó ella-, sólo hay cinco kilos de Frank, pero ¡hay cincuenta y cinco kilos de polla!”. Si bien en las distintas versiones que se manejan cambia ligeramente el peso del primero y de la segunda.

50pelisantesdemorirMogamboClarkGableGraceKellyAvaGardnerNadie podía opacar la vitalidad prodigiosa de Ava, Grace Kelly sabía que era inútil enfrentarse a la fascinación del “animal más bello del mundo”. Gable y Gardner ocupando cada uno la mitad de una gran pantalla provocaban chispas. En aquellos meses Gable estaba soltero, bebía demasiado, en apariencia había aguantado los estragos del alcohol aunque los cámaras disimulaban sus temblores desde hacía ocho años. Durante las dieciocho semanas del rodaje, Grace y Clark no se separaron, daban largos paseos al amanecer cogidos de la mano, y cazaban juntos. Ford también estaba seducido por el estilo de la actriz que había apadrinado contra el criterio del Estudio y comprendía lo beneficioso del enamoramiento. Lo subrayó en un telegrama… «Espléndidas relaciones entre Grace Kelly y Clark Gable en la escena de amor de las cataratas». Grace a pesar de su juventud e inexperiencia estableció en “Mogambo” un tipo de mujer glacial que sucumbe a la pasión, con un ardor de intensidad equivalente, dándole un toque de estilo propio al disimularlo bajo una perfecta educación.

El estreno español provocó las carcajadas de Ford y de todos los que fueron informados de lo ocurrido. Mediante una simple alteración de diálogos en el doblaje, Grace Kelly y Donald Sinden, marido y mujer en la historia, se transformaron en dos hermanos, para evitar el adulterio. La censura pasó por alto que fueran dos hermanos que se besaran con tanto afecto, pero al acostarse después en la cama del supuesto hermano, Grace se convirtió en una incestuosa, y ejemplo citado dentro y fuera de España como alarde de estupidez censora.

Puedes verla esta noche a las 22:00 en TCM (dial 46 de Digital +)

Vídeo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Messabina - 26.10.2009 a las 11:25

Canciones para un programa de radio que ya no está 🙁

Primera Hora
101 – Peter Gabriel – Solsbury Hill (From “Plays Live”).
102 – Maroon 5 – This Love.
103 – Renochild – Polar Shelter.
104 – The Corrs – Summer Sunshine.
105 – Dido – Life For Rent.
106 – Avril Lavigne – My Happy Ending.
107 – Counting Crows – Accidentally In Love.
108 – Iggy Pop – The Passenger.
109 – Hoobastank – The Reason.
110 – Los Iberos – Summertime Girl.

Segunda Hora
201 – Peter Godwin – Images Of Heaven.
202 – 311 – Amber.
203 – Hefner – The Weight Of The Stars.
204 – Johnny Clegg & Savuka – Cruel, Crazy, Beautiful World.
205 – Goo Goo Dolls – Black Balloon.
206 – Robyn Hitchcock – So You Think You’re in Love.
207 – Frente – Bizarre Love Triangle.
208 – Fra Lippo Lippi – Angel.
209 – Eisley – Telescope Eyes.
210 – Dr. Hook – When You’re in Love with a Beautiful Woman.
[Bonus Track] – Dido – Here With Me.

Josué - 02.06.2010 a las 09:00

NO entiendo tenemos que ver las peliculas porque están rodeadas de situaciones curiosas, o porque en realidad son logros cinematográficos????

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario