Cannes 2015: “Carol” de Todd Haynes deslumbra con su estilo y actrices, Vincent Cassel macho alfa y una familia más deslavazada que disfuncional

Cannes 2015: “Carol” de Todd Haynes deslumbra con su estilo y actrices, Vincent Cassel macho alfa y una familia más deslavazada que disfuncional

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Tras quedarnos a las puertas ayer hoy pudimos finalmente ver “Carol” de Todd Haynes, uno de esos títulos marcados en rojo de toda la programación de Cannes y que se saldó con críticas que la elevaban definitiva masterpiece. A nosotros no nos ha parecido eso ni mucho menos aunque sí que hay que destacar que en ella reside todo lo que conocemos de la obra de uno de los directores más pictóricos del cine contemporáneo. Continuando recordando a las pinturas de Edward Hopper encontramos el estilo clásico de la América que renace en el siglo XX que vimos en “Mildred Pierce”, el drama de pareja marcado por la moral de la época de “Lejos del cielo” y la volcánica pasión soterrada de “El fin del romance” que, a pesar de no ser de Haynes, sí que es referente para esta cinta que adapta una obra de Patricia Highsmith y que, quizás, sí que pule todas las características mencionadas pero con un ambiente cuidado pero gélido que acaba lastrando la cinta.

The Weinstein Company ha apostado fuerte por un proyecto que, en su momento, incluso fue rechazado por los editores de la novela en la que se basa, ante su componente lésbico desarrollado en unas Navidades de la década de los 50 en los que surge el flechazo/fascinación entre una mujer casada y con posibles que siempre luce su abrigo de visón y una joven dependienta algo ingenua y parada que tiene como pasión la fotografía y que tiene a un novio que no encuentra respuesta afirmativa a sus peticiones de matrimonio. Las dos tienen unas vidas más o menos estables, sobre todo la primera, ambas con pareja masculina, pero finalmente, sea fruto del amor real, la química que se establece entre ellas, o simplemente la insatisfacción, acaban manteniendo una relación furtiva marcada por las cortapisas de la época, atrayéndose entre ellas pero sin el empuje necesario para dar el paso y con las sospechas de un marido que sabe perfectamente esos juegos de seducción e inclinaciones sexuales que tiene su mujer, incluso no dudando en dejar a su familia al margen de todo ello y pasar la Navidad con una chica que no deja de ser una desconocida pero cuyo candor la hace maleable y nada perturbadora. Una historia narrada de manera cíclica con un largo flashback que nos muestra la relación de ese flirteo clandestino y en cómo afecta a la vida de ambas, si para una es un capricho lujurioso más, para la otra termina siendo un descubrimiento a un mundo en su camino hacia la madurez definitiva como mujer. Aunque al final sean sus hombres las que las “encauzen” en una época en el que “el desliz” no se contemplaba como alternativa.

Cannes2015Dia5Carol

Aunque la ligera decepción ha hecho mella en nosotros, ante una película que no es lo mejor de lo que hemos visto en esta edición y tampoco una película que destaque especialmente sobre la media del cine de Haynes, sí que hay que alabar el trabajo de Cate Blanchett (cada vez más clase personificada tanto fuera como dentro de la pantalla) y Rooney Mara (en un personaje que recuerda a los inicios del de Peggy Olson en “Mad Men” a la hora de descubrir el mundo que le rodea) aunque en algún momento nos extrañe verlas como pareja y ejerzan más el rol de señora y sirvienta, algo muy propio debido a la distinta clase social a la que pertenecen, por lo que en su relación nunca están de igual a igual. Eso sí, la música de Carter Burwell, la fotografía de Edward Lachman, el vestuario de Sandy Powell y el diseño de producción están a la altura. Sarah Paulson es la confidente del personaje de Blanchett y Kyle Chander el marido de ésta, en dos personajes breves pero catalizadores en la historia y testigos de esta relación, aunque ninguno de ellos tenga momentos para lucirse.

Cannes2015Dia5CarolPhotocall

El principal hándicap que va a tener la película de cara a la carrera de premios es esa frialdad que comentábamos, además de tratar un tema espinoso que todavía levanta ampollas y con una escena tórrida y lésbica que la convierte en una película poco accesible, sobre todo también por un ritmo y una forma de contar la historia que recuerda también a ese “The deep blue sea” que protagonizaron Rachel Weisz y Tom Hiddleston. Elegante pero poco atractivo para el votante medio. Perfectamente podría pasarle como cintas del estilo de “Lejos del cielo” y “The master”, películas destinadas a tener gran presencia en los premios relanzadas por el circuito festivalero y que finalmente terminaron teniendo menos presencia de la esperada y acotada a unas categorías en concreto. Desde luego, a pesar del potencial, integrantes y notables resultados de la cinta, cuesta ver a esta película como una favorita como tal de cara a la carrera de premios. Y tampoco parece que Blanchett y Mara puedan pasar de la nominación, aunque veremos si un premio ex aequo para ambas en Cannes anima a la distribuidora (algo que no pasó con “The master”) de incluir a las dos en la campaña de premios como protagonistas. Lo contrario sería claramente inexplicable teniendo en claro el coprotagonismo evidente de ambas.

Cannes2015Dia5Carol01

Este domingo amanecíamos con otra película a competición, “Mon roi”, el nuevo trabajo de la venerada por estos lares actriz y directora Maïwenn y que ganó el Premio del Jurado de Cannes 2011 y posteriormente el César por “Polisse”. La cinta se centra en los altibajos de la relación de una pareja marcada por el carismático vividor que encarna Vincent Cassel y la habitual colaborada de la directora (y que ha presentado este año como realizadora “La tête haute”) Emmanuelle Bercot. A él le vemos en plan macho alfa carismático mientras que ella acaba supeditada emocionalmente hasta el extremo de su marido, algo que todavía irá a más cuando tengan un hijo en común. En el reparto también encontramos a Louis Garrell, como hermano de la protagonista, y que saca a relucir una vis cómica muy interesante hasta ahora nada explotada. Una historia de pareja muchas veces vista y que va desde el cine de Cassavetes hasta cintas más recientes como “Declaración de guerra”. Una película que tampoco pega mucho en una sección oficial como Cannes pero que se ha beneficiado del nombre de la directora y de un Vincent Cassel al que siempre te crees, aborde el papel que aborde.

Cannes2015Dia5Monroi01 Cannes2015Dia5Monroi

El día ha terminado con un bodrio que hace que los abucheos con los que se dispensó hace unos días a “The sea of trees” deberían haber sido corregidos y aumentados con “Louder than bombs” de Joachim Trier que es un drama familiar pesado y filosófico sobre cómo afecta a una familia la pérdida de la madre, una mujer fotógrafa de guerra comprometida y que ha descuidado las relaciones con su marido y sus dos hijos, lo que hace que todo salte por los aires cuando éste fallece. La película sorprende negativamente por su tono deslavazado, la presentación del personaje de Jesse Eisenberg, con su mujer que acaba de dar a luz en el hospital, no puede ser más inconexa con todo lo que viene después, para luego saltar al intento de volver a entenderse entre el padre (Gabriel Byrne) y el hijo pequeño que podría ser el hermano menor de Miles Teller ante su gran parecido físico (es Devin Druid al que vimos en “Olive Kitteridge” y “Louie”) y que desconcierta ante unas reacciones lógicas por un lado pero desorbitadas y sin ningún matiz más allá de lo obvio y que ya se nos presume rarito (el dibujo que hace a su madre cuando sufre un accidente en línea de combate o cuando visita el cementerio). Todo con continuos flashbacks, ensoñaciones y disertaciones que van entre lo directamente plomizo y lo inexplicable como ese primer plano de una Isabelle Huppert magullada y ciertamente desenfocado. Una película directamente de sobremesa y que, esta sí, es totalmente incoherente que llegue a un certamen de este tipo. Seguramente la admiración de Thierry Frémaux por Isabelle Huppert ha contribuido a su presencia. El retrato certero que algunos señalan que tiene la película sobre la soledad no lo hemos encontrado. El director de “Oslo, 31 de Agosto” ha intentado irse al drama tradicional pero ofreciendo algo visualmente transgresor que no ha salido.

Cannes2015Dia5Louderthanbombs

Cannes2015Dia5Louderthanbombs

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario